TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La confesión

[C:215682]






El primer paso fue vestir a los animalitos domésticos. Muy pronto, perros, gatos, canarios, cuyes, loros, hurones e incluso caballos, comenzaron a lucir elegantes trajes elaborados en finísimas telas, lo que a algunos les otorgaba presencia de ministros y a otros de personajes del Jet Set. No faltó el vivo que se las dio de psicólogo animal y que medía con cero porcentaje de error la inteligencia de las mascotas. Como cobraba caro, la gente creyó de inmediato en él y en su falso currículo. Largas filas de personas esperaban el veredicto del facultativo para saber a que atenerse. Algunos salían radiantes de la consulta, puesto que sus animales habían calificado como verdaderos genios. Otros, cabizbajos y con su moral por los suelos, salían arrastrando a sus tarados animalejos que no habían superado los complicados tests.

Y sucedió al igual que los humanos. Los animales inteligentes lograron trepar a los primeros lugares de la escala social y como tampoco faltó el ingenioso que imprimió miles de diplomas de las más diversas especialidades, se vieron gatos ingenieros, perros médicos, loros abogados e incluso un grillito arquitecto. Todo avalado por la firma del psicólogo, que, a todo esto, no era ninguna lumbrera sino, en realidad un ex convicto que había salido de la cárcel por buena conducta. La gran masa de bichos sólo se confundía en su mediocridad y los que tenían dinero de sobra, enviaban a sus animales a la universidad de mascotas, desde la cual eran promovidos cuando el falso psicólogo estimaba que habían alcanzado la excelencia académica. Esto se demoraba mucho en llegar, pero los dueños no perdían la esperanza de tener un animal profesional en su familia y pagaban las ganas con tal de hacer realidad su sueño.

Todo resultó perfecto para el falso psicólogo hasta que un día apareció un señor con un hermoso papagayo. El médico, examinó al ave, que lo miraba atentamente y cuando el facultativo dictaminó que el pájaro era poco menos que un imbécil, este le picoteó con saña uno de sus glúteos, logrando que Paculla, el impostor, lanzara un alarido. Acto seguido, Samuel, que así se llamaba el papagayo, le hizo un guiño y le indicó con la cabeza que tenía algo que decirle. Por lo tanto, una vez que el dueño de Samuel dejó a solas al ex convicto con el pájaro, se originó el siguiente diálogo:

-No te hagas el listo conmigo- dijo Samuel.
-¿Qué es lo que pretendes pajarraco?- bramó Paculla.
-Nada más que sacarle provecho a una información que tengo entre mis garras- contestó el papagayo, en un fluido castellano.
-¿Me vas a decir que estas pensando en chantajearme, apestoso pajarraco?
-Ni más ni menos- dijo el pájaro con un tono de voz sospechosamente parecido a Michael Douglas. –Lo que tengo que contar vale mucho y tiene, por supuesto un precio razonable.
-Hum- repuso Paculla. –¿Me vas a contar de una buena vez de que se trata todo esto?
-Pues bien- dijo Samuel mientras se arreglaba los faldones de la chaqueta que cubría su colorido plumaje –lo que tengo que decir, si lo cuento a tu clientela significará tu ruina, pero si te lo confieso a ti, puede significarme por lo menos una carrera de Biólogo Marino.
-¡Desembucha de una buena vez, engendro colorinche!- rugió Paculla, cuyo rostro ya se había desencajado.
-El papagayo, se acomodó en el diván de la consulta, mientras intentaba fumarse un puro que humeaba en un cenicero. Luego de tragarse parte del humo, el loro preguntó al fin:
-¿Recuerdas a Sam Tornado?
Paculla abrió tremendos ojos al escuchar este nombre. Por supuesto que conocía al tipo aquel, ya que había sido su vecino de celda.
-Pues bien –repuso el pájaro –El fue quien me adoptó, si mal no recuerdas y fui su mascota durante muchos años de encierro, yo fui el que lo proveyó de licor, de cigarrillos y de otras sustancias no tan inocentes y que no viene al caso mencionar acá.
-Está bien, ya, lo recuerdo ¿y eso que?
-Es muy sencillo. A tu clientela no le gustará nada saber que en realidad fuiste un vicioso que vendía macoña en la celda, que fuiste un traficante de primera y que si yo canto, te regresas de nuevo a la prisión.
-Me tiene sin cuidado lo que puedas decir. ¿Quién le va a prestar oído a un pajarraco tarado?
-Quieres probar?- Samuel, se enderezó y de un salto se aproximó a la ventana. Desde allí, aclaró su garganta y graznó:
- ¡Señoras y señores! Hagan el favor de aproximarse que tengo algo que decirles…
-¡Espera, espera! Podemos arreglar esto…
Como decíamos, existen perros médicos, gatos ingenieros y hasta un grillito arquitecto. Lo que no todos saben es que un papagayo llamado Samuel, es socio en la Universidad de Mascotas e imparte clases de castellano en la facultad de Letras.
Nadie sabe tampoco, sólo Paculla, que el papagayo Samuel dejó grabadas varias cassettes con su confesión, las cuales se encuentran guardadas en lugar seguro. Esto, como una manera de resguardar sus plumas y su preciado cogote…










Texto agregado el 22-06-2006, y leído por 187 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
22-06-2006 Gua! A mi perro le tejo chombas pero nunca lo he visto en alguna insubordinación. El gato me aguanta cascabeles no más. ¿Que almorzaste? anemona
22-06-2006 Original. Me ha gustado leerlo ***** Un saludo de SOL-O-LUNA
22-06-2006 Bueno, muy bueno; volví a disfrutar con tus escritos. ¿ Has intentado publicarlos? eneas
22-06-2006 Mu vacano.....te digo que miro que se sube...y cuando veo tu nick, enseguida lo leo......Me gusta por que siempre me ha fascinado como el hombre busca responder y realizar cuestionamientos, protestas, exclamaciones, atraves del reino animal....me confundi un poco...pero es que tengo un problema de imaginación...me vuelo facilmente......asi que mis estrellas martijoel
22-06-2006 Jajajajaja!!! muchos engañan a la masa, pero jamás podrán hacerlo a un conocido...genial cuento, saludos *X14869184894 si se pudiera Valkav
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]