TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atreides54 / En la ruta...

[C:185032]

Estaba saliendo de la localidad de Puelches, en La Pampa, una provincia del sur argentina, iba en mi auto hacia Santa Rosa, distante unos 200 kilómetros, cuando comenzó mi historia...
De pronto se me acerca un Ford Fiesta y me sobrepasa. Al hacerlo me fijo en su interior, dos mujeres de no más de 35 años iban en él... en contados segundos se alejó hasta unos 300 metros...
Mi compañera iba durmiendo a mi lado... sólo yo y la ruta existíamos en ese momento...
Iba a unos 120 kms. por hora. Aceleré. Pasé a 130, 140... me acercaba cada vez más al Fiesta hasta que estuve en su cola... subí mi velocidad a 150 y lo paso raudamente, miro al costado al hacerlo y ellas me estaban mirando... sigo a mi mayor velocidad y lo dejo atrás...
A los pocos minutos, ya habiendo reducido mi marcha un poco y volviendo a mi velocidad de crucero de 120, veo por el espejo retrovisor que el Fiesta se me acercaba...
Me extrañó. Subí un poco la velocidad. Se siguió acercando. Hasta que me pasó a su vez. Miré. Me sonrieron. Siguieron adelante.
Lo dejé ir hasta que otra vez a unos 200 metros estabilizó su velocidad con la mía.
Qué podía hacer? Cómo hombre al volante una sola cosa existía: tratar de pasarlo de nuevo...
Subo mi velocidad, me acerco, lo sobrepaso, mirada fugaz, sonrisa, adelantarme, bajar mi velocidad, esperarlas, sonreírles, dejar que me pasen, varias veces hicimos lo mismo... el que adelantaba hacía una diferencia de 200 metros o menos y el otro lo sobrepasaba a su vez... cada vez que nos pasábamos nos sonreíamos...
Así llegamos a la localidad de General Acha. Debimos reducir nuestra velocidad por tratarse de una zona urbana. Lo hicimos juntos. Al salir otra vez a la ruta seguíamos con nuestro juego. Ya mi mente volaba pensando en que pasaría cuando nos detuviéramos. Ya era de noche y yo sólo buscaba un motel dónde pasar la noche. Y si los dos nos deteníamos en el mismo lugar, con las mismas intenciones? Habría algún tipo de camaradería especial entre los cuatro? Cenaríamos juntos? Dormiríamos juntos?... como siempre mi mente, un torbellino...
En un momento yo iba adelante y observé con tristeza que se desviaban y entraban a una estación de servicios que ya había sobrepasado...

No las conocí... no sé como eran a ciencia cierta... ni sus intenciones... pero durante una hora hicieron la delicia de mis ratones...

Texto agregado el 01-03-2006, y leído por 145 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
22-08-2006 Estoy pensando en ser su acompañante en algún viaje, a ver si así me va mejor que en la Feria del Libro... OrlandoTeran
27-05-2006 yes,ratones como comadrejas, y cuando te atreveras a desacelerar ... efelisa
25-04-2006 Sólo era menesterabrir un poquitín la puerta del acompañante y pegar un volantazo...¡Se caía sola! rosendo
26-03-2006 Por qué joraca no tiró a la mierda a su compañera adelante del auto de las minas?? Mataba dos pájaros de un tiro: eliminaba la molestia y detenía a las señoritas. ***** Dehumanizer
10-03-2006 Intimista, detallista. Muchas veces, casi siempre, son estos pequeños detalles los que colman nuestras vidas de un encanto particular. Muy bueno!!!!!***** josef
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]