TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Lady Mary y su amigo Boeing

[C:228415]





Boeing era un perrote inmenso que tenía cara de malos amigos, como todos los boxers que uno contempla con un dejo de desconfianza. Generalmente, estos perritos son un verdadero amor, tiernos, juguetones, especiales para acompañar a personas de corazón sensible. Boeing, sin embargo, era un can de peligroso ancestro, puesto que había sido traído de la isla de Sicilia, siendo apenas un cachorrito. Se comentaba, aunque no había pruebas concretas, que el padre del perro había pertenecido a un sicario que le contagió sus malas costumbres. Esta, que parecía ser más bien una leyenda, la confirmaban los vecinos del boxer, quienes evitaban pasar cerca de la reja de aquella casona por el temor manifiesto de ser atrapados por las vigorosas mandíbulas de Boeing.

El furioso can atrapaba las palomas al vuelo y si bien no las mataba en el acto, estas fallecían de espanto al avizorar sus poderosos colmillos. Los gatos no se aventuraban a transitar por aquellos lados y muchos caminaban de puntillas por los techos de las viviendas vecinas, puesto que sabían que muchos mininos habían sufrido sorpresivos ataques de Boeing, quien era un as para trepar las murallas y quedarse arriba tomando el sol y asomando su cabeza como una horripilante gárgola.

Hasta los perros más peligrosos del vecindario temían aproximarse a esa casa, un rodweiller que no tenía compasión con nadie, un pitbull que escupía por el colmillo, un par de especimenes de la raza dobermann y un mastín napolitano que lo menos que hacía era morderle los tobillos a los colegiales que pillaba descuidados, daban vueltas en círculo alrededor de la casa de Boeing, pero no se atrevían a cruzar una línea imaginaria que tenían claro que, de traspasarla, corrían el peor de los riesgos.

Mas, como en todo cuento, sucedió lo increíble. Una tarde cualquiera, una hermosa gatita blanca que llevaba un corbatín rojo en su cuello, lo que en verdad, realzaba más su belleza, ingresó a la temible casona por una rendija que existía en un costado. Como ella era pequeñita, se filtró sin mayores problemas y cuando se encontró frente al furibundo can, hizo un gesto de desprecio y continuó caminando con paso airoso.
-¿Qué haces aquí en mis dominios?- pareció bramar el perro.
La gatita lo miró de arriba abajo desde su pequeña estatura y pareció contestar: Vengo a averiguar si esta casa reúne las condiciones para ser habitada por un ser tan exigente como yo.
Boeing abrió su espantoso hocico, pero este fue un gesto de simple sorpresa ya que nunca en su perra vida se había topado con un ser tan elegante y con ideas tan claras. A decir verdad, su instinto parecía haberse agazapado en un rincón, ya que no le acometían esos deseos de transformar a la gatita en simple estropajo.
-¿Como te llamas?- pareció preguntar el perro y la gatita, haciendo un coqueto gesto, pareció contestar –Mi nombre es Lady Mary y no tengo amo alguno por estos momentos. Es que soy muy meticulosa y me gustan los ambientes elegantes.
El perro se relamió el hocicote, no porque le hubiese entrado el apetito sino porque la minina aquella comenzaba a causarle una extraña admiración.
-Si lo deseas, puedo ser tu protector- pareció decir al cabo, el perrote, al verla tan delicada y ¿Por qué no? tan bellísima y elegante, con esa corbatita al cuello...


(Continúa)















Texto agregado el 11-08-2006, y leído por 149 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
12-08-2006 Si bien comenté esta historia sólo al final, me aprovecho de la gentileza de Gui para enviarle un cariñoso saludo a Eneas y su inseparable Collie. Anua
12-08-2006 !Wow! Buena historia, la leí en voz alta para que se enterase mi inseparable Collie, y cuando acabé de leer pegó saltó y dijo !Guau! eneas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]