TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / el_chiriveje / Carta póstuma

[C:181164]

Queridos estúpidos e inútil comisario:

Yazgo aquí tumbado esperando una muerte segura, mientras que vuestros ojos me miran con odio deseando que los míos se cierren para siempre. Estúpidos. No os dais cuenta que os he liberado del cáncer de vuestra vida. Os he liberado a vosotros y al mundo. Seguro estoy que deseáis que me pudra en el infierno. Pues sabed, que antes que yo fueron enviados por mí vuestros cancerígenos familiares. Porque ellos ya están allí, no creáis en ningún momento que están a la diestra del Padre o en el Limbo de los Justos. Insensatos. Cobardes. No os atrevéis a cruzar vuestra mirada con la mía, cuando tendría que ser yo quién no soportara vuestros ojos mirándome a la cara.
Pero, quién os creéis que sois. Sólo sois unos diminutos personajes en este mundo en el que gracias a mí y a partir de ahora, seréis felices. Mi muerte os servirá de redención.
Señora, no volverá a ver a su hija meneándosela a un juez, como aquella noche en el juzgado de guardia, para pagarse unos estudios que no va a conseguir acabar. Mientras que usted trabajaba sin descanso de sol a sol, ella ganaba dinero suficiente para sus caprichos y drogas. Cuando la vi en los juzgados llorando el día en que se enteró de lo que su hija era en verdad, decidí evitar su sufrimiento. Cité a su hija en un hotel como un cliente más, la vi llegar a través de la ventana de la habitación, la abrí y la maté con un disparo entre ceja y ceja. No se preocupe, no sufrió.

Y usted, casada con portador del virus del sida. Le ponía los cuernos con prostitutas hasta que fue contagiado. A partir de entonces, no crea que cada vez que se acostaba con alguna de ellas le era infiel, la venganza se convirtió en su razón de vivir. Es verdad, tuvo la delicadeza de abandonarla para no contagiarla. ¡Qué majo! Cuando fue interrogado por el juez, supe que era culpable. Aunque las pruebas no eran suficientes para encerrarlo sí lo fueron suficientes para esperarlo en una calle solitaria. Calle que recorría en busca de una nueva víctima. Le abordé y le rebané el cuello. Tampoco sufrió.

Comisario, comisario. Tuve miedo, sí, miedo al ver las injusticias cometidas en los juzgados. Gente inocente mandada al patíbulo y culpables que se vanaglorian de estar libre porque inútiles como usted son incapaces de encontrar pruebas para encerrarlos. Tuve miedo de que alguien cargara con la culpa de mi limpieza, miedo de cometer un error y acabar con la vida de un inocente. Por eso, le esperé en la habitación del hotel desde la que maté a la puta. Tardó mucho tiempo en darse cuenta que estaba encima de usted, esperándole. Usted no era bien visto por sus superiores, por eso decidí que fuese mi captor. Soy bueno, ¿verdad? Y ahora a través del cristal observo la soberbia de su mirada diciendo: “Yo he cogido a ese hombre”. Imbécil.
También a usted pude haberle matado, pero no, usted era un hombre ejemplar. Desea hacer justicia, capturar a delincuentes; pero es un inútil perfecto. Usted deseaba tanto como yo la muerte de mis víctimas, pero no se preocupe; desear la muerte del prójimo, como desea ahora la mía, no le llevará al infierno; el Todopoderoso le perdonará por ello. Quiero que sepa que mientras usted buscaba pruebas, que jamás iba a encontrar, yo hacía su trabajo.

Ya empiezo a sentir el peso de mis párpados. Decidme si queréis mandar algún saludo destinado al infierno. Os quiero porque os he liberado. Ya cierro los ojos por última vez. Hasta pronto.

Texto agregado el 15-02-2006, y leído por 114 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
18-01-2011 Buena narracion,descarnada y realista. anco
21-06-2007 Realmente un tema a debatir. ¿Quien libero a quien? Cada hombre caraga sus errores y debe hacerse responsable de sus actos. Algun día seremos realmente juzgados. Saludos. Muy buen textoooo angel_berdi
26-02-2006 Garvos te saluda y te dice que le gustó tu cuento... siente una hermandad enferma con tus ideas. Saludos desde la locura Garvoniana. Garvos
23-02-2006 Chico, tu relato me puso la piel de gallina y los pelos de punta. Muy bueno. Me pareció estar viendo un capítulo de la serie C.S.I. margarita-zamudio
15-02-2006 Un saludo a Satanás. ¡Muy buena e impresionante historia! 5* ASTURIANU
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]