TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Aldan / ¿Qué significa \"libertad\"?

[C:167765]

Me puse en un minuto a pensar en el verdadero significado de la palabra “libertad”. Y quiero hacer énfasis máximo en la ultima frase, porque cuando hablo del verdadero significado, vuelve a mi cabeza una discusión que tuve con un amigo hace ya algunos años respecto a la definición de la palabra “concepto”. Fue tan duro torcer mi cerebro entonces al nivel necesitado para comprender la idea en su vasto dominio de lo que estabamos hablando que dejo impreso en mi el sentimiento de hablar con alguien que usa su cerebro para algo más que la rutina diaria. El esfuerzo que a veces nos significa salir del letargo de la vida moderna es tal que nos baja ese sentimiento culposo de que en algún minuto de nuestras vidas nos tuvo que pasar, olvidamos ser niños. Una frase casi cliché que nos ayuda a descubrir cuanto hemos aceptado de lo que se nos ha presentado a nuestro alrededor y olvidamos reconocernos como la especie que somos. Seres humanos. Y si vuelvo a lo del significado de libertad no dejo de remontarme a lo que finalmente somos. Una especie dentro de un millar de otras especies que habita un trozo de roca más bien húmeda flotando en una jungla de rocas agrupadas por otras que son luminosas y en general más voluminosas. Y esto último solo lo digo de acuerdo a lo que un tipo dijo hace algunos pocos años atras y todos le creimos. Pocos años comparados con la edad real de la roca que me tocó habitar. Esa roca que flota en una sopa espesa del plato de una criatura superior a mi en dimensión, que se apresta a introducir en su boca. Una roca que no nos porta solo a nosotros sino un millar de otras especies que conviven en una danza harmoniosa que nos permiten coexistir en ella. Porque en esto de las dimensiones hay que entender que es más bien la roca la que nos utiliza para perdurar ella como unidad, que lo que nosotros podamos aportar en la historia del universo. Somos las garrapatas de la roca. Y estamos en una de todas las rocas de ese baile de rocas. Y tocó que nuestra mala suerte nos hizo decidir hace muchos años también que íbamos a exterminar a esta pobre roca, como la estadística que nos recuerda que algunos lo logran y otros perecen en el intento. O talvez incluso debemos contentarnos con la idea de que a todas las rocas les toca desaparecer y más bien es parte del proceso normal, y no cuestión de mala suerte. El punto es que somos eso, y nos enorgullece como especie sentirnos únicos. Es nuestro afán. Es lo que nos definió para tomar la decisión de terminar con todo. Quizás en un punto alguien dijo “o nosotros o nadie”. O a lo mejor no, nuestro orgullo radica en la sorpresa que nos da nuestro intelecto. Eso que nos permite ver que estamos destinados a perecer sobre esta roca o que quizá más allá de nuestras fronteras visuales existe realmente el paraíso. Eso con lo que hemos venido soñando hace tanto tiempo como el que hemos existido. ¿Quién sabe si un poquito más allá existe otro planeta tierra?, pero con una abundancia tal que haría estremecer a Wall Street con ese nivel de diferencia entre una ridícula ostentosa oferta y una tan diminuta demanda en comparación. Porque el paraíso que me gusta imaginar es como el que existe en la mente de los más imaginativos. Casi caería en pensar en un mundo casi poético, con casitas hechas de chocolate y lagos de néctar de vida eterna. Y caemos a lo mismo nuevamente. ¿Dónde existe la libertad? Pero esa que es de verdad. Donde nadie me condena ni por lo que como, bebo, fumo, consumo o creo. La esencia pura de la libertad donde hay tanto para tan pocos que nadie me va a venir con que hay que regular nada. O que alguien se va a encargar de la industrialización de las cosas porque simplemente no es necesario. Hay demasiado que brota de la tierra y ya nadie tiene que volver a trabajarle un día a nadie por nada, porque me agacho al piso y saco lo que me permite comer y vivir para siempre bien. ¿Es esa la libertad en su esencia? ¿Qué pasaría con nosotros con ese grado de libertad? ¿Donde quedan los miedos, las angustias, los enojos? ¿A qué se dedicarían ahora los especialistas de nuestra mente? ¿Diagnosticarnos el nuevo mal de los nuevos tiempos: eterna felicidad? Ah, pero aunque todo parezca muy bonito, ¿qué vamos a hacer con tanta libertad? ¿Dejamos que la gente ande por ahí corriendo desnuda a plena vista de los niños? ¿Permitiríamos actos obscenos de sexualidad explicita a vista de todos? O volveríamos a lo de siempre, la moral y las buenas. Quizá lo más probable es que quienes más nos mantuvieron soñando con este paraíso nos estiren la mano y pretendan cobrarnos por favor concedido. Porque para ellos habremos llegado al cielo. No a otro simple planeta cargado de riquezas. Y por lo tanto ya el hecho de beber del río es cosa para consagrar. ¿Seríamos capaces de ser tan estúpidos como para tratar de pelearnos por cosas que aunque nos lo propusiéramos no se acabarían jamás? Quiero tocar el corazón de la palabra libertad y así empaparme de ella, pero no es tan fácil. A ratos me pierdo. A veces no creo que sea tan posible incluso lograr entenderla. Porque la libertad es una idea que nosotros mismos inventamos, y esta limitada a lo que todos nosotros juntos como especie, unidos en una hilera de personas tomadas de las manos, logramos tocar. En este espacioso escenario llamado universo.

Texto agregado el 25-12-2005, y leído por 502 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]