TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / anitalu / CALLADA

[C:222295]

CALLADA
El silencio de Rosalind es algo que aún no puede entender. Son las siete de la mañana y el aviador, desde su balcón, mira pensativo a la ciudad invadida por miles de seres que comienzan a deambular por las calles rumbo a distintos destinos. Sin embargo, desde hace seis meses su destino se ha convertido en la búsqueda desesperada de las palabras que Rosalind ya no puede pronunciar. Vestido de impecable uniforme azul con botones dorados, está listo para dirigirse a la base aérea donde se desempeña como oficial mayor encargado de la mantención de los aviones de guerra. Antes de partir, la empleada lo mira preocupada y le hace la pregunta de todos los días - ¿señor, quiere que guarde la ropa?- a lo que el aviador responde con decisión inalterable - ¡No, deje todo igual, haga el aseo y antes de irse déjenos todo listo para la noche, usted ya sabe! - Luego de estas palabras, se coloca la gorra y caminando erguido sale del departamento rumbo a la base aérea. Su día transcurre entre el rugir de los aviones y las curiosas miradas de sus colegas. Uno que otro vuelo de prueba lo hacen surcar el cielo con la mente enfocada en su profesión y con los ojos, a veces, buscando nubes que dibujen el rostro fino de Rosalind. Su corazón se aprieta más y más a medida que la hora avanza, porque el tiempo para él es una suma lenta de minutos, anhelando con el alma quebrada el momento de regresar a casa y encontrarse con esa mujer cuyo silencio lo ha convertido casi en un hombre autista, incapaz de aceptar un designio que llegó sin aviso, dejándole un flagelante sabor amargo y esas lágrimas desgarradoras que brotan cada mañana cuando recuerda el jardín del olvido.

A las nueve en punto abre la puerta del departamento y el recibimiento es una suave melodía de Chopin. El living está iluminado por una lamparita puesta en una mesa lateral. El aviador siente alegría, sobre todo cuando se fija que en el sofá verde oliva están el bolso y el abrigo de Rosalind. Con paso ágil se dirige hacia el comedor; allí la mesa está puesta para dos y la eterna sonrisa de ella lo saluda sin decir una palabra, muy cerca del par de velas encendidas y puestas cuidadosamente sobre el mantel blanco. La comida transcurre con escalofriante tranquilidad. El aviador le cuenta su vivencia diaria y ella sólo se limita a mirarlo fijo, siempre sonriendo. Ella no tiene nada que contar, aunque quizás desea decirle muchas cosas, pero está ausente de palabras y a la vez presente en el silencio sombrío del lugar y su perfume que vive en el pañuelo que ha dejado junto a la copa, es vida que flota en el aire y le hace recordar al aviador la suavidad de su cuerpo y de su cabello rubio. La ama demasiado como para aceptar su silencio y a pesar de que está feliz contemplando la profundidad de sus ojos verdes, hay segundos en los cuales su corazón vuelve a desgarrarse en pequeños trozos de carne viva, que se traducen en gotas de angustia corriendo lentas por su rostro de militar íntegro. Pero la noche es larga aún, Chopin ha dejado de acompañarlos, por lo que el aviador se dirige a cambiar el disco compacto y coloca baladas de Sinatra. Regresa al comedor y se da cuenta que Rosalind no está. Camina hasta el pasillo y ve la senda que debe seguir hasta el dormitorio. Son los zapatos, el vestido, las medias de seda y la ropa interior de ella diseminadas por el suelo... guiándolo hacia ese nido tan conocido por ambos durante tantas noches de pasión desenfrenada. El perfume lo atrae sin compasión y deja caer sus jinetas marciales para convertirse en el hombre que ella siempre amó y que seguramente hoy sigue amando desde su silencio. La luz tenue del dormitorio apenas alumbra la cama grande y mullida. El aviador se recuesta mientras escucha correr el agua de la ducha. Comienza a dormirse con la nariz hundida en el camisón perfumado que está sobre la almohada, pensando que en unos minutos más Rosalind lo despertará sutilmente para apegarse con amor y deseo a su cuerpo, disfrutando de una estampida de placer mutuo sin restricciones ni pudores, hasta que el amanecer lo despierte gritándole el dolor en su cara y se dé cuenta que ella sigue lejanamente enmudecida. Son las siete de la mañana y el aviador viste impecable uniforme azul. Luce firme por fuera, pero por dentro un horroroso dolor le provoca el quiebre total de su integridad y rompe a llorar como niño abandonado. Está absolutamente solo. Parado como autómata angustiado entre fotos que lo miran sonriendo, ropas con olor a vida tiradas en el suelo, que no son otra cosa que la escenografía de una pieza de teatro negro donde él cada noche actúa para evadir su destino ya delineado hace meses atrás, cuando su hermosa Rosalind partió al jardín del olvido, en el que su nombre se puede leer en un trozo de cemento, bajo el cual ella es presa de un silencio que nunca más la dejará regresar.

Texto agregado el 17-07-2006, y leído por 185 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
13-03-2007 muy bello relato te felicito y te dejo5* neison
13-02-2007 Un final que ,me dejo pemsando mucho. gatelgto
30-12-2006 este relato es muy bonito. La lucha cada día por no admitir lo real y la forma de narrarlo lo hace todo muy ameno***** eslavida
30-11-2006 Bien tratado el tema el suspenso intenso y los detalles son presisos. gatelgto
03-08-2006 Buenas! un gusto. me gusta, aunque resulta un poco cadencioso, rítmicamente homogeneo, creo que esto se compensa con la manera en que la escena se dibuja sola. Buen recurso el del salto de "son las siete de la mañana". todo y todo, bieam. =) aasraloth
31-07-2006 Vaya! Me lleva con eso del silencio... Quizás es el estado que más detesto, aunque debamos nuestros sonidos a un enemigo semejante... Me gustó mucho, deja cierto sabor de nostalgia y dolor en donde ha de estar el alma (supongo). Solo me queda decir que si ella quería callar al menos tenía la única excusa válida que se me ocurre... estar muerta. Un beso. aa000El_Poeta000aa
28-07-2006 Muy Bien Ana, los recuerdos duelen pero son indicios que uno sigue vivo, buen suspenso con final triste. doctora
22-07-2006 Realmente esta genial. le has sabido dar un toque muy especial, felicidades ***** Un saludo de SOL-O-LUNA
19-07-2006 Detallada tu descripción, los ambientes, el ánimo, la ausencia...y esa sensación de lo inevitable...buena atmósfera... aukisa
19-07-2006 Creo que la historia es muy buena, tiene buen desarrollo, describe el ambiente con música y accesorios. trotskki
19-07-2006 Hermoso, nostálgico y muy bien escrito ***** SorGalim
19-07-2006 Muy bueno. Triste pero atrapante. El protagonista vive con el recuerdo, le cuesta dejarla ir. Gracias por invitarme a leerlo. marimar
18-07-2006 Verdaderamente desgarrador, supiste atrapar ese sentimiento tan profundo de los hombres. Quizas despues de leer estas palabras no sea necesaria tantos comentarios, simplemente disfrutar de su lectura. Muchas estrellas para una atrapasensaciones... chaja
18-07-2006 Sigue enamorado aun despues de la muerte, quizá sea como el palomo torcaz que se dejará morir de hambre por la partida de su compañera, el oficial mayor está igual por que de ese jardin no se regresa***** curiche
18-07-2006 lo que puede el dolor y la imaginación, bellísimo cuento de ausencias que son presencia en el recuerdo india
18-07-2006 ***** ASTURIANU
17-07-2006 Me gusta mucho la trama de esta historia y la forma en la que está contada. A mi parecer, el final decae, como que el enterarme de que se trataba del recuerdo de una mujer muerta me decepcionó un poco, siendo que el relato fue aumentando mi interés mientras la leía. Sugeriría "que Rosalind ya no está". CK CocinasKenia
17-07-2006 Tierna y conmovedora historia......Todas las ausencias y los silencios lastiman profundamente, sin embargo, para estos , solo resta la resignacion y el aceptar ( siempre cuestionando el por que ) los hechos.....***** Ciiara
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]