TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / GabyGaby / La Dama del Lago y el Ninja

[C:188715]

La dama del lago y el ninja

Frente a un lago escondido en el medio del bosque
bajo luna completa batalla esa noche estalló,
pocos corrieron con suerte y quedaron con vida
un ataque de sombra invisible a tantos mató.

Bajo árbol cercano al lugar del encuentro violento
Un hombre vestido de negro y herido cayó
bajo el sueño total de un desmayo profundo
casi muerto quedó pero aun este mundo
su presencia sintió, le hubieron salvado a tiempo.

Con reflejos perfectos muy bien aprendidos
al tratar de tocarlo la joven, él despertó,
cuánto tiempo pasó él nunca pudo saberlo
mas su rostro cubierto, siempre cubierto quedó.

-Eres uno de esos supongo- Ella le contó;
sombra guerrera en la noche, sombra también frente al sol
mas no saques tu espada, nunca tu rostro observé,
yo sé que los de tu clase, matan tan sólo por ver
y tampoco me agradezcas que tus heridas curé,
habría curado a cualquiera, sólo cumplí un deber.

Una katana afilada aquél guerrero guardó
viéndola de arriba abajo, finalmente, preguntó:
-¿Vives acaso en el bosque?¿Vives tú o he muerto yo?
¿Un espíritu, un fantasma?¿Una mujer?¿Qué eres?-
El desorientado se alejó pensando en seres,
ella huyó hacia el otro lado y de lejos le gritó:
-No lo sé, no lo sé, no lo sé- y a llorar rompió.

Al saberse abandonado, por los suyos decidió,
que imposible reencontrarlos, no oirán su explicación,
de la joven que lloraba inició persecución
sin ser visto, ni escuchado, con sigilo superior.
Y tras unas cuantas horas, agotado, se rindió
volvió al árbol junto al lago, que su desmayo aguantó
y allí estaba ella sentada, viéndolo con decepción.

-Triste ha de ser para un ninja con tu entrenamiento
no encontrar a una joven errante como yo.
Niña escondida y perdida en un bosque desierto,
ha de ser blanco fácil para un veterano como tú.
Mas no culpes pobres fantasmas de no encontrarme,
que mejor, a este bosque, más nadie conoce que yo
permanece tranquilo que nadie a matarte vendrá,
para el resto del mundo nadie vale menos que tú-.

No volvieron a verse de frente tras tal ocasión
por un tiempo, mas rastros dejaban con la intención
de que el uno al otro supiera pendiente
se volvieron espías espiados mutuamente.
Una extraña amistad entre amigos sin verse
comenzó a crecer mes tras mes, día tras día
al escuchar un ruido él volteó inútilmente
sobre un árbol vio hojas moverse sin brisa.
Ella débilmente cantaba frente a las aguas
su suave canción sin letra, dulce melodía
terminó y volteó encontrando regalos sencillos;
frutas frescas, pescado y cosas que el ninja comía.

Un año pasó y ella respetó su secreto
su rostro seguir escondiendo era ya una manía
pero aunque fuera una sombra y nada perfecto
su soledad atenuó por varios momentos.
Podríase decir que el ninja ya la quería;
de no haber sido así hacía mucho tiempo
habría tomado el veneno que siempre cargaba
habría intentado mucho antes dar fin a su vida.

El sueño acabó y finalmente quedaron despiertos
una noche de lucha en el lago igual a aquella
en que asesinos oscuros pelearon a muerte
encontrando al final una fúnebre suerte
de lejos vistos por una etérea doncella.
Mas los pasos del ninja no fueron tan suaves
como esos que apenas tocaban la tierra;
y por guerrero enemigo fue confundido
cayó frente al lago rendido al lado de ella.

Cuando todo acabó y sólo ellos dos quedaron
la chica se acercó llorando y tomó su mano
-Tu herida grave es, imposible que te salvara
pero una vez, por favor, quiero ver tu cara-.
Accedió a pesar de jurar una vez lo opuesto
su pálido rostro enseñó a su compañera
-Si quieres matarme ahora podré entenderte,
realmente no pienso ya intentar detenerte-.

El casi muriendo dudó, mas sacó una daga
ella su espalda le dio y esperó resignada
el viento cortado sonó y sonó su grito
y luego ella se derrumbó junto al herido
que aun apretaba el arma y muerto estaba.
Los ojos del ninja cerró y volvió a la calma,
y junto al lago enterró a su antiguo amigo.

El tiempo de nuevo pasó, pasaron los años,
y cien batallas espió ella sin ser espiada
llegó a curar al menos cien guerreros heridos
que tras su recuperación y al observarla
eligieron con miedo y horror abandonarla
a pesar de saber, que por ella estaban vivos.
Nunca ella esperó por aquellos ser tratada
pues nadie suplantaría a su conocido
y junto al lago cantó, por todo el bosque vagó,
el resto de su vida, sin importarle nada.

Texto agregado el 14-03-2006, y leído por 766 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
01-11-2007 UFFF con todo respeto un poco lento el texto. ABURRIDO!!!!! GOKU2802
13-06-2007 Precioso texto que evoca a una dama de gran corazon y volatil voluntad de amar la vida, mas que una misteriosa dama una guerrera amazonica bien dotada de fuerza astucia y talento sublime en tan frio y violento exilio... (5*) princesita_enlaoscuridad
21-01-2007 me gusto mucho :) KingWater
08-08-2006 Tal como Eneas lo dijera, lo único que puede que falle en este escrito es el uso de la rima, que en varias partes es muy forzado; recuerda que en la prosa puedes hallar mayor libertad. kilinyros
30-07-2006 La idea y la historia son buenas, pero opino que tendrías que escribir en prosa , entonces no sólo sería buena, sino muz buena.. Saludos. eneas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]