TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rodolfo_gc_pitti / El sueño de un asesino

[C:226655]

García Sosa, un asesino; podía escuchar a una pareja cogiendo al otro lado del muro de su celda. Se siente el bochorno en plena luna ámbar, bella noche de julio, alguien en alguna estrella lejana imagina esto, hay un circo de visita en el pueblo y no menos de ocho peces dentro del estanque cercano, una envoltura plástica de condones se abre y cae en el pasto, brilla tenuemente por la luz de luna. Sosa se cubre la cabeza con una almohada, trata de apretarla fuertemente para callar los quejidos y pujidos de placer que inquietaban su tranquila noche.

La pareja, que no se había conocido apenas esta noche; estaban tan cegados por su deseo y lujuria que no se dieron cuenta que escogieron uno de los sitios menos románticos del pueblo: La prisión Villa Preciosa, para asesinos, pederastas y violadores. Sosa mismo, se hallaba sirviendo una sentencia de por vida por el asesinato a sangre fría de una familia. Al parecer, sólo iba a robar el ganado pero sintió que alguien desde la casa le miraba, no tuvo más remedio que ingresar en ella. Los mató uno por uno mientras dormían. A los padres los degolló y pico a más no poder con un desarmador plano, a los niños los descuartizo y tiro a la pequeña bebé con los cerdos. Nunca conto que en su ropa iba a tener tanta sangre, se evidencio solo. Pobre García Sosa, victima de su ignorancia y pobreza. Irónicamente, la feria del pueblo de Villa Preciosa, había sido votada la mejor de la comarca desde hace cinco años consecutivos, pero, no en ese año que ocurrió la masacre del pobre indio García Sosa.

García Sosa trataba de descansar, no le gustaba sentirse intranquilo en su vigilia, creía tener alucinaciones o estar poseído por el diablo debido a que creía ver fantasmas de personas que había asesinado. Cerraba sus ojos con fuerza mientras una mujer gemía al compas de un hombre ansioso. Muy a pesar del escándalo que hacía la joven mujer; no era para tanto. El joven caballero tenía problemas hallando el camino y el ritmo, a pesar de la luminiscencia de una luna ámbar, sus talentos amatorios no eran sorprendentes. Pensaba en llegar a casa y cocinar para su marido, mientras él apresurado amante la mordía. Poco pensaba en los besuqueos erráticos llenos de saliva, en los chupetones en los senos y cuello que debería ocultar para que su marido no se diera cuenta de su engaño. Eventualmente, la joven mujer se vino, y con ello; el joven amante cansado y con ganas de un trago y las rodillas lastimadas por la posición que eligieron, decidió no proseguir. La envoltura del condón seguiría ahí, por unos cuantos meses más, como un monumento a este encuentro.

Ya que la pareja se había ido, García Sosa, inmediatamente se dispuso a dormir. Empezó a tener un sueño recurrente: García Sosa es un indio tan rico como un hombre blanco, con una gran hacienda donde se dan las más dulces mieles, los frutos son una bendición. Pero tiene algo más. Algo más grande que una hacienda, esplendorosos cultivos y animales; posee un barco muy grande, un icono perfecto de opulencia y majestuosidad. Es pues, García Sosa un hombre respetado, acaudalado y de mundo. En este sueño, García Sosa en su barco se aleja del muelle, la gente vitorea su partida, algunas bellas morenas le lloran, pero, sobre todo, le veían con cariño.
En cámara lento vemos como el barco con su ilustre capitán van tomando rumbo a aguas más profundas, donde sólo Colon, Marco Polo, Leif Erikson y muchos más, se habían aventurado a conseguir un lugar en la historia. García Sosa sonríe, y flota su barco en las aguas como él en sus sueños. Mientras tanto; en la prisión, los perros afuera lloran al ver los fantasmas de una familia asesinada, que flotan sigilosamente, atravesando pared tras pared, para llegar hacia García Sosa. Musitan entre ellos la manera en como lo van a asesinar.

Texto agregado el 04-08-2006, y leído por 183 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
12-08-2006 Intento recomponer la escena que describes a caballo entre el placer, la culpabilidad, el ansía de poder, la infidelidad, el deseo insastifecho, nuestro destino..., al borde mismo del circo de la vida, la tapia de la cárcel donde está en juego el mito de nuestra libertad perdida. azulada
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]