TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / islero / EL CANTO DE LOS ANIMALES

[C:197663]

A unos cincuenta kilómetros río abajo, donde el Paraná se desbarranca en un espectáculo indescriptible, la selva subtropical es tupida. Desde la copa de un árbol muy alto puede gozarse allá lejos la eterna nube que sale de la tierra -del gigantesco río caído en cataratas-, coronada por el arco iris cuando hay luz solar.

Las aves de todo tipo y color se anoticiaron de algo absolutamente extraordinario. Por lo tanto único, suelto, solo . Enseguida avisaron al resto de los animales del bosque. Venía bajando del norte un hombre solitario. No era destructor sino musical. Como los animales no saben mentir, el asombro cundió ligero, sin asomo de dudas, por los lugares más recónditos.

Algunas aves dieron con precisión el lugar donde en ese momento se encontraba el hombre musical; otras manifestaron el promedio del caminante por semana, y así supieron los animales la fecha en que llegaría a este bosque figura tan especial.

Llegó el día. Un ser delgado, alto, cabellos largos y luenga barba apareció lento en el lugar. Respiró hondo y permitió que la naturaleza ingresara en su interior. Se aceercó a un palo borracho y lo acarició.

Sacó de su pantalón una flauta, se la llevó a la boca y emergió una música bellísima.

Al rato aparecieron otros seres como él, con ojos torvos. Lentos, se fueron dulcificando. Les curó heridas.

Nuevamente sacó la flauta y esta vez se expandió una obra musical indescriptible, de carácter cósmica.

Solamente el cardenal amarillo se animó a tararear algunas frases:

"El Amor es nuestra fuente,
sana, une, ensancha...
bellos frutos.
Tiene nombre. Muchos nombres.
Todas las cosas pasarán,
menos el Amor"
.

Las células de los animales y de todo ser viviente del bosque se iluminaron. Se cayeron las dimensiones muertas. Los animales. iluminados, entonaron una sinfonía jamás oída.

"El aleteo de la mariposa", de Lorentz, se expandió por la Tierra, nó para ocasionar algún desastre en alguna punta lejana, sino para que el planetita brillase por un momento. Ecce Homo.

Texto agregado el 15-04-2006, y leído por 725 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
19-07-2006 En contrapartida al anterior, la música parece curar todas las heridas. Esta vez las alas de la mariposa se apiadan del amor; el amor que no existe para esas bestias que no saben mentir, pero enseñan armonía. scatolocos
11-07-2006 Bienaventurado aquel amante de la naturaleza, me agrado la propuesta ecológica y la parte que decía "los animales no saben mentir"... Tienes razón, la música cura heridas... Ojalá que los humanos en lugar de dañar la naturaleza aprendan a cantarla y a quererla... Hericuento
07-05-2006 Hermoso relato, bellamente escrito, conmovedor. Linda creaciòn. Besos. tigrilla
01-05-2006 Que hermoso amigo, me ha encantado tanta belleza, felicidades, un optimismo y un mundo que los ojos buenos pueden ver y hacer. Saludos. Renne
28-04-2006 Muy bello, me encantó, las imagenes son claras y bellas, siempre me sorprendes. ***** fabiangs
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]