TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ElTigre / Era la noche del Día de Navidad %

[C:21171]

Era la noche del Día de Navidad

Las fiestas Navideñas de este año fueron diferentes, todos nuestros hijos ya están casados, Laly y yo estuvimos en casa de Maria Liliana, llevando regalos para mis cuatro nietos, pero regresamos a la nuestra antes de media noche y recibimos la Navidad solos pero con mucho amor, planeando nuestro nuevo éxodo para asegurarnos que el Carretón del Gitano este listo para cualquier eventualidad.

Esto trajo a mi memoria muy nítidamente lo que realmente ocurrido en la Navidad del Verano de 1956, que cuando lo escribí se me quedo en el tintero por culpa de ese alemán hijo de puta que enreda mis recuerdos y esconde mis cosas, con el tiempo transcurrido pienso que todo fue una reverenda cojudes y me digo a mi mismo.

- ¡A la mierda con las locas ideas de Diosdado y los idiotas que lo seguimos!

Como siempre desde que tengo memoria, se arrimo la mesa del comedor sobre la esquina y con cartulina pintada de marrón y verde clavada en la pared, se simulo un cerro con una gruta en su base, se distribuyeron en el llano las macetitas navideñas donde al principio de Diciembre se había plantado el Trigo que ahora estaba perfectamente brotado simulando palmeras o algo así; el cerro tenia un caminito descendente bordeado de Casitas de diversos materiales, algunas estaban rotas o desteñidas por el tiempo, en el perímetro de la cueva se colocaban los animalitos que darían calor al niño y ya en la caverna misma, un Pesebre que como toda la Sagrada Familia estaba hecho de Biscuit, con pajita recogida tal vez por nuestros ancestros, se arreglaba la cunita que en su tiempo, cobijaría al niño.

El veinticuatro de Diciembre a las doce de la noche, como todos los años... Apareció milagrosamente el Niño Jesús en el pesebre de la cueva en el cerro y empezaron a vislumbrarse en el horizonte Gaspar, Melchor y Baltasar los Tres Reyes Magos, quienes cada día durante el Ángelus descenderían un poco, para terminar exactamente al lado del Pesebre el seis de Enero, momento en que se encendería el Incienso.

Luego de terminado este rito viejo como el tiempo, todos íbamos a la cama para que Papá Noel nos encontrara durmiendo.


Estaba la Pandilla reunida en el Malecón Grau de Pacasmayo a las once de la noche del día veinticinco de Diciembre de 1955, por la hora y las festividades las chicas lugareñas y extrañas estaban recluidas en las casas, yo me aproxime llevando una botella de Yonke, alcohol de caña de azúcar, que en mi casa se usaba para prender el Primus, que yo sacaba disimuladamente una por una, para beberla con los amigos; reemplazando el contenido por agua, hasta que un día no se pudo prender la candela y se me descubrió la vaina.

Como algo inusitado Antonio se encontraba en el grupo pero, como me ignoraba desde que me pesco con las manos en la masa tirándome a su mamá, se alejo inmediatamente mostrando su rabia, yo simplemente no me di por aludido.

Dios se adueño de la botella y se arrimo el primer guascazo, Los Mellizos como siempre ni tocaron la botella, El Pájaro Rosas casi se la arrancho a El Químico y tomo a pico de botella, El Pela que había empezado temprano le dio un buen sorbo y se la devolvió a Dios, quien me paso el conchito para mojarme los labios.

-Temprano estuve con Rosita, estaba llorando quejándose que nunca tiene una Navidad y me dio doscientos soles para que yo le compre algo y le de la gran sorpresa.. Dijo El Pela

- ¿Que le has comprado? Pregunte yo.

- Nada, pero ya me gaste cien soles. Celebro su estupidez El Pela.

- ¡Puta madre, cuando mierda vas ha aprender a ser hombre! Le replique.

Dios conciliador dijo:
- ¿Por qué no vamos todos a celebrar la Navidad al Burdel?
- Y les llevamos regalitos a las Putas.


Quedamos en reunirnos antes de las Doce, al final del Malecón, junto al riachuelo.

Me dirigí a casa y después de llenar la botella con agua para disimular su falta, la coloque al final de las otras botellas, hurgando en la alacena encontré una barra de Chocolate “Cosco” y dos latas de leche “Gloria”, un panadero de San Pedro le había regalado a mi papá seis panettones, que por malos nadie había querido comer, tome dos de ellos y los acoplé a mis robos; mi sobrino Pacho el mayor de los hijos de Carmen con el cabezón, trajo a la casa un nacimiento construido en el colegio, con casitas de cartulina, ovejitas de algodón con patitas de palos de fósforo y dibujitos del Niño, la Virgen y San José recortados de alguna revista, así como cerros de papel craff, todos pegados sobre un pliego de cartón.... también cargue con él.

Cuando volvimos a encontrarnos, cada uno tenia algo robado o prestado de su propia casa, con la exepción de El Pájaro Rosas, que había despertado a Florimer para que se tirara ropa de su tienda y tenia diez o doce paquetes en papel de regalo, los cuales pretendió vendernos, El Pela compró el mas grande de todos, sin saber el contenido con los cien soles que restaban.

Caminábamos las casi siete cuadras bordeando el riachuelo que pasando por los burdeles, terminaba en el mar al final del Malecón; cruzamos la carretera Panamericana y entramos al barrio “Rojo”, el mejor burdel de la Provincia “La Flor de Paris”, con la música apropiada, las luces y las chuchumecas... pero casi no habían parroquianos, el espíritu de Navidad está medio peleado con las Niñas de Vida Alegre.

El bueno para nada de Masca Bala que ni siquiera pudo matarse a si mismo, estaba en el mostrador chupando desenfrenadamente, pretendía ser gracioso preguntando a cuanto tipo estaba cerca.

- ¿Sabes cual es la diferencia, entre Miedo y Pánico? Si le respondías que no, te replicaba.

- Miedo es lo que sientes la primera vez que no puedes dar el tercero.
- Y Pánico es lo que sientes la tercera vez que no puedes dar el primero.


El Burro Mejia estaba sentado en una mesa con la misma retaca de pelo rubio al pomo de siempre, parecía que este cojudo viviera allí, claro si le salía gratis.

Doña Sussy, la dueña del burdel, salio a recibirnos emocionada, todas las Niñas se alborotaron con los regalos que colocamos en una mesa, rodeando el nacimiento de Pacho; los cafichos por primera vez se unieron al grupo en plan de amigo y no hubieron malas caras.

La Rosita y yo, en el bracero que se usaba para cocinar los anticuchos, preparamos Chocolate caliente con los tarros de leche “Gloria”, bautizado con una botella de pisco para darle cuerpo... cuando repare que ella estaba llorando.

- ¿Que pasa Rosita?
- ¿Que tienes?


- Lloro de felicidad, por esta navidad tan linda, Pela se acordó de comprarme un regalito.
- También lloro por los hijos que nunca he de tener.


- ¡Tu eres una buena mujer!
- ¿Por qué no te sales del negocio?
Pregunte.

- ¿Tu crees que Pela va ha poder mantenerme, fuera de que es aventajado y lo mueve muy bien el la cama, no sabe hacer nada y no trabaja; terminaría siendo el mismo quien me explote.
- ¡Dejemos las cosas como están!
- Llorar de vez en cuando es bueno para la salud.


La abrace para que llorara en un hombro amigo, “La Casa” había abierto el bar, todos tomaban gratis, el espíritu Navideño se sentía en todas partes, las putas felices con sus regalos... tomaban chocolate mezclado con sus lagrimas y no se como, se comían el panetton de mierda que yo les había llevado, mientras se acordaban de su niñez y de los hijos regados por el mundo que no veían y que la mas de las veces ni siquiera sabían quien era el padre.

El Pela arrastro a La Rosita hacia los cuartos, a pesar de su resistencia... para regresar cariacontecido al minuto, diciendo:

- ¡La Rosita, me mando a la mierda!

♪♪♪
Noche de paz, noche de Amor
Todo duerme al rededor
Solo velan mirando la faz
De su niño en angélica paz
José y Maria en Belén
José y Maria en Belén.
♪♪♪

Me imagino que medio mundo en Pacasmayo no podía creer que estaba escuchando Villancicos de Navidad entonados por los altoparlantes del Burdel La Flor de Paris.

Texto agregado el 28-12-2003, y leído por 951 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
30-12-2003 Es amargo este Arturo. Tiene ese dejo de tristeza fecundo, pegado entre las letras. Es notable el paralelo que has tendido entre las muchas navidades de tu vida. Se me antoja que no debes tener ninguna de estas fiestas que hayas pasado solo verdad? Que el año que se inicia te lleve con buen aire. Un beso para ti y dos para laly. ¡Salud! hache
28-12-2003 Estupendo como siempre Arturo, besitos Pilar. Airedevalencia
28-12-2003 Estrellas para ese par de noches navideñas que nos traes emn tu relato. esa conl a familia, y la otra, esa que nos muestras en un mundo que se desconoce y las más de las veces preferimos ignorarlo. Un relato gracioso, bien llevado que se lee con cierto nudo en la garganta ante la pobreza que se nos muestra. Un desenlace que lleava a la risa, pero que suena coherente con el relato. Gracias por la inviración a leerlo. FaTaMoRgAnA
28-12-2003 Tigre, continuan tus memorias en Pacasmayo, que bien, que bien!!!!!! Besos. Gabrielly
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]