TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Pequeñas historias

[C:186686]





AMIGOS DE AYER

Llegaron, estuvieron, relumbraron bajos pámpanos solares y fueron marea creciente que, destemplada, disipó límites y fronteras, expandiendo el efluvio de su estandarte hasta regiones ilimitadas, existieron y luego se apagaron lentamente como cirios sin oraciones, como plegarias sin dioses, se arrellanaron en la berma de los tiempos para disiparse en la memoria desechable.


SE AMARON

Creyeron haber descubierto el verdadero sentido de la existencia y comenzaron a explicárselo todo desde el centro de sus corazones, transformándolos a ellos en monarcas de todo lo existente. Legislaron y sometieron bajo sus decretos a las mareas y las espigas, el génesis tuvo sentido bajo sus besos, los vientos pagaron el peaje de las caricias, el deseo parpadeó en miríadas de estrellas, todo fue un sublime gobierno hasta que uno de los corazones comenzó a latir diferente. Entonces el despecho liberó de un golpe a la tormenta, las mareas recuperaron su brazos ancestrales y las espigas doraron un pan de silencio. Todo volvió a la nada cuando uno de los corazones tañó una nota de duelo.


SUICIDIO


El hombre sostuvo el revólver junto a su sien. Las cartas estaban escritas y dirigidas a sus seres queridos. Dijo adiós y apretó el gatillo. Sucedió un estampido que estremeció las paredes, pero al cabo de unos segundos, el hombre permanecía aún en su silla mirando el vacío. Nada había sucedido porque él era un ser de salva.


HIJOS

Espejos deformados de lo que somos según nuestro criterio, evolución del esperma que a la vuelta de algunos años, adquiere voz y garganta para proclamar novedosos discursos, de los cuales reconocemos remiendos y sofismas. Son las mismas palabras con que pretendíamos escindirnos de nuestros padres, los cuales reían a escondidas, al reconocer, a su vez, los remiendos y sofismas de sus particulares verdades…


CURSI

Ocultó los espejos tras una ruma de bototos pestilentes, desdentó a las peinetas una a una mientras recitaba: "me quiere sucio, poco y mucho" y cuando la luna descubrió sus dientes amarillentos y su cabello desgreñado, lloró bajo la mortecina luminosidad, deshojando una alcachofa que le dijo que la niña aquella, la que jamás se fijarían en él, lo quería absolutamente nada…

























Texto agregado el 07-03-2006, y leído por 212 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
11-03-2006 Me gustan estas pequeñas hisorias, las que más me gustaron, Suicido e Hijos, sigue con ellas, están geniales. Besitos y estrellas. Magda gmmagdalena
08-03-2006 Muy buen y admirable trabajo. Buenas enseñanzas entrañan estas frases. Un saludo de SOL-O-LUNA
08-03-2006 Hijos y amigos, en este orden, me parecieron los más geniales india
07-03-2006 me gustan los amigos de hoy y siempre, esa te faltó. O un nosotros, nosotros amigos, no sé. anemona
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]