TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / CARTA DE UN CORAZÓN GUARDADO III

[C:228551]


_______________________________________________


Ya no más. Una etapa de mi vida se a acabado pero como por arte de magia. Me sorprendió, y ahora mi corazón vuelve a ser apretado como antes de conocer el amor.

La noticia me llegó como un piedrazo en la cabeza; me dejó aturdido, confundido y tembleque, hasta el grado de no saber por qué estaba parado en donde lo estaba. Se trataba de que todo cambiaría en mi vida. Ya vaticinaba nuevos amigos, nuevas emociones, y nuevos y agradables descubrimientos, que, por estar encerrado en una sola persona, me había perdido de descubrirlos. Las cosas volverían a ser exactamente como antes, pero con una hermosa añadidura. Se trataba de saber que existían personalidades más similares a mí que la parecida persona que me sorprendió con su inesperada decisión.

Así creo yo que se concede la sabiduría. La experiencia en las vicisitudes de la vida forjan el buen juicio, y, depende de las actitudes que uno tenga ante tales experiencias, configurarán nuestra capacidad de entregar amor incondicional. Las penas de una noticia que en su momento es dolorosa e inaceptable duran sólo eso, un momento. Pero cuando uno se aleja de la subjetiva opinión que tiene de la persona que llegó a ser un verdadero ser amado, observa nuevos horizontes, nuevas cosas que antes sabía que existían pero que las aguantaba. Cuando sucede eso, ya nada es igual, por mucho que ambas partes se digan que siguen siendo amigos. Es imposible que las miradas se crucen sin sentir resentimiento y dolor. Pero ahora es eso lo que se aguanta, y se sobrellevan las relaciones humanas sin mayores obstáculos. Antes se aguantaban esos defectos que uno sabía que estaban allí, pero que por estima altísima y aprecio no eran importantes. La diferencia situacional que se erige cuando las decisiones de una parte te sorprenden a tal grado de dejarte perplejo, es inmensamente grandiosa e importante; me ha liberado en cierto sentido, liberado de sentir un aprecio exagerado hacia alguien que objetivamente no lo merece, obligándome a sentirlo por un falso motivo que se desarrolló, no porque yo lo quisiera, si no por su misma decisión.

Ahora no lloro, no hablo de cuentos de hadas, ni veo la lluvia caer por mi razón. Gracias a mis pies ahora bien puestos en la Tierra puedo llegar a sentir el mismo amor pero más razonable y equitativo. Ecuánime, incondicional, y sabiendo a quién debo dar lo mejor de mí. Es que siempre hay alguien que se parece a uno. Eso lo he aprendido. Llegué a mirar tan militarmente las cosas que sólo me cabían cuadrados en mis pupilas. Cuando ni siquiera me había dado cuenta de que tras de mí se escondía y escondían una persona y amigos que silenciosamente esperaba y esperaban a recibir lo que yo les podía dar: mi amistad y lo mejor de mí. Me he comprometido a hacer de las personas que me rodean más importantes que yo. Sólo así podré suplir el dolor y el vacío que me dejó lleno de sangre el piedrazo en la cepa por agradables experiencias y quizá, quien sabe, por alguien que realmente se la juegue en el nombre del amor, jajaja.

_____________________________________________


Todas las cosas pasan y otras llegan y esas pasarán también. Sólo espero que alguna cosas sea eterna, y llegue en su momento.

_____________________________________________

Texto agregado el 12-08-2006, y leído por 90 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
17-08-2006 aparte de la sinceridad de siempre es elaborado y yo diria que filosofico. me gusta mucho***** brunetespinete
12-08-2006 buen msj final.... sinceramente espero lo mismo... matonimo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]