TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / seta / Justicia

[C:22494]

El justo alzó su espada dispuesto a acabar con un golpe de gracia al pecador. Su arma refulgìa, reflejando la luz en todos los sentidos. Era casi una imagen celestial, una ejecución redentora.

Antes de dar el fatídico golpe, el justo miró por última vez al pecador. Era una mirada casi piadosa, que demostraba lástima por aquel perdido. El pecador, al darse cuenta de ésta dijo:
-No titubees. Triunfaste, prevaleciste y me venciste. Tal es mi destino. No te culpo, ni a tí ni a tu actuar. Sólo termina lo que ya comenzaste.
El justo se sorprendió de las palabras de su víctima. Eran resignadas, calmas, incluso auténticas. El ataque se suspendió por algunos segundos.
-¿qué esperas?, te he liberado de culpas, según tus propios principios ya te es permitido acabarme.-insistió el pecador- Tus principios, lo que tú defiendes, ha ganado. Tienes derecho a matarme.
El justo lo miró con desprecio y le respondió.
-¿Crees que porque gané estoy en lo correcto?, mis fundamentos siempre fueron verdaderos, desde mucho antes de que te enfrentara. Por eso gané, porque estoy en lo correcto, la victoria es consecuencia de la verdad, no a la inversa.
-Te crees mejor que yo, ¿no?-replicó el pecador- Te crees con derecho sobre mí porque te consideras poseedor de la verdad. Pues te equivocas. Ambos somos iguales, ambos luchamos por lo que creemos correcto, ambos vivimos y morimos en defensa de nuestra verdad. Somos caras del mismo prisma, es sólo que vemos las cosas de distinta forma.
-Yo no soy igual que tú, pecador. Soy mejor, Mi verdad es afable y empática, más la tuya es cruel y sangrienta.-
-Eso no la hace menos verdadera. ¿No lo entiendes?, cada uno le da signicado a su vida de distinta forma, cada uno encuentra su verdad distinta de las otras, pero eso no las hace menos verdaderas. El bien y el mal no es más que un espejismo que nos autoimponemos para hacernos la vida mas fácil. Son estándares que nos fijamos para poder comprender y clasificar lo que vemos, pero el que lo asimilemos de una forma no hace menos válida otra. Es más facil juzgar que comprender, condenar que tolerar. Tememos a lo que no comprendemos, entonces nos adscribimos a una corriente de pensamieto que muestre las cosas, que las clasifique, para así comprenderlas. Pero esta imagen no es más que una visión, entre infinitas que pueden haber.-
-¿por qué luchas, entonces, defendiendo lo que sabes no es correcto ni absoluto, y condenas otros puntos de vista que sabes tan valederos como el tuyo?-
-Porque la fuerza avala la verdad. Nada es verdadero hasta que el más fuerte lo respalde y asegure su existencia y perpetuación. Lo único cierto es que la fuerza hace la verdad. Aquel que triunfe, aquel que haga prevalecer su verdad sobre las demás, la hará cierta y absoluta. Esa es la realidad. No importa cuán justa o cierta creas tu verdad, al final todo recae en la fuerza, y esta corrompe toda verdad, convirtiéndola en no más que verdades autosustentadas.
El justo miró al pecador por última vez, ya no con desprecio, lástima o piedad. Era una mirada vacía, desprovista de sentimientos. La cabeza del pecador no tardó en rodar por el suelo, mientras la tibia sangre ensuciaba la incólume espada del justo.

Texto agregado el 10-01-2004, y leído por 1184 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
29-03-2004 Me olvidaba de una alternativa: salvo que sea una fantástica ironía. islero
29-03-2004 El relato es buenísmo: tiene orden, ritmo y armonía. Con respecto al contenido creo que es una versión maniquea, pero es para pensarlo y dialogarlo. El tema es demasiado complejo y profundo. Mis estrellas. islero
09-03-2004 hay noooo, este texto es algo tipo Carlos quautemoc demasiado ridiculo! rata
06-03-2004 Nuevamente he detestado los comentarios banales que acompañan a tu cuento. Me gusto, pero fijate una cosa: cuando habla el Pecador, habla como si fuera el narrador, no habla como un personaje que responde a su propia psicologia. Es cierto que lograr esto en un cuento es muy dificil, pero te recomiendo que lo intentes. Eso lograria que sea mas creible el relato y que el mensaje pase "por detras", como escondido para darle profundidad: o sea, una segunda mirada para el que lo entienda bien, y un mero cuentito para el que no. Espero me respondas si te ha sido de utilidad mi consejo. saludos maidenista
16-01-2004 El bien y el mal son dos caras de una misma moneda. Cuando uno de los dos triunfe, se convertirá por el uso de su fuerza en el otro. Buen cuento Pinocho
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]