TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lilitth / Maldicion Gitana I Parte

[C:224860]

De piel pálida, ojos como trufas cabello negro como el ébano, labios tersos y rojos, salía a caminar todas las noches mi nombre… Marcel (una combinación de mar y cielo o almenas eso me decía mi abuela magenta) gitana de nacimiento, hija de la luna.
Esa noche caminaba por el bosque como siempre, hacia el lago a montarme entre las ramas de ese hermoso sauce llorón, creía que reflejaba mi alma triste y melancólica, todas las noches contemplaba la luna.
Esa noche iba a ser especial pero no lo sabia, escuche un ruido alguien se acercaba, pero solo lograba ver una figura larga
-quien esta ahí!!! Dije en tono de sorpresa pues por ahí no solía caminar nadie en las noches.
Solo escuche crujir unas ramas, di un salto de entre las ramas del árbol y me puse de tras, este ser dio una vuelta y quedo frente a mi, sus ojos eran impactantes de un color que aun no se identificar parecían humo, su cara angulosa con un cabello hasta el hombro que enmarcaba perfectamente su mandíbula su boca herméticamente cerrada con labios carnosos, cejas pobladas pero muy bien definidas cuerpo atletico con una gabardina negra, sus pantalones de lana, todo en el era impecable.
Solo lo mire como hechizada por esos ojos, avance hacia el y todo desapareció.
-quien eres? que haces aquí?... acaso no sabes que este lugar esta llenos de gitanos (en ese entonces se perseguía a los gitanos por que se creía que eran asesinos, ladrones, y hechiceros, de lo cual solo algunas cosas eran ciertas) el solo dejo salir una risa burlona, me tendió la mano, una mano demasiado blanca con uñas largas, pero bien arregladas y su piel como de cera y muy fría.
-Me llamo Andre, solo camino y si lo se pero no me importa, no me pueden hacer daño
Sentí un escalofrió por toda mi columna que llegaba hasta la nuca no supe si era por su arrogancia o un mal augurio, pero no le ice mucho caso.
-bienes seguido por acá?
-si, siempre que puedo… ver la luna me da aliento. Dije con tono melancólico.
Extendí mi manta sobre el piso me coloque sobre ella recargando mi espalda en el tronco de el sauce, lo mire y con un gesto amistoso pero un poco sarcástico dije
-ven siéntate tu ropa ya no se ensuciara, además no muerdo.
-pero yo si, dijo como un susurro lo cual yo no entendí.
Se acomodo a un lado, confieso que me intrigaba esa luz con la que brillaba su piel era como tornasol pero a la misma vez blanquísima, lo miraba a intervalos y cuando no lo veía, yo sentía su mirada era tan intensa y yo solo sentía como las oleadas de calor llegaban a mi cuerpo.
Conforme pasaba el tiempo el se notaba mas extraño, como mas inquieto y feroz, casi al amanecer tomo mi rostro entre sus manos largas recorriéndola como queriendo memorizar mis detalles, las deslizo hasta mi cuello colocando su dedo medio en la yugular sus ojos se llenaron como Fuego, coloco sus labios en mi frente con un beso apasionado y no dijo palabra se marcho…

Después de días de no verlo comencé a pensar que avía sido un sueño, un sueño hermoso que quería repetir, pero ya había perdido toda esperanza.
Esa noche hacia frió y mi manta no servia de mucho, me coloque cerca del árbol, y escuche ramas crujir esperando que fuera algún animal me quede muy quieta, pero mi asombro fue aun mayor, era el…ese ser que me había robado el sueño, sin voltear a verme se paro a la orilla del lago y dijo
-que haces aquí creí que solo venias cuando salía la luna.
-sentía ganas de estar sola, dije con voz firme, acaso viniste por que creías que no estaría aquí?
-crees que eres tan importante para mi? Con unos movimientos rápidos y felinos se coloco frente a mi en cuclillas mirándome fijo y amenazante Con una risa burlona echo hacia atrás su cabeza dejando ver unos caninos bastante largos, aun visibles con la poca luz, dijo –humanos ególatras, creo que tienes un problema si acaso crees que me importas.
No pude decir nada solo sentía que me hundía en esos ojos su rostro parecía otro se veía hambriento, demacrado, y feroz sentí terror al tiempo que se acercaban, su respiración en mi cuello me hacia temblar no se si me aterraba o me excitaba el tenerlo tan cerca.
Su lengua recorrió mi cuello se dirigió como serpiente hacia mi oído y con su tono de frialdad susurro,
-hoy…hoy si serás mía, o acaso no es por eso que bienes todas las noches?. Me quede helada como…como sabia que había venido todos los días desde aquel primer encuentro.
Su risa sarcástica se dejo oír en medio de la noche abra adivinado lo que pensé o podía leer mi mente o acaso el tampoco pudo resistirse a venir?
Su mirada era dura, como adivinando mis pensamientos, me desenvolvió de la manta y yo solo podía hacer mi cuerpo hacia atrás unos centímetros. El corazón me latía con fuerza, se coloco encima de mi su mano sobre mi blusa recorriéndome de el vientre a mis senos la tomo y la arranco con tal fuerza que mi piel enrojeció al contacto de la tela que se resistía a ceder pero al parecer a el no le costo nada de trabajo arrancarla, paso su mano izquierda por mi pecho desnudo atrapo mi pezón entre sus dedos y dándole un suave masaje hasta que se endureció, con su otra mano subió mi falda hasta la cadera, se desabotono el pantalón y la camisa se acerco a mí y al oído susurro con una vos dulce. –dime que no me deseas, y me largo de aquí para siempre. No podía perderlo no ahora que lo había encontrado de nuevo así que lo tome por la cadera acercándolo a la mía y con una risa traviesa y apenas en un susurro murmure
– y acaso crees que te boy a dejar escapar?

Texto agregado el 28-07-2006, y leído por 487 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-08-2008 Este es un auténtico cuento dark gothic. Me agradó mucho leerlo, y me parece bastante recomedable. starfish
16-03-2008 Lo dicho: compartimos sentimientos, pero tu lo escribes, preiosamente erotico y tierno Hubeca
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]