TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / elithavili / Merejildo, mi abuelito y su casa

[C:179172]

Merejildo, mi abuelito y su casa.

Esta es la historia real de mi querido abuelito que en paz descansa , y de su casa. Llegabas a ella subiendo una cuestita que estaba reunida de maíz, te recibían los cariñosos perros, que a mi me lamían hasta la cara. Primero me encontraba con mi tío Levy, jugando en el pampillo o con mi tía Consuelo, que iban casi siempre para arriba a ayudar a mi abuelito en la chacra que era grandaza y en donde había toda clase de plantas; medicinales, comestibles.

Recuerdo yo que al lado de la casa había una hermosa cucarda que parecía feliz con su estadía allí pues se hacia respetar por su hermosura; pues ni perro, ni gallina alguna la pisaba, si lo hacían mi abuelito o mi abuelita Catalina le daban una tunda que no vean.
Al frente se la casa había una planta altísima de cirimbache, una planta aparecida a la guaba si no que sus frutos eran mucho mas pequeños, un poquito mas abajo se encontraban las hermosas y frescas flores y plantas chiquitas como culantro, chiuche, berenjenas, ajíes que con mi abuelita, mi hermana o mis primas recogía para la ensalada. Además, también había una banca.

Por detrás de la casa, se encontraba los nidos de las gallinas, un poco mas arriba se encontraba el baño, siguiendo el camino hacía arriba llegabas a otra casa que también era de ellos en donde siempre había servido de casa para que la perrita llamada Piti diera a luz a cuatro hermosos cachorritos, de los cuales mi hermana y yo nos cogimos uno que mas adelante criamos con el nombre de Candy. Para abajo se encontraba un pozo de agua mas cristalina que haya podido apreciar, en esa antigua casa se encontraba un gran batan. Por detrás había un caminito que te llevaba mas arriba hasta el fondo del terreno.
Por otro caminito hacia la izquierda se llegaba hasta el caserío las Naranjas, también era parte del terreno de mi abuelito por el camino había una chocita en donde se refugiaban cuando llovía sí encontraban en la chacra ya sea recogiendo unas riquísimas yucas o las sabrosa ricachas que nunca faltaron.
La casa principal era hermosa era su base de piedra. Su cocina era aparte, al entrar te encontrabas con una mesa y al lado dos camas, mas adentro estaba la cama de mis abuelitos, al lado había una escalera que te conducía hacia el terrado, en donde se encontraban unas enormes vasijas y a veces cacao. Al lado izquierdo de la sala había una pequeña puerta que conducía a la cocina.

La cocina también tenia otra puerta que los perros habrían a manazos, adentro había una mesa, había una división, en donde se encontraba un fogón, una mesa, una banca en donde se encontraba Gringo un gato y una pequeña vitrinita en donde mi abuelita cuidadosamente guardada sus platos de loza fina, a los cuales los lavaba en el pozo que estaba al frente de la casa, debajo de la planta de cirimbaches. La cocina tenia una pequeña ventanita por donde mi abuelita nos veía cuando llegábamos de visita. A veces también servia de nido para una que otra gallina chocha.

Al pasar el tiempo mi abuelito se murió, por una herida cancerigena que tenia en la lengua. Fue muy penoso, mi madre se enflaco de la pena y lo recordaba todos los sábados y se ponía a llorar, los sábados mi abuelito venia a mi casa a acompañar a mi mamá, mientras lavaba. Tuvieron mis tíos y mi madre que vender aquella hermosa casa de la Floresta dado a que en ella siempre encontraba mi abuelita Catalina recuerdos de mi abuelito Merejildo, y se sentía muy mal.

Se cambiaron a un lugar mas abajo, con mucha pena, era inevitable no voltear hacia atrás y mirar la casa. El terreno nuevo no contaba con alguna casa, ni pozo, ni flores. Al tiempo hicieron una casita en donde ahora viven felices.


Texto agregado el 06-02-2006, y leído por 204 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]