TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ofor / El mártir

[C:208899]

EL MÁRTIR

Haber, qué hora es… ¡Siete cinco! ¿Me dormí más de una hora y todavía no llego? Este hijueputa… y de dónde salió tanta vieja y tanto niño… ¡Pero si es domingo! Ha, con razón. Entonces desde el viernes no me ven en la casa. No me mire así pendejita que no le voy a dar el puesto ¿O es mi culpa que su papá no pare de pichar y su mamá de parir? Uno, dos, tres, cuatro, con usted cinco, el que trae su madre en la barriga seis, y su papá, su papá es un desconsiderado ¿A que es ese borracho que se va a caer de la silla? Sí, véalo, pobrecito, apenas puede llevar los paquetes. Pobrecito el mal nacido, hijo de mal nacidos, con hijos mal nacidos, parte de una cadena infinita de mal nacidos.

— ¡SEÑOR MU-E-VA-SE, YA NO CABEMOS MÁS, VEA LA HORA QUES!
— ¡HABER EL QUESE SUBIÓ PORATRAS, SON CINCUENTA MÁS!

Si quieren mírenme mal todo lo que se les antoje que no le doy mi puesto a nadie. ¡Tocará desocupar medio bus para que estén contentas estas viejas! Aprendan a planificar, usen condón o practiquen el sexo anal, no ven que su prole en el bus me incomoda. Me niego a cederles el puesto. Aprendan niños que el prójimo los odia y no va a mover un solo dedo por su incomodidad, aprendan además que llenarse de hijos es el mayor encarte, en especial cuando se empeñan en meterlos en un bus repleto de otros cínicos en las mismas.

— Si ve mamá quel Güilson no miayudo a cargar la china. Bailó con tuel mundo y nomás se sentaba pa tomar cerveza. Es que uste si no ayua.
— Pues miri haber si entoes uste trabaja y yo me queduen la casa.
— Sí vio al marío de la Esperanza cómo bailaba con la Paola.
— Sí mana…

Tan raro que todas estas viejas tienen una letra o un nombre tatuado en la mano. Debe ser el del vago que las embarazó. Callen a ese niño o bótenlo por la ventana. Y ahora que fue...

— ¡EL MUCHACHO QUE NU MIA MANDAO LO DEL PASAJE!
— ¡CALLE LA JETA Y HÁGALE, VEA LA HORA QUES!... ¡Sííííí!...HÁGALE… Muévase… gono… ESTE ES MUCHO HI…ACÁ DICE QUEL QUESE SUBE POR ATRÁS NO PAGA… ábrase.

Quién lo manda a meter gente por la salida. Abrase visto una salida por la que nadie puede “salir” pero si entrar. Qué cosa tan tremenda que la gente decente como yo tenga que aguantar estas temperaturas, estas vejaciones y esta incomprensión: sus miradas de reproche, sólo es que uno se decida a decirme algo para que a madrazos los otros, me quiten de mi puesto. Pero no se atreven, cobardes. Si no es en manada no son nadie. Y cualquier justificación simple, con palabras para ellos enigmáticas, les parece una cuestión demasiado metafísica y desisten de lo que querían. Por eso para los gobiernos ellos son sólo unos votos y luego los dejan olvidados haya en su cochina periferia.

Eso sí, métanse con sus crías y ahí si corre sangre (aunque la mayor parte del tiempo las abandonan a la buena de Dios). Que no me vayan a intentar quitar de mi silla porque mis razones me van a bajar de aquí, medio muerto.

— ¡OIGA SEÑOR QUE NO LLEVA MARRANOS!

En eso no estoy de acuerdo con usted, señora. Los marranos son inocentes, merecen mejor trato. En cambio ustedes, merecen ir apretados en su inmundicia, por andar por la calle tan tarde y llenos de hijos. El instinto del marrano lo hace apacible y muere engordando inocentemente hasta su homicidio a manos del hombre para terminar en nuestro plato o en un artículo de cuero, sin que entendamos que él dio su vida por nosotros. Por consiguiente, nuestro instinto hace que seamos malos, envidiosos, pretenciosos, intolerantes, mentirosos, perezosos, ambiciosos, avaros, necios, obcecados, criticones y demasiado prolíficos para acabar de empeorar las cosas. En general, de la peor calaña, salvo por contadas excepciones: como yo y usted que me leerá y está de acuerdo conmigo.

Y nada que llego, se me escapó medio día rabiando en este bus. Qué tragedia vivir en los extremos de la ciudad. Esto no se puede quedar así. Me voy a bajar a empujones entre estos masoquistas. Ahora si no quiere parar. Pues le hundo su maldito timbre hasta que pare, haber quién tiene más paciencia. Ya esperé un montón de horas, unos minutos y unas cuadras más no importan. Bueno, den permiso que me voy a bajar yo. Y ahí le va un recuerdo mío, la evidencia de un mártir:

GRACIAS, CHOFER HIJUEPUTA.

Texto agregado el 27-05-2006, y leído por 145 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]