TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Milagro en el chat (Parte I)

[C:203445]






(Primera de dos partes)


El hombre ingresó al cibercafé y se instaló en un computador. La dependienta lo contempló con extrema curiosidad, puesto que el tipo sólo se limitó a mirar la pantalla, acodado en el mueble, sujetando su rostro inescrutable entre sus manos. Así estuvo durante un par de horas, luego de lo cual se levantó, pagó su importe y se fue. Daniela, la dependienta, se encogió de hombros y pensó para sí que aquel tipo debía ser algún excéntrico que no hallaba en que ocupar su tiempo.

Pero, al día siguiente, cuando el tipo regresó y repitió su rutina, pensó que acaso era un loco y que todo estaría bien mientras el tipo no cometiera alguna atrocidad. Durante varios días, el hombre entró, se sentó y se quedó acodado contemplando fijamente el monitor.

Daniela no aguantó más la curiosidad y finalmente le preguntó cual era la causa de esa extraña actitud. El le contó entonces, con voz muy suave, que su esposa había fallecido un par de meses atrás y que, antes de morir, le había prometido regresar para acompañarlo. Por lo tanto, el había transitado por todas las iglesias y ninguna tuvo respuestas para su inquietud, se quedó largas horas frente a la tumba de su mujer y ella no dio muestra alguna de retornar. Visitó, por lo tanto, todos los lugares que ambos habían frecuentado, con la esperanza de verla aparecer por alguna callejuela perdida pero nada ocurrió. Por lo tanto, recordó que muchas veces habían conversado por chat y lo que el esperaba era que el cuadradito del MSN apareciera delante de sus ojos con un destellante: ¡Hola amor!
Daniela sonrió conmovida ante tanta ternura. Le ofreció ayuda y le prometió que le ayudaría en todo lo que fuese posible. El tipo la miró con tristeza y asintió con cierto desgano.

Durante varios meses, ella guió la mano de aquel hombre, puesto que él no era muy avezado en el manejo del mouse. Incluso, en muchas ocasiones se quedaron hasta altas horas de la noche esperando el milagro. Daniela contemplaba conmovida la faz del pobre tipo que aguardaba en vano una palabra de su extinta esposa. A menudo, creyó que estallaría en llanto al observar las lágrimas que corrían por sus delgadas mejillas y quizás fue conmiseración, solidaridad o simplemente su instinto el que la impulsó a sujetar la mano de Oscar -que así se llamaba el hombre- y acariciarla con cariño. Ello fue el principio de una escalada que prosiguió con apasionados besos, desesperadas caricias y un romance que comenzó a gestarse en ese mismo momento.

Muchos meses después, Daniela y Oscar eran novios, pese a que él aún atisbaba a veces la pantalla esperando quizás alguna aprobación. Parecía que todo se encaminaba por un camino de serenidad y comprensión ya que ambos eran muy afines. Oscar era un hombre muy gentil que trataba a Daniela con mucha ternura y dedicación. Él se aparecía todas las noches con una amplia sonrisa y se quedaba a su lado hasta que el local cerraba.

Algo sucedió cierta vez que preocupó en demasía a Daniela. Oscar la llamó por teléfono para decirle que esa noche no podría ir puesto que tenía un compromiso. Ella se entristeció pero le dijo que no se preocupara y que hiciera lo que tenía que hacer.

Cerca de la medianoche, la señal parpadeante del MSN apareció en pantalla. Era el nick de Oscar. Feliz ella se apresuró a contestarle pero recibió en cambio estas extrañas palabras:
“Me gustaría que te pasaras ahora mismo por el local de Cervatillo.Net.”
Después de esto, la conversación se interrumpió...




(Concluye)











Texto agregado el 05-05-2006, y leído por 176 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
10-05-2006 hummm, me picó el bichito de la curiosidad, sigo. Besitos y estrellas. Magda gmmagdalena
06-05-2006 interesante hsta aqui india
06-05-2006 Creo qe pudo haber terminado en este capitulo... madrobyo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]