TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El recinto de las estatuas

[C:212830]






Dos pasos breves y me sumergí en el mundo de las estatuas. Allá sentado, en su posición clásica, El Pensador parecía tratar de resolver el mismo problema insoluble que lo mantiene ocupado durante siglos. A pasos de él, el prócer Bernardo O´Higgins, sin mover un músculo de su cara, oteaba también alguna batalla pretérita. La Venus del Milo, eternamente bella, permanecía inmutable mientras el David de Miguel Ángel tampoco parecía intranquilizarse. Pegado a él, otra estatua y otra y otra y hasta un reconcentrado moai, asistían a esta convocatoria tan inusual. El espacio se deslizaba afuera raudo, en ese túnel oscuro que parecía conducir al más allá.

De pronto, todo cambió y la sala de las estatuas se detuvo suavemente. El golpe seco de una puerta, de dos, de tres y las estatuas, que ahora cobraban vida, comenzaron a descender, dando paso a otras estatuas que, de inmediato, ocuparon su lugar.

El Tren subterráneo siguió su marcha…











Texto agregado el 12-06-2006, y leído por 167 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
17-06-2006 Genial! y tan real que da miedo, somos estatuas, no nos hablamos, no nos miramos, cada uno enfrascado en sus propios pensamientos nos deslizamos en el subte como en un sueño. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
13-06-2006 Qué bueno!!! Me daría miedo ir en uno de esos vagones sabiendo de tu mirada. :) entrelineas
13-06-2006 ¿Santiago 100 palabras? El otro día tuve una sensación parecida: Frente a mi una muchacha a la que le envidié por lo menos una década. Tan comun que se confundía con la ventana, así de estática. Derepente sacó un bolsito mágico y metía la mano y sacaba pociones, emplastos, betunes. Comenzó por el estuco que le doró la piel pese a la luz artificial, luego betunes de colores que le devolvieron la salud y le profundizaron los ojos. Despúes un cepillo que transformó sus pestañas en plumeros. Así suma y sigue, la estatua se iba transformando en persona, el toque final y más rimbombante fue cuando un pequeño adminúsculo le multiplicó los labios para hacerlos carnosos y tropicales. Es verdad, la metamorfosis de la estatua. (Lo voy a escribir pa reivindicarme ante ti) anemona
12-06-2006 Estupendo, me ha encantado. Enhorabuena Alejandro_1007
12-06-2006 ¡Qué bueno! Notable observación, y es la purísima verdad... Mis estrellas para usted. Anua
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]