TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / Revelaciones de un lápiz travieso

[C:210763]

___________________________________________


Preciado elemento de la pulcritud. Cada vez que respiro se me imagina una ilusión, que no puedo evitar. Sé que ya es tarde, pero no puedo dejar de escribir, la desesperación que produce la realidad que significa, el que el tren se va y te quedas abajo. No me preocupa el pasado, solo el presente. Lo hecho hecho está, y si ya está, ¿para qué pensarlo? Puros meros engaños y daños adulterados por la sensibilidad de un crazón lastimado.

No juzgo las exsistencias. Cada quién se hace camino ante sus propios brazos, y los ocupa para arrancar los arbustos, que impidan el buen pasar, para satisfactoriamente llegar a destino.

Pero no puedo dejar de escribir, el enorme caudal de sensaciones y sentimientos que me invaden. Es abrumador, es espeluznante, es un malestar que no sabes cuando acabará. Ya tengo que plasmarlo, en esta hoja, para que quede impregado, todo su veneno aquí y no en otro lugar del que pueda lamentar haber ensuciado. Siento que estoy solo, más solo que nunca. Este lápiz ya se ha transformado en una doncella fascinante que me invita sin complejidades a su aposento. Este lápiz, en mi mente se ha paseado con una total libertad que odio a gritos, que me enfurece a cabalidad, y me hace perder los estribos.

Imagino qué es lo que realmente anhelo. Sé lo que necesito y lo que amo y lo que quiero con todas mis fuerzas. Sé de verdad qué cosas estoy dispuesto a hacer dejando de hacer otras que en ese momento me importan un carajo. Estoy conciente de que algunas veces hago cosas que no entiendo por qué realmente las hago. Pintar una casa qu no es mía. Nadie me obliga, y sé que nadie más lo haría. Pero estas cosas me dejan una profunda indignación clavada con la estaca que mató a drácula allá en esos años en que nadie creía en los vampiros. Ahora no sé si seguir haciendo esas cosas... me pueden convertir en un ser sin dignidad, sin autocompasión, sin autoestima. ¡SI YA OLVIDO MI NOMBRE TODO EL TIEMPO! De los seis mil quinientos millones de habitantes de todo el orbe, solo me importa uno de ellos. Solo pienso en un ser que me transforma y me exprime el cerebro y el corazón y los lleva a otro lugar en donde no tengo dominio. El control se ha ido de mis manos, y este lápiz ya escribe por sí solo, obedeciendo a mis pensamientos emocionales que se comunica extrañamente por medio de una conexión de alta fidelidad, de alta velocidad, de alta seguridad. Y nadie sabe cuál es mi verdadero sentir... siempre buscando una alternativa para explicar mis malas caras, mis actos infantiles, mis contradicciones. Siempre dando una explicación que no puede ser más tonta y estúpida que mi propia falta de creatividad. Es que si digo la verdad, todo se desmoronará... todo se me caerá en mil pedazos que no podré recoger, armar, pegar, y volver a sentir ya lo mismo. Tampoco tengo el pegamento necesario, ni siquiera para juntar mis sentimientos.

Siento cosas desagradables, pero sé que pueden ser agradables, pero he ahí el gran problema. Sólo PUEDEN ser agradables. Cuando hay una respuesta satisfactoria, una que te de la confianza. Quiero hacerlo... pero una promesa hecha en la orilla del mar, escrita con mi dedo índice, y que la humedad del suelo fue absorbida por mi piel en aquel momento, no me deja olvidar, ni no olvidar.

Estoy completamente atrapado en mi propio amor por ese ser que me robó la tranquilidad, la concentración, la paz de poder decírle con mi propia voz y sus propios matices. Mi llanto es observado, pero... no se si comprendido, o aceptado.

Este lápiz se mueve sin parar, y lo hace atribuyéndose palabras de gloria, cuando no es así. Se calma cuando le dejo abrir los cajones de mi interior, y copia sin parar, las verdades del documento original, y pretende mostrárselas a medio mundo, y luego al medio restante. Es mi verdad... es lo que motiva mi actuar, mi vivir, mi respirar, mi existir. Es mi verdad que nunca será revelada, nunca nadie sabrá la verdad sobre el objeto de mi amor más puro y verdadero. Seguiré luchando contra este lápiz que fuerte es, e intruso, e irrespetuoso.

Hasta que pueda creer en la confianza del único ser que realmente me importa en este mundo cruel y castigador... mis músculos seguirán tensionandose para ofrecer una resistenia digna de un luchador que combate hasta el final... hasta el final de este asunto.

___________________________________________

Texto agregado el 04-06-2006, y leído por 99 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
04-08-2006 ¡Muy bueno! 5* ASTURIANU
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]