TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / El Atavío

[C:191101]

Cuando lo encontré la primera vez, dormía tendido sobre la cama. Su apariencia de pequeño tirano violentamente se me redujo a un montón de huesos forrados en piel. Dormía con esfuerzo. La respiración que se escapaba con dificultad de su boca, era la de un fuelle a mal traer.

Lo recordé proyectado en el muro de la habitación.

Una vez cuando niño, entró junto a otros tres chanchos más a mi casa. Echando abajo la puerta nos invadieron con su ira. Aquella vez mataron al perro y se llevaron a mi tío. Siempre que me acuerdo de eso, se me llena la cabeza con el sonido de la radio Cooperativa chicharreando en la cocina.

Es una paradoja que en su lecho haya pegada una estampita de San Lorenzo. En los hospitales pasa eso. Todos creen en alguien, todos le piden a alguien. Recién bajé a comprar cigarrillos y en el quiosco de los pimientos había pegado un montón de santos, me llamó la atención que también vendieran velas. ¿Velas para qué?; no lo se. Compré revistas y gomitas de menta para pasar la tarde.

¡Sus gritos, cuando caminé por el pasillo hasta aquí, otra vez se me vinieron encima sus gritos!. ¡Al piso todos los conchesumadres, comunistas reculiaos!. Me acordé del olor a cera y de los gritos de mi madre. Mi padre casi nunca habló, siempre se quedó callado. '¡Poco hombre!', le gritó mi madre una vez; de allí en adelante, la cara le cambió. Lo recuerdo clarito. No es fácil olvidar, todo lo contrario, me resulta fácil reconstruir las sensaciones de aquel tiempo: el fierro helado de su fusil paseándose por detrás de mi oreja y la cara de mi hermana deshecha por el pánico.

Cada vez que vengo a cuidar a mi padre, paso antes a verlo a él. Me inunda una mezcla de miedo y sadismo cuando me paro a los pies de su cama. Ayer en la tarde me pareció haberle visto una mirada fugaz saliendo de las pupilas muertas. No creo que se acuerde de mí, porque en aquellos años me sobraban dedos en las manos para decir mi edad. Sin embargo me atrevo a asegurar que ayer cuando vine en su mirada se reflejó el recuerdo, quizás difuso, quizás apenas en una idea raquítica.

En su habitación no hay televisión, por eso el ambiente a mausoleo que se forma en el crepúsculo. Me recuerda a Praga. El olor a pichí y a alcohol es una insignia en el entorno. Al principio me daba miedo traspasar el umbral. Costó sacarme el atavío de encima. Costó borrar el sonidos de las balizas de mi cabeza, y su voz de ultratumba sonando amenazadora y burlona en el teléfono de campanilla.

Me provoca una sensación muy rara ver ese vaso sobre la mesa del velador. En ese vaso echa a remojar sus dientes.

Casi siempre que voy encuentro la ventana abierta. Afuera los árboles configuran un ambiente tupido, lleno de sombras y escándalo de pájaros. La humedad se impone siempre. En la otra pared hay un mapa que cuelga; de aquellos que vienen de regalo con el diario. Está amarillo y su aspecto es fantasmal. Se nota que allí ha estado sus años. El armatoste de la cama tiene pegado un número de inventario fiscal. El hedor que se forma tras sus ropas, a veces es insoportable.

Supe que mañana lo operan. Hace días me enteré que tiene un cáncer que lo vino a buscar para llevárselo. Su aspecto es una cagada, las escaras son hoyos en la piel muerta. No come, no habla, apenas resopla cuando frunce el ceño por el dolor.

Desde hace un par de meses que ya nadie lo viene a ver. Las enfermeras me cuentan que al principio tuvo siempre resguardo militar, pero el tiempo y el olvido se llevaron sus investiduras.

Espero que muera pronto.

Texto agregado el 22-03-2006, y leído por 310 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
09-05-2006 un texto muy fuerte, con ese final tan retumbador. me ha gustado mucho como lo has escrito. un saludo adnara
22-04-2006 Los sentimientos van y vienen y se apoderan de uno como quieren. ¿Quién podrá convencer al rosal para que sus espinas no sangren? El perdón y la compasión es misericordia, no justicia. Pero en mi opinión este texto no es una plática moral, es todo un relato literario en el que con gran acierto y coraje se retratan los sentimientos imborrables de un niño herido que su madurez aún no ha podido resarcirse de aquel horrendo ultraje familiar. azulada
15-04-2006 Este relato tiene altas dosis de sensaciones que se meten por nuestros sentidos, olores mezclados a píchi y alcohol, el sonido de pisadas en los corredores fríos de ese hospital, la radio Cooperativa, las imágenes tan bien puestas de luces y sombras van creando la escena dentro de nuestra mente...los recuerdos angustiosos que se van pisando los talones a cada paso durante la visita al padre... crean todos los elementos para atrapar al lector desde el comienzo hasta el fin. Felicitaciones! galabriela
13-04-2006 Buen relato. El personaje vil y cruel, finalmente, se ha convertido en sólo una estampa de la derrota. No le desees la muerte, ya está muerto. 5* OrgiadeAngelesConTrompeta< /a>
11-04-2006 El comentario de Fatita me exime, afortunadamente, de mayores cuestiones. Como dice FALCON en la cara oculta de la inteligencia "Existe algo desconocido en nuestras estructuras que nos ha impedido que en algunos eventos vitales o esenciales, nos conduzcamos de manera al menos cercana a la racionalidad. Aunque esta situación ha sido una constante en todas las épocas y culturas, aún me resisto a aceptar que ello sea fatalmente inevitable por ser inherente a nuestra naturaleza.Todo se reduce al deseo de ostentar el poder",y en nombre de esa asqueante ostentación, no importa cuantos cadaveres conformen el pedestal donde se apoye. Sabes en qué no coincidimos?, en que muera pronto...No. que viva, que viva mucho, morir sería un premio inmerecido. Por lo demás, permíteme rescatar la belleza de esta línea :"Afuera los árboles configuran un ambiente tupido, lleno de sombras y escándalo de pájaros" Gracias por compartirlo y por todo...Un abrazo fuerte y fraterno. hache
31-03-2006 Me haces recordar un criollismo. Pero el tema fue , es y será actual. el contraste entre quien observa y lo observado. Descrito como en tiempos de un naturalismo, rudo, cruel, bajo , escoria de alma que el tiempo como golpes de martilllo le da la hora en todo momento.La factura que el tiempo te cobra.. sin embargo dentro de la dureza, asoma la caridad de verlo muerto lo más pronto posible. a mi manera de ver, es posible disminuirle palabras para lograr un mejor efecto..pero esa es mi opinión.. un abrazo... ruben sendero
30-03-2006 Habla del dolor, de la crueldad, de las miserias humanas que alguien posee en todo su esplendor, "dicen ser personas" solo son engendros, mal paridos que tienen poder...seria bueno para la humanidad toda ,se enseñe a la gente a respetarse y a saber ejercer su libertad cada dia, y no entregarla a manos de estos locos asesinos*****un texto escrito con el alma ,excelente BUGLIONE-ESCRITORA
28-03-2006 como para fumarse un buen porro, no? Chotongo, man. Salutti. lagrima-de-amor
27-03-2006 Una muy buena narrativa de la justicia que la propia naturaleza procura. Un saludo openmind
25-03-2006 La diferencia entre ese despojo humano y tú está en las manos: las tuyas impregnadas de tinta que limpia la historia, manos libres, llenas de vida; las suyas rancias, podridas por la conciencia, encadenadas por la maldad, manos muertas. Hay siempre un camino que lleva a la vida y otro que lleva a la muerte. Un abrazo, y no dejes de escribir. maravillas
23-03-2006 Genialidad en todo su esplendor!!!!! Gabrielly
23-03-2006 Tocada de cerca por los fantasmas de la dictadura, no dejo de estremecerme por esto que acabo de leer. Lo que mostrás es el sordo latigazo del resentimiento, que comprendo, pero me aterra. Excelente. neus_de_juan
23-03-2006 El odio cultivado se hace grande en tu historia y bebe venganza en momentos suspendidos en el no tiempo. Narras sintiendo y construyes emocionando y sorprendiendo. Me ha gustado mucho.***** graju
23-03-2006 Yo espero que se pudra, que muera en la más absoluta ignominia, olvidado y abandonado, cuando ya nadie se acuerde, cuando toda la memoria haya muerto. Cuando los diarios titulen otras vidas, otras campanas y los ecos se levanten y griten el nunca olvido ni perdón. Nadie que no haya vivido el horror, el abuso la masacre comprenderá la letra que sangra.En fin...Tienes la habilidad de levantar los techos de las casas y mostrar lo mismo la belleza y el terror saltando de un párrafo a otro como si fueran siglos y te adentras, invades la tristeza, la vida y la muerte en segundos para cantar la historia que no se hace en los libros, tú cantas por las esquinas a viva voz la historia que fue antes dolor. Ese es el oficio, hacer historia, plasmar lo que le ocurrió a cada uno de nosotros en el tiempo de los silencios. Tengo tristeza y mucha rabia, pero aún así cargo la esperanza. Estrellas vienen volando . FaTaMoRgAnA
23-03-2006 Increíble, querido amigo, con qué tranquilidad narrás la muerte de los horrorosos. Tremendo texto. Un beso enorme. MCavalieri
22-03-2006 Notable, una redacción impecable como acostumbra, me gusta el retorno que le imprime a estas letras burbuja
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]