TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / DonBombillo / El ùltimo vuelo del chulo.

[C:166814]

13 Febrero; 9.45 PM



Cruzó la reja con los zapatos en la mano. Abrió la puerta de la vieja pensión, entró despacio en la sala que hacía las veces de restaurante durante el día y subió las escaleras tratando de hacer el menor ruido posible. No debía despertar sospechas, no debía mostrarse de esa manera ni dejarse descubrir así, además nadie lo espera a esa hora ni mucho menos un viernes. Esa noche no había comenzado bien. Tenía que preparar el terreno para dar la respuesta. El golpe de venganza.

Se encerró en el cuarto. Prefirió no encender la luz y a cambio llevó un poco de fuego a la mesa, fue directamente hacia la vela negra que solo alcanzaba a iluminar lo necesario, la misma que le ofrecía a la muertita en el altar de flores para que lo protegiera de los amigos; porque de los enemigos se cuidaba él. Se quitó el traje nocturno, la mascara de hombre duro y la garra; quedando tan desnudo como la cortada que tenía en el vientre, con sus manos ensangrentadas y el ego roto comenzó a remendar. Con la destreza de un carnicero mezclada con la efectividad de un cirujano coció uno a uno los puntos que cerraron su herida, pero esas puntadas no le alcanzaron para cerrar la herida del alma.

Luego y como de costumbre se metió en la tina con agua caliente, organizó un poco de marihuana y la fumo mas por la necesidad de aliviar el dolor que por rutinario placer. Encendió el equipo de sonido e hizo sonar la misma canción que venía escuchando desde hace ocho noches; esa que habla de un hombre que mata al amante de su amante mientras duerme la siesta del medio día en una hamaca. Tenía que imprimirle el toque perfecto a la situación, tenía que ubicar el recuerdo de su primera vez en la capital, de su primera vez con Gabriela, de las promesas de amor y del primer negocio, de las vinieron luego, de su traición y de la puñalada; todos estos recuerdos muy bien organizadas como en un viejo tango. Era la primera vez que le ocurría un accidente, era la primera vez que teñía el agua de la tina de rojizo sangre, era la primera vez que perdía y no podía soportarlo.

No debía sentir dolor, ni sentirse tan mareado, mucho menos debía tener ese color terráceo de muerto. Como pudo se vistió con ropa aparentemente limpia, recorrió el mismo camino de ingreso con mucha mas lentitud y sigilo, todavía con los zapatos en la mano, buscando no ser descubierto.

Ya en la fría calle se sintió peor, las luces de las farolas lo aturdían induciéndolo a un estado de penumbra y pesadilla eterna, como un autómata caminó sin sentido hasta caer directamente en la tela de araña que esa noche el destino le había preparado, con esa fina secuencia de sucesos que parecían la trama de una de esas viejas películas de suspenso.

En medio de la noche se encontró solo, en ese oscuro callejón donde el silencio habla y grita tu nombre. Al escucha su nombre giro un poco para dar la cara y en ese momento el silencio hablo, su sentencia fue la mayor. Tres disparos en el pecho.

De rodillas en el oscuro callejón vio la luz al final del callejón y esta lentamente se oscureció por la figura de su castigador, luego en medio de la noche de aquel viernes su cuerpo fue llevado por manos invisibles hasta la alcantarilla donde fue lanzado para perderse en el anonimato, dando así su último vuelo hasta caer en el agua de la oscura cloaca.

Texto agregado el 20-12-2005, y leído por 137 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
21-12-2005 me ha gustado mucho, un placer astigitana
20-12-2005 Me gusta, pero siento que a veces se dilata la historia. De cualquier manera ha sido un gusto leerte. saludos desde por aca. arsa
20-12-2005 me gusta mucho la narración, los detalles, todo... no es por llevarte la cvontraria, pero si me gusto.. jaja almana
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]