TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / La Columna del Miércoles (rnahimla)

[C:225981]




Menos gritos Milagritos (rnahimla)

Estoy casi segura de que en alguna ocasión han visto una de esas patrióticas películas norteamericanas en las que el protagonista, rodeado de nativos de otro país que quieren secuestrarle, matarle, despedazarle o Dios sabe qué, sube los brazos y grita: “soy ciudadano americano”, los terroristas palidecen, bajan las armas y desisten de su actitud mientras de rodillas piden perdón al rubicundo gringo, al que como si de un Dios nórdico se tratara agasajan permitiéndole elegir entre todas las féminas del reparto, a cual de ellas como generosa donación entregará su carga genética para que el medio gringo resultante guíe a la población local hacia la luz.
O si los terroristas son más bien brutos, entonces aparecen los marines y se cargan el país entero hasta dar con el jefe de los terroristas que grita como un cerdo hasta morir cobardemente en manos de un brillante héroe rubio de ojos azules y musculoso -que vuelve loca a la hija del tirano fallecido y que decide pagar sus muchas culpas mezclando su impura genética con la del susodicho capitán América.
Y además estoy segura de que en alguna ocasión se han imaginado en esa situación gritando: “soy ciudadana *española” y en medio de su propia ensoñación han oído las carcajadas que soltaba hasta el mismísimo apuntador, mientras los terroristas nativos le conducían a patadas en el trasero hasta una celda minúscula de la que tiraban la llave al salir y discutían a gritos con el secuestrador novato diciéndole: “che, ¿que no había otro turista que no fuera *español? Pendejo… que sea la última vez que secuestras a un español, vamos a ser la vergüenza de los terroristas serios”
Y es que, nosotros, los españoles, no sabemos hacer películas de acción, no sacamos pecho al ver nuestra bandera ondear al viento- porque era el símbolo usado durante la dictadura y aún nos genera tensión- y ni siquiera resuenan nuestras voces al unísono cuando escuchamos nuestro himno nacional: la única letra que se nos viene a la cabeza es algo así como: “Franco, Franco que tiene el culo blanco porque su mujer se lo lava con Arieeeeel...” y es que nadie se molestó en componer otra.

En definitiva, nosotros, los españoles, no tenemos el glamour que tienen los grandes actores yanquis y al universalizar la educación, convertirla en obligatoria y uniformar los niveles mínimos de casi todos los individuos, el más tonto es la mitad de idiota que un americano medio, lo cual no es decir demasiado, si fuéramos europeos auténticos seríamos tres veces más listos que un americano medio. Porque señores, el americano de clase baja se muere de hambre en mitad de la opulencia de una sociedad saciada hasta la náusea y además estudia, con suerte, en un colegio especial, especial para perdedores donde todo cuanto le enseñan cabe en un cuadernillo de primaria.
Y es que, señores, el gobierno de Estados Unidos engaña con total impunidad a una masa estúpida a la que no tiene la intención de alfabetizar porque así pueden seguir llevándolos a sitios como Irak a matar y dejarse matar en una guerra cuyo único fin es quedarse con las reservas petrolíferas de un país que no negoció con ellos, sino con los europeos la forma en la que sus recursos naturales iban a ser esquilmados.
Es posible que alguien a estas alturas piense que tengo algo en contra de los Estados Unidos y yo podría argumentar que la mitad de mi familia materna son americanos nacidos en San Francisco y que además no se encuentran entre los desfavorecidos, pero mentiría, mentiría porque en realidad yo no soporto la estupidez y los americanos hacen gala de una ingente cantidad de ella. Si uno repasa la hemeroteca se dará cuenta de que jamás Estados Unidos consiguió de una Guerra lo que pretendía conseguir: por poner un ejemplo, en la Guerra de Irak (nadie sigue creyendo que pretendían buscar armas de destrucción masiva por aquí, ¿verdad?) lo que admitieron que conseguirían fue una rebaja en el precio del petróleo. El petróleo está ahora mismo en sus niveles más altos y sigue subiendo, sigue subiendo tras un país arrasado y convertido en cenizas, con 20 mil civiles muertos reconocidos y un par de millares de soldados estadounidenses casi tan pobres como la gente a la que bombardean (antes encuentran armas de destrucción masiva que un norteamericano listo y de buena familia haciendo patria y dejándose matar por cualquier hereje) y tan ilusos que cada noche al dormir, cierran los ojos confiados porque piensan que su gobierno les cuida.
Así que, en esta ocasión no me queda otra -a mi que soy poco dada a los excesos patrióticos- que sacar pecho y decir que nosotros nos fuimos de allí, porque nuestro pueblo votó en las elecciones a un Gobierno que respetó más la vida de nuestros chicos- nuestro verdadero tesoro- que el precio de un barril de cinco litros de petróleo, siendo como somos un país totalmente dependiente del exterior y carente de recursos energéticos. Mientras tanto, el coste de la Guerra de Irak para los americanos se estima en 2 billones de dólares, teniendo en cuenta que al menos tres mil 200 soldados han sufrido daños cerebrales que los mantendrán sujetos a cuidados sanitarios hasta su muerte, más los miles de nuevos discapacitados físicos que recibirán una exigua pensión mensual del Estado que apenas cubrirá sus gastos y que tal vez les consuele por la pérdida de movilidad de sus piernas, más el coste de sanar a los 16 mil soldados heridos, más los miles de soldados muertos que no saben como escamotear a la prensa, más aquellos otros que permanecerán deprimidos o con trastornos post traumáticos que imposibilitarán que puedan reintegrarse a su antigua vida y que con mucha probabilidad acabarán siendo yonquis, alcohólicos, vagabundos y en general desarrapados fuera del sistema.
Más el coste del armamento que con tanta generosidad desparraman por todo un país que sufrirá durante décadas los efectos secundarios de los componentes químicos y que, por suerte para ellos, los norteamericanos no pagarán.
Más el coste ambiguo que supondrá para los americanos la subida mundial del petróleo, y digo ambiguo, porque al ser un país productor, con enormes reservas acumuladas, acaso alguien no alcance a ver que los únicos que pagarán la subida serán los americanos de a pie, mientras que las empresas petrolíferas tendrán un año excelente al haberse revalorizado sus reservas muy por encima de cualquier estimación anterior a la agresión de su gobierno a un país árabe, ahora totalmente arrasado.
No hablamos aquí de los 20 mil iraquíes civiles muertos, de los millones de desplazados, del coste de sus casas, de la fragilidad de la felicidad humana, de la agonía de los que cansados y angustiados ya, sin necesidad de balas que les maten, mueren de ataques al corazón y hemorragias cerebrales, de los que se suicidan y de los que pasarán a engrosar -perdida toda esperanza- la carnaza fundamentalista que ha de volverse en contra del sanguinario Occidente en el que nos hemos convertido.
No hablamos aquí de la nueva forma de hacer política en la que un país “aliado” y con derecho a veto en la ONU puede invadir cualquier país sin más razón que el imperio de su propia voluntad. No hablamos aquí de los imitadores surgidos a su paso, ni del cómo es posible que un país norteafricano constituido sobre territorios ocupados, siguiendo el ejemplo de las nuevas corrientes políticas bombardee a su vecino árabe porque “hay terroristas” no gubernamentales que lanzan misiles desde allí, sin tener en cuenta que en el Líbano esta corriente no representaba siquiera el 10% de los votos democráticamente escrutados y eran por lo tanto minoría dentro del conjunto de su país. Ni hablamos de la enorme brecha abierta entre Oriente y Occidente, ni del tiempo que tardaremos en poder cerrarla, si es que lo logramos. Aquí sólo hablamos de lo que a los americanos les concierne.
En resumen, la próxima vez que vean en alguna peli de acción a un norteamericano gritando que es “ciudadano americano”, tal vez, con cierta sorna recuerden el refrán que dice: “menos gritos milagritos” y es que fuera del celuloide, la vida de un americano pobre y uniformado vale menos que el armamento que lleva encima.




Texto agregado el 02-08-2006, y leído por 158 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
03-08-2006 Te prometo rnhamila que no he leído ningún comentario después de leer tu reflexión, cuando he bajado para escribir me he encontrado con el comentario de Azulada y lo suscribo plenamente. La última frase es sublime ¡Bárbara! Resume toda la reflexión. Una frase que resume la situación de un pueblo (el pueblo norteamericano), un pueblo víctima del propio sistema que elige. Una frase de una enorme profundidad. Gracias y mis estrellas. maravillas
02-08-2006 Me quedo con la última frase que resume a las mil maravillas reflexión tan sentida y argumentada": "...la vida de un pobre soldado uniformado vale menos que el armamento que lleva encima." He suprimido a conciencia "americano", para generalizar y universalizar a un más, si es que cabe, tu oportuna y puesta en escena (cine) análisis y consideración tan actual como certera. azulada
02-08-2006 Mientras leía iba recordando aquella vieja serie de la TV b/n "Combate". Brotaron de mi mente imágenes del sargente Sonders con su pistola tipo escuadra y una granada acabando, él solo, con 20 alemanes dotados de metralletas. Su patrulla saliendo airosa luego de enfrentar a toda una división alemana. Así era cada domingo por la noche. Y así crecí, pensando que los estadounidenses eran los buenos, los que nos cuidaban de los malos, y además eran invencibles. Tu frase final es demoledora: "...la vida de un americano pobre y uniformado vale menos que el armamento que lleva encima." Muy buena columna. Te dejo mis cinco estrellas. borarje
02-08-2006 bueno, creo que ya te dije, excelente, completamente de acuerdo con el contenido, ser ciudadano americano? puajj BURBUJA
02-08-2006 enviar a los jóvenes a la guerra es condenarlos a morir aunque tengan la fortuna de regresar a su patria porque nunca podrán ser lo que hubieran sido. Me gustó esta reflexión.***** maffer
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]