TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / DonBombillo / El abandono de las hormigas

[C:177621]

Desde ayer en la mañana la multitud de diminutas hormigas negras que viven en mi colchón han decidido abandonarme.

Debe ser que se han aburrido de ver y oír mis absurdos sueños todas las noches, a pesar de ser estos en total technicolor y sonido stereo. Supe que ellas se agrupaban en montones para ver mis sueños al mejor estilo de los autocines. (Aunque debo reconocer que yo nunca he estado en uno de ellos) Pero que debido al alto contenido de violencia y sexo, ellas decidieron alejarse antes de ver caer en la decadencia a su micro-sociedad hormiguesca.

!Pero a mí se me hace una exageración!

Por ejemplo, anoche soñé que era una tierna y dulce termita que vivía feliz y dichosa en un viejo aserradero, no tenía otra cosa por hacer que comer y engordar. Creo que esto fue la gota que rebosó el vaso… ¡Que hormigas tan envidiosas!

Otro sueño que recuerdo muy bien fue el de hace dos noches:

Allí yo era, yo.
La ciudad se había convertido en un potrero gigante sin nada mas que vacas y más vacas, era evidente la ausenta de algún toro, lo que generaba un comportamiento histérico en el grupo completo, ellas me mirabas con cara de vacas locas, cosa que me dió un poco de miedo.

De repente un pequeño ser marrón con cuerpo de ratón, alas de águila, cola de dragón y cara de gorila asesino, hacía que las vacas histéricas corrieran de derecha a centro izquierda y de nuevo a derecha, haciendo saltos por los bebederos y las pacas de heno.

Entonces mire hacía todos lados y se me metió en la cabeza que yo al ser el único humano en la escena, debía ser el dueño de las vacas locas. De golpe en mi mano apareció una escopeta con la que comencé a dispararle al pequeño chupa-vacas.

Hum
¡Que mala puntería tengo en sueños!

Maté a cuatrocientas veinte ocho vacas antes de poder hacerle cualquier rasguño al chupa-vacas. Entonces el panorama había cambiado un poco, las verdes praderas se habían tornado a un rojo sangría, la descomposición de las vacas se aceleraba tanto que las primeras vacas en caer ya se habían hecho huesos. Pero allí lo tenía, de frente, herido y a mi merced, frente a mí el chupa-vacas.

Cuando me disponía a darle el certero golpe de gracia, el pequeño animalejo lanzó hacia mí una irresistible y conmovedora mirada acompañada de un tierno susurro que decía:

- ¿Por qué me matas Papi?
- Si yo te amo.

-¡Nooo!.

En ese momento me desperté asustado, sudoroso y agitado, dando gritos y alaridos, me levante y busqué un poco de agua en la cocina y al regresar a mi cama vi por primeras vez el grupo de hormigas negras que salía debajo de mi colchón, todas en estricto orden, sin rumbo fijo, tan solo con la convicción de alejarse de mí y mis horrendos sueños.



Texto agregado el 01-02-2006, y leído por 179 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
06-02-2006 tienes un estilo muy gracioso para contarlo me gusta***** monica-escritora-erotica
02-02-2006 ay no que trsite.. pero si, estoy de acuerdo con arsa... de dodne sacas tanta paja?... jajaj te cuidas almana
01-02-2006 jajajajajaj!. No mijo sumerce de donde saca tanta paja pa hablar?! Pero me encanta, porbres hormigas, pofin reaccionaron! arsa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]