TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / NUWANDA / Cambiar

[C:216936]

Cambiar.


Oh muchacha, desde la lejanía de tu cuerpo
Veo las sombras de la soledad y el dolor
Del miedo. Desde la lejanía de tus ojos, veo
La luz de tus angustias. Oh muchacha, resuelve
Tu corazón, cambia el pensar por el sentir.

Pequeña muchacha, desde el abismo de la
Incertidumbre imagino tus caderas, la sinuosa
Cintura que ofrece felicidad. Mi lengua
Desea herir tu cuerpo con marcas de saliva; desea
Desafiar la dirección de tus pechos, como las hojas
De un árbol azotado por una ráfaga de viento en una
Mañana de otoño.

Oh pequeña, el miedo a la soledad quiere opacar
El brillo de tu ojos, como esta nube de rencor que se
Posa sobre mi corazón, como mis manos que
Desean posarse sobre tus piernas, como mi tacto,
Que quiere ser parte de tu piel.

Mi pequeña, si tu vientre se sometiera a mis manos,
Si tu cuerpo se subyugara a mis ojos, las maldades,
Tal vez, desaparecerían en la exhalación de un
Quejido, en el antiguo lenguaje de los cuerpos,
En la infatigable danza de las manos. Pero tus pasos
Se oscurecen en los caminos de la costumbre, en las
Calles de la indecisión. Pequeña muchacha, resuelve
El corazón, permite que el cuerpo hable, deja que
La evidencia de tus pechos corten el aire, como el filo
De una caricia, como la cualidad de tus palabras. Permite
Que tus labios se aferren al silencio de mi voz, al latido
De mi sangre, al estremecimiento de la tierra. Muchacha,
Cambia el pensar por el sentir y veras que no es tan triste,
Vivir.

Texto agregado el 26-06-2006, y leído por 97 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
13-07-2006 Apasionado, obstinado conla sensación del abandono sin medidas, mis ***** cafayate
03-07-2006 Expresas muchos sentimientos y tus palabras dejan ver mucha pasión***** clear_su
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]