TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Ricki / CELEBRACIÓN EN LA CALLE

[C:225843]

CELEBRACIÓN EN LA CALLE



Esta tarde fue la fiesta para celebrar el reconocimiento de la empresa a su labor de tantos años. Estuvo la gerencia en pleno y también los compañeros que alabaron tan alta posición ganada con el esfuerzo. Vinieron los discursos y los aplausos, y, por último, se bautizó el libro que el agasajado ha escrito para destacar el trabajo de la Compañía, con un extenso exordio dedicado a los directores, para adentrarse luego en el estudio de la acción futurista de ese grupo de ilustres empresarios.
La cena vino después: platos coloridos con caldos, carnes y viandas, vino del mejor, postres... nuevos brindis y discursos.
A la hora de la despedida, no tan tarde para que todos pudieran llegar sin tropiezos a sus respectivos destinos, la organizadora del acto le hizo un paquete con trozos de paté de hígado de ganso, pequeños pasteles, una pieza de la torta de celebración. Todo bien acomodado. Le dio también dos ejemplares del libro bautizado, en otro paquete bien arreglado. Mañana recibiría más ejemplares de su propia obra.
Lleva el triunfo y la saciedad.
Cuando llegó a la avenida principal que colinda con la de su casa, encontró como tantas veces al viejo barbado que se sienta en el portal de un parque que en el día visitan los niños. Siempre está allí, todo barba en el rumor del anochecer, con la botella escondida entre la ropa y su orgullo de no sé para qué, no sé para dónde. Le sobra el orgullo a medida que le falta tiempo.
Pero es su noche.
Te saludará el mendigo y le responderás con una sonrisa. Este día ha sido cargado de muchas emociones agradables y sientes viva la caridad y el amor a los hombres. Aprietas contra el pecho los dos paquetes. Estás persuadido de que este hombre que no recibe sino el frío de la noche te agradecerá una dádiva. Tomas el paquete y lo extiendes al pordiosero que te mira sin decir una palabra mientras con avidez abre el bulto. Tanta hambre tendrá.
Dice: ¡Coño, no; esto son libros¡





CELEBRACIÓN EN LA CALLE



Esta tarde fue la fiesta para celebrar el reconocimiento de la empresa a su labor de tantos años. Estuvo la gerencia en pleno y también los compañeros que alabaron tan alta posición ganada con el esfuerzo. Vinieron los discursos y los aplausos, y, por último, se bautizó el libro que el agasajado ha escrito para destacar el trabajo de la Compañía, con un extenso exordio dedicado a los directores, para adentrarse luego en el estudio de la acción futurista de ese grupo de ilustres empresarios.
La cena vino después: platos coloridos con caldos, carnes y viandas, vino del mejor, postres... nuevos brindis y discursos.
A la hora de la despedida, no tan tarde para que todos pudieran llegar sin tropiezos a sus respectivos destinos, la organizadora del acto le hizo un paquete con trozos de paté de hígado de ganso, pequeños pasteles, una pieza de la torta de celebración. Todo bien acomodado. Le dio también dos ejemplares del libro bautizado, en otro paquete bien arreglado. Mañana recibiría más ejemplares de su propia obra.
Lleva el triunfo y la saciedad.
Cuando llegó a la avenida principal que colinda con la de su casa, encontró como tantas veces al viejo barbado que se sienta en el portal de un parque que en el día visitan los niños. Siempre está allí, todo barba en el rumor del anochecer, con la botella escondida entre la ropa y su orgullo de no sé para qué, no sé para dónde. Le sobra el orgullo a medida que le falta tiempo.
Pero es su noche.
Te saludará el mendigo y le responderás con una sonrisa. Este día ha sido cargado de muchas emociones agradables y sientes viva la caridad y el amor a los hombres. Aprietas contra el pecho los dos paquetes. Estás persuadido de que este hombre que no recibe sino el frío de la noche te agradecerá una dádiva. Tomas el paquete y lo extiendes al pordiosero que te mira sin decir una palabra mientras con avidez abre el bulto. Tanta hambre tendrá.
Dice: ¡Coño, no; esto son libros¡













Texto agregado el 01-08-2006, y leído por 89 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
02-08-2006 Muy bueno... jajaja. Por qué no le dejó el paquete con comida??... SorGalim
02-08-2006 Interesante relato, bueno, agradable curiche
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]