TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Esperanza, la niña lumbrera

[C:192525]






La chica nació y a los dos días fue abandonada a su suerte, o más bien dicho a la suerte que pudiera tener con sus cuidadoras. Los padres tenían el don de convertirlo todo en dinero, por lo que fascinados por esa cualidad suya que multiplicaba sus bienes a cada instante, dejaron a la niña en manos de un ejército de nodrizas. Las mujeres, al saberse libres del ojo avizor de sus jefes, dejaban pasar la jornada coqueteando por teléfono con sus novios y amantes, dormían largas siestas en los innumerables dormitorios de la casona y ya bien entrada la tarde y cuando los padres de la niña estaban a punto de llegar, la mudaban y le daban de beber esa leche espesa de sus opulentos senos.

Esto provocó que la chica despertara al entendimiento a muy temprana edad, hecho que gracias a su astucia, ocultó a los ojos de todos, simulando ser un tierno bebé que sólo veía oscilar el móvil de monitos animados sobre su cabecita. Muy pronto, se dio cuenta que esas mujeres que la desatendían con tanta desvergüenza estaban estafando a sus padres, que la mansión se convertía a menudo en una casa de citas y que los tipos que concurrían a esas pecaminosas reuniones eran de dudosa calaña. Por lo que, una tarde, arrastrándose por el piso y ocultándose a los ojos de esas timadoras, logró hacerse de una cámara de video y grabó todos estos hechos. Luego, se dirigió al dormitorio de sus padres y guardó la cinta en uno de los veladores con una nota que decía: "Revisen esto y luego procedan. Madame Misterio." Esperanza, que así se llamaba la niña, tenía a la sazón, sólo cuatro meses,

Las nodrizas fueron despedidas de inmediato y la madre de Esperanza tuvo palabras de agradecimiento para la tal Madame Misterio, pero muy pronto se olvidó de todo y se dedicó de lleno a revisar las alternativas bursátiles y las ofertas comerciales. En reemplazo de las mujeres despedidas fue contratada una mujer de aspecto respetable que se encargaría de prepararle sus mamaderas a la niña, de mudarla y cantarle canciones de cuna. Esa sería su única ocupación, ya que para el aseo se había contratado a otra mujer, la cual realizaría todos los días sus labores y se marcharía de inmediato. Esto significó que mujer y niña se lo pasaran solas en la inmensa vivienda, la mujer cumpliendo sus labores y la niña vigilando sus movimientos y esperando el instante preciso para escaparse al escritorio de su padre, en donde se dedicaba a escribir profundos artículos de cientismo político.

Virgilia le cantaba el arrurrupata a la chica y esta simulaba estar muy contenta en sus brazos rollizos, aunque, en realidad, lo único que deseaba era que la mujer acabara con sus arrumacos para poder continuar con la novela que estaba escribiendo y que versaba sobre la revolución bolchevique.

Como todo tiene su ciclo, la mujer debió partir del hogar de los millonarios y fue en ese momento cuando Esperanza, a sus cortos dos años, les dijo a sus padres que ella podía arreglárselas sola y ante la mirada dubitativa de sus progenitores, se dirigió a la cocina y preparó un fino plato que luego colocó en la mesa para que fuese degustado. Padre y madre lo hicieron y quedaron muy asombrados con el talento culinario de esa diminuta cocinera. Lo que los dejó pasmados, fue el libro publicado por Esperanza “Una Luz para los Países Tercermundistas”, sesudo ensayo en que la pequeña daba pautas para acabar con el enclaustramiento de los países de África y América. Esto convenció a los padres que debían permitir a Esperanza que se las arreglara sola en la inmensa casona, por lo que le entregaron las llaves y la libertad para que ella hiciera lo que se le antojara.

A los cinco años, Esperanza era una afamada crítica literaria que había publicado ya más de un centenar de libros de todo tipo, destacándose una multitud de ensayos, innumerables tratados de Filosofía, Economía y Teología, era columnista en los diarios más influyentes del país e impartía clases de Lenguaje por Internet.

Pero era una chica solitaria. Vagaba por las diversas habitaciones casi todo el día, contemplando a través de las ventanas como se desarrollaba allá afuera una vida que le parecía muy extraña, con una diversidad de seres que transitaba por las calles con la mirada fija y muchos niños que correteaban sin ningún sentido por las aceras. Se sabía excluida de esa vida, muy ajena a esos movimientos catárticos y se refugiaba en sus libros y en sus múltiples actividades, tratando de olvidarse que ella era un caso muy particular para el común de los mortales.

Hasta que llegó ese gato que cambiaría su vida. Era un cachorrito muy bello que apareció una mañana en su ventana, contemplándola con sus enormes ojos color esmeralda. Ella lo trató de atrapar pero eso no fue necesario porque el minino no hizo amago de huir y muy por el contrario, se dejó tomar y acariciar y una vez que Esperanza lo soltó, el animalito ya no quiso despegarse de ella y ronroneaba y se apegaba a sus cortas piernecitas. Fue un amor instantáneo y fulminante que desestabilizó por algún tiempo la carrera de la niña, quien desde ese momento le ofreció todo su cariño a ese gatito que se negaba a separarse de ella.

Chesterton y Esperanza, desde entonces pululaban por la casona como dos pequeñas almas en pena. Pero ahora la chica se sentía feliz por ese cariño que había llegado para humanizar su corazón. El gato, por su parte, imitaba en todo a su ama y muy pronto aprendió a escribir y a redactar como los dioses. Pasado dos años, gato y niña o niña y gato, se habían mimetizado de tal forma que comenzaron a escribir obras a cuatro manos o, mejor dicho, a dos manos y dos patas delanteras, creando fabulosas narraciones que más tarde se transformarían en obras inmortales.

Los padres, a todo esto, ya eran tan inmensamente ricos que nunca más se aparecieron por la mansión, tan ocupados estaban de amasar fortuna que se olvidaron de su hija y sólo vivieron para sus negocios y sus cuantiosos réditos. Esperanza se resignó a ese tipo de existencia y como su gato era todo un intelectual, pronto la casa cobró nueva vida, las discusiones entre felino y chica o chica y felino alcanzaron niveles ajedrecísticos y quien salió más favorecido con todo esto fue un minúsculo ratoncillo que de tanto escuchar discutir sobre temas tan interesantes, aprendió a dialogar y a escribir como todo un consagrado. Pronto fue aceptado en la mesa y apadrinado por ese par de portentos, siendo bautizado como Daniel Defoe. Más tarde fue una paloma, después una ardilla e incluso un grillito que dada su imposibilidad de comunicarse con los demás, se encargó de amenizar las continuas reuniones con sus fabulosas tocatas. Y colorín colorado, este cuento se acaba a medias, porque la niña está experimentando para transformarse en gata, todo esto muy a escondidas de su minino, ya que su intención es darle una grata sorpresa. Lo que ignora es que el gato, por su parte, realiza los mismos experimentos para transformarse él en un niño. ¿En que acabará todo este desatino?..


Dedicado a Victoria (Tarjita)














Texto agregado el 28-03-2006, y leído por 663 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
30-03-2006 Yo que vendria siendo Esperanza....me siento absolutamente identificada con cada palabra frase y letra de esta narracion....estoy segura que si mi cuchufly hablara ...diria que envia todas esas estrellas del cielo gatuno como dice anua....por relato tan refinado.... que supo trascribir en este espacio....tal amor entre madre e hijo....que combinan el saber....con el comprender....y con el acompañar.....muchas gracias de parte de los dos protagonistas.... FALTA RICARDO EN LA PROXIMA HISTORIA....somos una gran familia.... tarjita
29-03-2006 ¡Qué lindo cuento! No pude dejar de sonreír mientras lo leía. Felicitaciones a su autor. Hay una Tarjita que, después de este cuento, seguro nos anuncia que ya creció y se convirtió en una hermosa minina. Todas las estrellas del cielo gatuno para este cuento... y para Tarjita, quien inspiró el cuento Nº 1000 de Gui. Anua
29-03-2006 Descorcho el champagne o destapo la cerveza? o pongo el hielo al guiski? esta noche amigo mío, brindo por tu logro número 1000 y realmente por tu excelencia MAESTRO. Besitos y estrellas. Magda gmmagdalena
28-03-2006 que lindo cuento, en esa casa de la cultura que alberga a un zoológico de animales inteligentes. Que pena que Esperanza tuviera que encontrar afectos distintos al de sus padres. Concuerdo con Chilicote, tu escrito número 1000 solo requeteconfirma tu calidad de escritor y por sobre todo de buena persona. Mis estrellas y mi terriblerequeteinmenso y maremótico cariño anemona
28-03-2006 Porsupuesto excelente cuanto, mi capacidad solo atina a ese simple comentario.... Chesterton y Esperanza un dulce cuento fábula. Solo leo...jajaja..para dejar de ser un asno....y como hay un grillo también en este cuento me siento otros personaje de ese desatino. Pero el motivo es estar presente amigo en tu escrito Nº 1000.....siempre es un gusto leerte a modo de alumno. 1000 ** para ti.... Un brindis por los próximos 1000. Abrazos desde Mar del Plata - Argentina. chilicote
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]