TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maidenista / Si había alguna posibilidad de capturar Esencia con este texto, la he perdido al escribirlo o Tal vez debería escribir sólo filosofía

[C:20430]

Si había alguna posibilidad de capturar Esencia con este texto, la he perdido al escribirlo o Tal vez debería escribir sólo filosofía

He estado todo el día en otro lado, no en Lo Otro, me he mantenido en un lugar y sin embargo era él todo el tiempo distinto a sí mismo. Si algo nos mantuvo quietos y uno, fueron las esporádicas correctas palabras que acertamos decir casualmente: que el filósofo debe empezar por derribar al mundo; yo lo hice así por ser filósofo, él lo hizo por acompañarme. He aquí que decidí elegir un misterioso libro, la grandeza del misterio la expliqué aquella tarde en aquella plaza, y tal vez la rememoraré ahora en el presente, y subrayar con lápiz algunos renglones suyos, unos por su belleza, otros sin motivo más que el capricho (para algunos un buen motivo)(1).
Antes de comenzar la búsqueda exhaustiva de lo normal diré que gran sorpresa me llevaré al releer tal libro y encontrar emotivos pasajes subrayados, significativas frases recordadas por mi lápiz y ver el resaltar de otras menos en número que no podré desifrar una vez que olvide haberlas marcado por que sí, (y de lo magnífico, esto es lo más: que al ser las menos, parecerán ser las más especiales y complejas; creeré no entenderlas y no ellas ser absurdas). Pero ya lo hemos perdido a usted, se ha distraído fácil con esto y ya nosotros nos hemos comenzado a adentrar a la búsqueda de lo normal, y si nos alcanza todavía podrá saber que la expedición es en pos de la Típica Casa Cualquiera, de las presas más difíciles que se pueda perseguir de aquellas que aun no se sabe si existen. De encontrarla seríamos los primeros.
Abril me preguntó cómo la reconoceríamos, y si hubiese sido otro, le habría contestado que tan sólo con el instinto, pero siendo él vale la pena hervir saliva. Todos tenemos en nosotros la regla que dice qué debe tener la casa para acercarse a la Cualquieridad; la forma pura de la Cualquieridad encarnada en la casa ante nuestros ojos, le dije, nos la recordará. La distención que vino acto seguido no la relataré in extenso debido a que ya me ha quedado chica, porque al fin y al cabo es tal y como todo lo demás que he dicho pero que no está presente aquí. Pero en boca de Abril valen más, por la belleza de sus palabras escogidas, por el filo de su razonamiento y, sobre todo, porque tiende hacia mi pensar. Él sabe ahora, luego que le he explicado sobre Lo Adecuado, que a la hora de las relaciones humanas, ningún mejor truco que la causa oculta de nuestro actuar para despertar sentimientos. Tal vez hice mal en olvidar decirle una palabra: ella es Encantador. En tanto Encantador es lo que él dijo: las palabras adecuadas para la Situación para despertar el sentimiento correcto, sólo eso y nada más. Abril sabe de las brujas pero aun no les puso nombre. Las palabras todas están en todos, ¡ay Abril!, sólo queda descubrir la regla de la “Adecuación para...”.
De “Lo Adecuado para...” diré que debe haber una última verdad, aun cuando diversas verdades pequeñas nos puedan ser igualmente útiles, extraídas de la empería rebelde.
¡Oh!, pero he aquí que la encontramos. Apuren esos pasos, acérquense, tú, sácale una foto ahora mismo. Nos pagarán buen precio por estas imágenes de Lo Común en Sí encarnado. Sin duda defenderán mi metafísica a su vez.
Por cierto: el misterio es bello en tanto es despertador de apetitos que satisface al ritmo que da placer, y de no darlo o satisfacerlos aun es atractivo, ¿de dónde sale la belleza de Lo Misterioso? No estoy seguro de contestarles(2).




(1) La perfección del subrayado se alcanza cuando lo hacemos sobre líneas tales como “y cuando me dí cuenta”, “lo que sucedió más tarde”, “a pesar de aquello”, “fue ahí que” o “de esa forma fue que”.
(2) Mi más grande debilidad es no poder permitir que los potencialmente útiles descubran por sí mismos o conserven su ignorancia. Entonces: la Situación, como noción englobadora de todas las relaciones relevantes percibidas en sentido amplio (pensado, sentido, etc.), establece una atracción hacia un nudo de percepciones, lease “cosa”, que no necesariamente tiene que estar presente, pues el misterio puede ser propio de la cosa o bien de la situación, aun cuando esto no tenga mucho sentido pues dentro de la Situación como todo es indistinto. El estado de cosas, lease Situación, en la que algo es escondido tras la espalda de un sujeto extraño (sin profundizar en qué lo hace extraño) hará misteriosa tal cosa, aun cuando la cosa una vez revelada pierda todo su misterio, porque el misterio es la belleza de la ausencia de la cosa en la adecuada situación, en la cual producirá misterio e intriga. Porque la cosa más misteriosa en la situación más desventajosa, parecerá sencilla y ridícula

Texto agregado el 18-12-2003, y leído por 230 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
17-10-2006 Lo disfruté y estoy seguro que el inconsciente ya hizo su trabajo. Lio_Mendez
27-03-2004 Primera impresión: texto muy complejo. Creo entrever su contenido esencial...pero creo. Volveré sobre este escrito. No acostumbro a colocar estrellas en la primera lectura. Pero debo hacer una excepción: por la valentía de un pensar coherente y compartirlo en este ámbito. Saludos. Voy a tu libro islero
07-03-2004 la narración es dificil de seguir, complicando la comprensión de las ideas expuestas. Tal vez si fuese más extenso y ordenado, no tanto como una corriente de pensamiento. en fin, o tal vez debieras escribir sólo filosofia. seta
19-12-2003 Te iba a abuchear, pero en realidad debo reconocer que es bueno leer textos como éste de vez en cuando. Desleal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]