TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La advertencia

[C:22753]

Siempre la quiso, la amaba desde aquella primera vez en que la contempló desde su jardín conversando con unas amigas, luego, cuando la espió bañándose completamente desnuda en la piscina de la vecina; más tarde cuando pasó junto a ella y esta le entrecerró un ojo. Detalles, detalles y más detalles que se fueron sumando para establecer un inventario de juegos, perspicacias y desencuentros que terminaron por inflamar al máximo su corazón de macho apasionado.

Aquella tarde ľnunca debió haberse producido aquella jornada candente, de aciagos rumores y tristes presagios- la vio, una vez más y su corazón saltó de dicha. ¡Ella! ¡Ella! Sin esos inventos torpes que discurren los tímidos, se acercó resueltamente al lugar donde esperaba la chica. Se detuvo bruscamente. El llanto desaforado de un bebé le derrumbó sus sueños. ¡No! ¡No! No podía ser. Ya lo habían conversado, ella se lo había jurado. ¡Mujeres, falsas y mentirosas! La rabia, la desilusión y otros sentimientos que en ese momento no podía explicarse, le indujeron a transformarse en un ser irreflexivo y mucho antes que ella atinara a defenderse, le arrebató la criatura que se desgañitaba en llanto y arrancó con ella en sus brazos. Ella lanzó un alarido de espanto y salió en su persecución. Los gritos enfurecidos de él y los lamentos desgarrados de ella, producían un coro siniestro similar al de dos almas que se abrasan en el infierno.

Acezando, al borde de la piscina, el lanzó una risa enajenada que desentonó con la bucólica puesta en escena de la tarde. Luego, con su rostro encarnado por la ira, alzó al bebé sobre su cabeza y sin miramiento alguno, lo arrojó a la alberca. El grito desgarrador de ella pareció mimetizarse con las ondas que se produjeron por el impacto del cuerpo en el agua...

El ya se lo había advertido. Odiaba a ese muñeco y sus agudos berrinches y le había jurado que si la sorprendía con él en sus brazos, pagaría las consecuencias. A los seis años, todos los niños son caprichosos.

Texto agregado el 13-01-2004, y leído por 447 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
14-01-2004 Hoy un final que como dice el Ingeniero FALCON, quita de la acera. Bien por ello estimado. Gracias por compartirlo hache
13-01-2004 Qué final! Uno se cree una cosa aberrante y resulta que nos salís con un juego de niños. Excelente texto, esa sorpresa se lleva mis cinco estrellas. Un beso. MCavalieri
13-01-2004 Menos mal del final trastocado. Esta bueno. Saludos nomecreona
13-01-2004 disfruté con la lectura de su texto, saludos ah¡¡¡ mis estrellas monilili
13-01-2004 Jeje, ya estas entrando a lo intrincado del club de mis textos jajaja; muy buen relato, en donde los caprichos siempre están más marcados cuando somos niños; ¿O ahora también...? jaja, besitos, lindo AnaCecilia
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]