TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / joceluiz / Mis historias tristes y las musas infinitas Parte 1

[C:228647]

Mis historias tristes y las musas infinitas Parte 1

No tengo más historias tristes que contarte. Ya no puedo resumir más mi vida. En la actualidad, y siempre, en sí, giré alrededor de dos mujeres específicas. Protagonistas de todas y cada una de mis historias tristes. No tengo más historias tristes que contarte. Ya no puedo seguir recordándolas, ni a ellas ni a las historias. En mi mundo triste, de historias tristes y de penas y de nada de esperanzas, el que gira alrededor de dos musas infinitas, aquel que te cuenta todas y cada una de las historias, no vivo más. He muerto en el preciso momento del último beso del último amor. Parece que el amor, después de todo, alimenta mi vida. No sé si será verdad. Lo creo, nada más. No tengo más historias tristes que contarte. Juegos bruscos, tontas respuestas y acciones indiferentes marcaron el destino del camino triste de mis historias. No puedo seguir más con esto. No puedo seguir hablando de mi vida. Sí, tienes razón. Las recuerdo, porque las amo. Tienes razón. Después de todo, entendías, ¿verdad?. Pensaba que eras indiferente, amigo. No, no, en lo absoluto. Gracias por escucharme. Tengo una historia triste que contarte en el día de navidad. Claro, sírvete café. Sólo cigarros. No. Fósforos también. Gracias. Siéntate, escucha. Soy una de aquellas personas que reconoce el amor al instante. Soy también tal vez el único estúpido que no sabe valorar lo que tiene. Las dos musas infinitas, ¿te acuerdas, verdad?. Claro que te acuerdas, amigo. Las musas, sí. Las musas infinitas. Ambas, en serio, me demostraron amor a cada instante. En serio. A cada instante. Claro, amigo, fallé las dos veces. Sí. No supe valorarlas. No, lamentablemente no. Nunca me perdonaron. Y no, después de ella no llegó ninguna más. Sí, sólo dos. Sólo he vivido dos veces. El amor es... Mi alimento, lo recuerdas, amigo. Tengo una historia triste que contarte en el día de navidad. Sí, una muy triste. No fui hombre. Ja ja ja, no amigo. Sí, sí cumplí, si es lo que quieres saber. Me refiero a otra cosa. Les falté el respeto. A las dos. Sí, a las dos. A las dos musas, sí. No, parece que no. Parece que no tienen ninguna diferencia. Aunque sí, amigo, sí. El nivel de humildad. Afecta, sí que afecta. Fueron dos relaciones distintas y casi idénticas. No, amigo, no te quiero confundir. Te voy a explicar. Ambas fueron rápidas, veloces. Como el pedo, sí, amigo, como el pedo. No, no. Duraron bastante tiempo. Sí. La primera, algo de diez meses, aunque secretamente no me gusta admitir que fueron más. ¿Porqué?. Eso te lo explico más tarde. Bueno, la segunda fue extraña. No, ella no, la relación. Sinceramente no sabía cuándo estaba con ella y cuándo no. Creo yo, que algo de cinco meses, o más, o menos, no sé. ¿Cortas?. Tal vez, pero llenas. Llenas de mentiras, pues amigo. ¿De qué más?. Es lo que soy casi siempre en el amor, una mentira. Muy aparte de eso. Muy aparte de las aventuras y de las mentiritas blancas, como les decimos, ¿no?. Muy aparte de eso. Mentía, amigo, y esto quiero que lo tengas en secreto, mentía, amigo, cuando les decía que las amaba. Sí. Una mierda, ¿no?. Es lo que soy, una mierda. Sí, lo digo, amigo, porque es la verdad. Digo que las amo porque el amor nace en mí de forma tardía. ¿Que cómo es eso?. Déjame explicarte, amigo. Amo cuando pierdo. Amo cuando soy reemplazado. Amo cuando me olvidan y cuando no me extrañan. Amo, ya, cuando no me necesitan, cuando ya no se preocupan. Amo cuando no soy amado. Amo cuando más recuerdo y, principalmente, amo cuando intento olvidar. Tienes razón. Eres muy inteligente, ¿lo sabías?. Sí, amigo, aún no las olvido. ¿Ahora te das cuenta porqué te digo que las amo?. No las he olvidado. A ninguna. A las dos las recuerdo muy bien. Muy bien. Sí, amigo, estaban muy bien. Demasiado para mí. En serio, no es broma. Escribo para ellas, amigo, no para su cuerpo. No juegues con fuego, amigo, te puedes quemar. Bombero no soy, médico tampoco.

Texto agregado el 12-08-2006, y leído por 196 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]