TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / victoria y podesta.

[C:210513]

podesta: no tiene nada de equivocado, discutir los asuntos personales, en una casa de fin de semanas que se viene abajo, no existe ninguna naturaleza extraña en ello, asi que contesta lo que te pregunto, al instante que lo solicite, porque es totalmente tuya, la culpa de lo mal que me siento hace tiempo. ¿adonde estuviste anoche?

victoria: ya no me importa nada, confesarte que te meto los cuernos, pero no me pidas lujos de detalles. vos te armaste un programa, y yo me arme otro.

podesta: cuando en un matrimonio, los conyuges se hablan en este tono, de esta manera vulgar,
con esta sinceridad que raya con el asesinato en potecia, lo mejor es tomar una distancia definitiva. despues de todo, no tenemos grandes motivos para estar juntos. tiremos la moneda, y veamos quien se tiene que ir de casa. a lo mejor esta choza, pueda servir de refujio, para el que erre en el blanco.

victoria: es dificil de explicar con palabras acertadas, que corran por la razon coherentes,
al mismo tiempo que por los sentimientos artos,
lo que se vive estando, con un estupido embustero, todo el dia colgado de tu falda colocada; que reniega de todo, porque en definitiva, nunca llegara a ser nada importante de tener en cuentas en esta vida. hay que tener cojones, para sostener lo que se dice, con tanto empeño, durante grandes pasajes de la convivencia diaria.
¿porque si ayer me amabas, hoy me desprecias? nada que no hallamos pactado de antemano realise en tu contra. hago uso, del tipo de fidelidad que trazamos a medias, como un mapa marino.
uso ese modo que aceptamos bajo juramento.

podesta: satifacer a alguien, que tiene su mente puesta en otro sitio, soñando con otros amores,
es una infructuosa tarea, que demanda de mucho tiempo de degradacion de uno mismo. fui piadoso, permitiendo que te arrojaras en otros brazos por necesidad, pero esto es un desfile de personajes en pijama con florcitas.
reconosco que mi sexualidad es mas pequeña, en todo sentido, comparada con la tuya.
ni de cerca, deseo sentir lo mismo que tu, en materia de goze, aparte que no podria.
debes de dejar, un espacio en la imaginacion, para tus sueños, y parar de sacar todo al patio como en un aniversario, o como en una maraton.
a lo pequeño que me siento, en este destino mediocre que me a tocado, ah, gracia por recordarmelo en todo momento,
tu me abres una puerta del tamaño de un hojal,
y debo de enebrarme como la piola en la aguja, sin chistar palabra; para tan solo, poder pasar al lado oscuro de tu corazon rendido, por el astio apatico que te determina, desde el dia en que te dieron a luz,
de alguna manera, terminas por converserme siempre, de que soy del tamaño de un grano de arena de restos de caracol, en una playa extensa.

victoria: las luces se apagan de una en una,
en nuestro amor agonisante,
cuando converso contigo, siento que hablo con el vecino del cuarto piso, departamento c.
mi garganta seca, desearia escupir cuanto menos,
el pasado completo que vivi contigo; una expulsion ancronica, sin fin si fuera menester, para que asi sea, que vomite tus recuerdos compulsivamente, y de una sola deposicion.
con la ultima vela que soplare de inmediato,
la noche oscura, sera como el lecho de muerte de nuestra relacion. y todo acabara entre nosotros.

podesta: vives escapando de los pedidos de atencion que solicito desesperado,
de paciencia, para poder expresarme como lo siento.
sacas provecho permanente, de las virtudes que heredaste del reino de lo bello, y como si fuesen provisiones, suministras tus caricias, solo a cambio de algo material; unicamente de esa manera, pagando al contado con dinero fresco, podre quitarte quiza, la sortija, que es tu momento culmine.
te he traido a este lugar solitario, para que estemos tranquilos, y tener la posibilidad de prolongar nuestras caricias por mas tiempo.
vengo preparado con el viagra de aliado,
para por fin, poder verte con mis propios ojos, gozar bajo el yugo, de un macho insentivado por el doping del sexo. solo despues de ello, podras marcharte si lo deseas, y vivir la vida como te plasca.
quitate la ropa que quiero hacerlo dos veces en una mismo acto. permite que me despida de ti,
en el sito que mas disfruto a tu lado.

victoria: no acostumbro abrir mis piernas,
a personas que se alejan de mi alma,
asustados porque la conciencia les flaquea por el miedo.
tus voz interior, que tanto te demanda fidelidad, algun dia, cansada de que tu no acabes nunca de falsear las cosas, de mentirte a ti mismo, como a un enemigo, dia y noche ademas, dejara de sonar en tu cabeza, y tu boca muda se arrugara quebrandose en mil pedasos.

podesta: tu blusa es como un petalo de margarita, que quitare de un tiron, al salto. ¿me quieres?
tu corpiño, ponlo en mi mano, antes que siga desonjandote por mi cuenta.
no lo haces; venga a mis ojos la imagen de tus senos al viento.
¿me quieres mucho, poquito, o nada?
en esta noche triste de muertos vivos, alli estan tus pesones, como estrellas que se apagan al compas de nuestra agonica despedida.
ire por la tijera, para hajar tus pantalones, y por fin llegar a la transparencia, que cubre tus labios de la codicia ajena.

victoria: recuerda que dentro de algunos pocos minutos, cuando dejes la gloria mojandome el utero.
volveras a ser al instante, el mismo paquidermo deprimido que acostumbras representar,
y de seguro, comezaras de inmediato, con tu discurso de moralista, que largo resagado la carrera por la aceptacion del otro.

podesta: no me impulses a cambiar el objetivo de clavar en tu cuerpo, carne por metal, mi puñal espera, porque mi mano alse su filo,
rabioso por penetrar sediento lo viseral,
permanece sumisa como una prostitua asustada,
pues, esa es la imagen que debe partir, junto con tu alma al infierno, donde deberas de confesar, diariamente como chisme reiterativos de entre casa, tu carro colmado de pecados diarios, revalsando el acoplado de adulterios.

victoria: cuando te conoci pensaba que eras un volcan en la cama, pero el tiempo, en mi modesto entender, fue dejando al descubierto, la llamarada de fosforo humedo que reprsentas alli; pero al fin, escuche de tus palabras, alla por los albores de los comienzos de nuestro matrimonio,
un reconocimiento sincero de tu parte, aceptando que nuncas podras, complacer el apetito sexual,
de una mujer avida de cariño. entonces fue que, me aferre a tus ideas, de buscar en la ciudad, ese principe concorte que le corresponde a cada reina, si es que el rey, duerme la mona como un oso en el invierno.

podesta: cuando comenzamos con esta aventura, de estar unidos por el corazon, alcansabas facilmente la cima del placer, pero sigiliosamente, fuiste dividiendo tu riqueza en silencio, y quitaste casi por completo, toda la magia que me echisaba. no creo tener la culpa completa, por tu falta permanente de deseo, por tu rechaso inclaudicable hacia mi persona, tu tienes incorporada a tu escencia, la necesidad de cambiar de parteneres,
finalmente, la paciencia se me agoto, de tanto espera por aquellas sonrisas, que alguna vez quite de tu rostro sin inconvenientes, para llevarte siempre conmigo en los recuerdos del presente.

victoria: ¿y si te dijera que nunca te fui infiel,
podrias perdonar mi inosencia?

podesta: si, dejaria de lado la ira que me axficia,
feliz caminaria como consagrado, con la frente en alto. dormiraria tranquilo, con la conciencia plena de satifaccion. pero el camino esta lleno de pisadas, de a puntitas de a pie.

victoria: soy mujer de un solo hombre, ese eres tu, y lo sabes.
intento cuando la crisis nos cubre de problemas, salvar mi ego hiriendo el tuyo, con engaños inexistentes, que jamas ocurrieron. pagaria fortunas por verte interesado por mi, aunque sea una vez mas.
me exita saber, que deseas poseer mi alma a mordiscos, rio al verte celoso en vano, ya que nunca nadie se intereso por mi, como lo haces tu,
eso merece, un reconocimiento agraciado de mi parte, que bien puedo pagar con fidelidad eterna.

podesta: el milagro del vikingo al que se le soltaron los cuernos del casco.
de todas maneras, siento una emocion esperanzada, al escuchar tus palabras, y al instante persivo, que elevas hasta el limite con la ereccion, la poca ingenuidad que me queda de yapa.
no esquives mi boca esta noche, dejame morderte apasionado, limpiate mañana la saliva, que ahora mismo esparcire, untandote de frenesi, tu piel escrita por la manada.

victoria: algun dia dejare de ser joven y bonita,
el deseo se aplacara natural, entonces tengo pensado, sentarme a orillas de la acera a ver pasar la vida, temblando de parkinson, con dientes postisos. como sea que me encuentre,
estoy segura que voy a recordar los momentos felices que pasamos juntos. y esta noche, que no comienza aun, en especial.
aqui tienes mis pantalones, quiero acostarme desnuda, y que nadie me moleste.

podesta: el presente, borra los reincores del pasado por alguna horas. la soledad, en cambio,
tal vez no logre detener la mascuyacion,
que por la emocion del desencanto se produse.
somos dos que corren juntos por el mismo andarivel, pero el camino se vifurca, dividiendo el presente en dos mitades que se alejan.
si deseamos estar unidos, apliquemonos, ataduras imposibles de soltar.

victoria: la noche fria esta caliente en la cama,
dos seres que se distanciaban como volidos a motor, brindan bajo las covijas de la abuela.
nuestros olores se mesclan, en un coktel,
a base de transpiracion de champagne.
el volcan que es mi sexo exitado, escupe lava que corre por tus piernas.
y el primer alarido femenino de la noche,
se escucha sonar en el eco del horizonte.

podesta: la muerte balconea observando atonita, al nucleo viviente de la creacion, bajo las sabanas, desatado por la furia que provocan los sexos, acoplados tempestivamente.











Texto agregado el 03-06-2006, y leído por 108 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]