TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / delfinnegro / CÓMO TRADUJE EL \"ARTE DE LA PRUDENCIA\"

[C:174235]


Palabras dichas por Juan Freddy Armando el 17 de enero de 2006 en la puesta en circulación de la nueva edición dominicana del libro de Baltasar Gracián, “El arte de la prudencia”, que editara el Banco de Reservas.



Los libros de consejos para tener éxito en los negocios, en la vida social y personal, y en el delicado arte de lidiar con el poder -tanto pólítico como privado, familiar o amistoso- tienen un importante lugar en esta sociedad del conocimiento que vivimos. Alvin Toffler, Dale Carneggie, Anthony Robbins, Barry Buzan y otros muchos maestros de esa área, parecen ser algo exclusivo de nuestros tiempos.
Sin embargo, la existencia de este tipo de obras es tan antigua como la sabiduría humana. Por ejemplo, el Eclesiastés –libro canónico atribuido a Salomón en la Biblia-, el Código de Amurabí, los Vedas, El Ramayana, el Mahabarata, El Corán, son de alguna manera partes de este tipo de manuales de sabiduría que nos comunican una filosofía de la vida y ofrecen una manera de enfrentarla para lograr felices resultados en nuestra relación con los demás y en el camino hacia el destino que prevén más allá de este interludio consciente.
Siguiendo esa línea, y pasando por el genial "El Príncipe", de Nicolo Maquiavelo del siglo XVI, llegamos hasta el libro que me ha tocado traducir del castellano del siglo XVII al moderno, y que hoy ponemos a circular: "El Arte de la Prudencia", de Baltasar Gracián, quien naciera y muriera en Zaragoza, España, en los años 1601 y 1658. Es un texto escrito por este sacerdote de la orden de los jesuitas con fines de que sirviera de “Oráculo Manual” a los caballeros de su tiempo. Es el título principal que llevó la obra en su edición original, aunque luego el autor fue echándolo a un lado, y dejándole sólo el de “Arte de la prudencia”. Oráculo en ese tiempo significaba sentencia de sabiduría capaz de dominar el futuro por su poder de previsión. Manual aludía a lo mismo que hoy: conjunto de consejos o normativas prácticas con fines de ejecutar algo.
El escritor gustaba de un estilo indirecto, barroco. Pero no por incapacidad para ser claro, sino con el propósito de no serlo. Unas veces, como señal de estilo literario. Otras, debido a que la iglesia prohibía a sus sacerdotes que trataran temas ajenos al catolicismo. Por ello, incluso en la edición príncipe del libro se lo atribuye a su hermano Lorenzo Gracián.
A pesar de que el excelso maestro de las letras Jorge Luis Borges, manifieste en un poema que en los escritos de Gracián no hay gracia, que carecen de alma, yo diría que sí la hay, pero recubierta, como en Góngora, de un afán de no ser comprendido sino por una élite de selecta inteligencia de su tiempo.
Ello hizo muy complejo el trabajo de traducción que me correspondió realizar. Pero ¿cómo y por qué lo hice? El Dr. Luis Brea Franco, uno de los filósofos más destacados de nuestro país y Comisionado de Cultura del Banco de Reservas, me comunicó el interés del Lic. Daniel Toribio, Administrador General de dicho Banco, de obtener una versión del libro, en que se conjugaran el respeto por la versión original del maestro español, la comprensión clara de sus máximas para el lector de hoy y la adopción de un estilo que lo hiciera agradable, atractivo y práctico para el hombre y la mujer del siglo XXI.
Lo hice de la siguiente manera: Ante todo, volví mis ojos a la relectura de una vieja y oscura edición que tengo desde hace años en mi biblioteca personal, en la que había leído de Gracián sus tratados "El héroe", "El discreto", "El oráculo manual y arte de la prudencia" y una breve "Descripción de la batalla de Lérida" -en la que Gracián participó- así como a una vieja edición de su novela "El Criticón", también importante para entender al pensador. Aunque sabía de la existencia de varias interpretaciones de "El arte de la prudencia", decidí en principio ignorarlas, por razones metodológicas, hasta no verterlo en la lengua de hoy, con mi propia visión.
Claro, me sirvieron mis lecturas, hechas hace tiempo, de otros libros en castellano antiguo: El libro del Conde Lucanor, La Celestina, Libro del buen amor, la hermosa poesía del romancero, las cantigas de amigo y otros, que me guiaron para descifrar muchas palabras, giros, frases, máximas y maneras de enfrentar tanto la sintaxis, escritura y ritmo en evolución de nuestra lengua. Todo ello sumado a los atisbos de conocimientos de palabras griegas y latinas provenientes de los viejos filósofos, dramaturgos y poetas helénicos y romanos, que conforman parte de mis pasiones de lector. Por cierto que abundan los asertos del autor de "El Arte de la prudencia" que provienen de Aristóteles, Solón, Píndaro y otros. También acudí al uso de los diccionarios etimológicos que rastrean por los siglos la biografía de las palabras.
Luego de terminar, limpiar y releer mi versión de la obra graciánica, me entregué al análisis comparativo de otras versiones del libro: la edición argentina de Editorial Sopena de 1939 cuyo autor no se registra, la de Jose Ignacio Díez Fernández de 1993, la de Mario Suárez Marill de 1996 y la segunda de Jose Ignacio Díez Fernández del 2004.
Encontré que el pensamiento de nuestro autor ha tenido muchas y diversas interpretaciones, todas buenas a su manera, y sentí que la traducción mía cumplía con lo que me había propuesto hacer. Y se diferenciaba de aquellas principalmente en que las mismas seguían más el orden coloquial y hasta cierto punto literal como guía principal para interpretar a Gracián. La mía, en cambio, se interesaba más en afinar cada frase como eficiente y útil consejo que el lector pudiera integrar a su vida cotidiana.
Yo me interesé más en alcanzar: 1ro.,la esencia de lo que el autor quería decir. 2do., buscar la correspondencia con el resto de su obra. 3ro., retener su ritmo interno, e incluso las rimas que solía frecuentar el pensador, el cual sin ser poeta, se le siente el aire lírico que lo matiza. Y 4to., en vez de adoptar el modo infinitivo de los verbos, de las otras versiones, preferí el imperativo, que hace al lector sentir más cercano a Gracián, como un viejo maestro aconsejando al discípulo. Así, mi interpretación "Gánate el afecto de los demás", motiva más al espíritu que la de "Ganarse la buena voluntad de los demás" de Díez Fernández o la de "Ganar la benevolencia", de Suárez Marill.
Finalmente, exhorto a todos a disfrutar la lectura de "El Arte de la Prudencia", en esta hermosa y práctica edición que combina armoniosamente el exquisito diseño de doña Ninón León, el arte pictórico de Yoryi Morel y Elsa Núñez, la impecable impresion de Editora Amigo del Hogar y el buen gusto de escogerlos a ellos el y acertado juicio del Lic. Daniel Toribio, Administrador General del Banco de Reservas, al decidir publicar el libro en esta forma tan elegante y útil tanto para los empresarios, políticos y particulares interesados en buenos consejos para su vida personal, como para los lectores lúdicos que deseen deleitarse con la belleza literaria de la obra.

Texto agregado el 19-01-2006, y leído por 653 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
30-04-2006 Excelente crónica sobre el proceso que iniciaste para concluir la publicación de una nueva edición del libro "El Arte de la Prudencia". Tuve entre mis manos una de las mejores ediciones, la que publicó la editorial Siruela (España); después, lamentablemente la regalé, a quien no lo merecia, y me quedé sin ella (está agotada), tuve que manejar otra de la editorial "Cátedra"(Letras hispánicas), más dura y pesada de disfrutar. Una edición rústica) por el tipo de letra y el pleonasmo de "notas al píe de página" en un formato pequeño. Felicitaciones por ese banquete de sabidurias del que sin dudas has disfrutado en este proyecto de publicación. Un abrazo. maravillas
20-03-2006 "El Arte de la Prudencia", grandiosa lectura. Me encanta tu mensaje que exhorta a la reflexión. 5* sorgalim
05-03-2006 un deleite son tus palabras.. jassiba
05-03-2006 Grandes reflexiones de un gran pensador y escritor. Un saludo!! ***** josef
27-02-2006 hace tiempo que no escribias?... es muy bueno volver a leerte, nadie escribe como tu. cuidate y escribe pronto. hermosa_luna_de_medianoch e
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]