TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La reivindicación de los monstruos IV

[C:227957]






IV



Se le concedió una iluminada habitación con una acogedora cama neumática. La enfermera del lugar, Adianza, le hizo tragar un efectivo purgante que en pocos segundos le limpió su estómago. En su cómodo lecho, Zual repasó su triste infancia. Arrojado por su madre a la calle cuando tenía pocos meses de existencia, debió acostumbrarse a vivir en oscuras madrigueras, alimentarse de ratas y cucarachas y ocultarse de un mundo tan diferente a él y que lo rechazaba con tanta violencia. Sabía que no había cura para su mal y estaba condenado a vivir en la clandestinidad y a convivir en las sombras de la noche con engendros igual a él.

Esa jornada estaba teñida de desgracias. Alguien le informó a los fiscales que existía un nosocomio en el cual se le brindaba atención a todo tipo de alimañas. En plena madrugada, Zual fue despertado por fuertes ruidos y por una iluminación intensa que hería los ojos. Se asomó a la ventana y vio como los pacientes del Dr. Oxcult eran sacados a empujones y subidos al autogiro. Con el horror pintado en su bestial rostro, el joven abandonó la habitación y acostumbrado como estaba a mimetizarse en cualquier recoveco, alcanzó a llegar a la planta baja, se sumió en las alcantarillas y ya a salvo, sintió un crepitar de llamas que arrojaba oleadas de calor a través del túnel: era la mansión del filántropo, la cual había sido incendiada como castigo ejemplarizador.

En las afueras de la ciudad se había establecido una especie de asilo que cobijaba a todos estos seres deformes o con minusvalías. El jefe de este grupo era Narmaj, un tullido que trabajó durante varios años en la Hacienda del Estado y que se desplazaba en una silla de ruedas motorizada. Su deseo era destruir las bases de esa sociedad deshumanizada que los consideraba un lastre que había que exterminar. Si bien los excluidos no eran más de un par de cientos, cada uno de ellos sabía bastante de su respectivo oficio. Allí había ingenieros, abogados, personajes de gran valía y que habían sido desechados por sus discapacidades.
Quiso la fortuna que Zual conociera a Mineru, una chica deforme que si ustedes hubiesen conocido, la habrían confundido con una milenaria Julia Roberts, tal eran sus ojos, pequeñísimos, esas horribles protuberancias bajo su larga nariz y dos carnosidades a cada lado de la cara que le daban un aspecto atroz. Pero era una mujer sumamente inteligente, una profesora que instruía a esos pobres desposeídos que soñaban con mejores días…

(Continúa)










Texto agregado el 09-08-2006, y leído por 146 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
11-08-2006 Bueno, que fea era la chica, jajaja. Está muy interesante. sigo. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
10-08-2006 Bueno, la cosa se pone pero que muy interesante..A ver, a ver...Ya llegó la guapa de la película...Sigo eneas
10-08-2006 Aquí fue sorpresivo, pero siento como que fue un poco ostentoso citar a Julia Roberts, entendí la intención y el por qué, pero creo que cayó muy de golpe. Según yo hubiera estado bien el dato, pero con algún complemento que nos remitiera a esta precisa época en la que estamos viviendo. Gacyhell
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]