TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Los dioses cotidianos

[C:230174]






Secuestrador,
ten piedad de nosotros,
perdona nuestra poca holganza
y perdona a nuestra familia,
nada tenemos, ni un céntimo,
sólo profundo respeto
por tus acciones,
déjanos vivir tranquilos,
manifiéstate, pero no por estos lados.


Ladrón,
déjanos dormir en paz,
respeta nuestros muros
y nuestros tejados,
no envenenes a nuestro perro,
no nos asaltes nunca,
nada tenemos que valga la pena,
sólo nuestro respeto
y nuestro temor hacia ti,
déjanos dormir tranquilos,
así sea.


Patrón,
no nos quites nuestro trabajo
que el glorioso pan que comemos
nace de la comunión de tu empresa
y de nuestro esfuerzo,
no nos dejes en el desamparo,
perdona algunos atrasos involuntarios,
algunas ausencias,
perdona nuestros pequeños yerros,
nuestras indisciplinas,
siempre es más nuestro esfuerzo
que los eventuales ocios,
respeta nuestros derechos
así como nosotros respetamos los deberes,
no nos chantajees cada día
por el legítimo derecho a nuestro pan,
perdona nuestras deudas,
descuéntalas de a poco de nuestro salario,
amén.


Comerciante,
no nos ofrezcas más de lo que podemos pagar,
no nos tientes, que débil es la carne,
véndenos barato y en pocas cuotas,
no nos martirices con tus cobros desmedidos,
entréganos hoy y cobra en varios meses,
no nos inventes celebraciones que no existen,
déjanos ser simples y felices,
no nos condenes al consumismo,
permítenos dormir tranquilos,
sin letras ni pagarés, véndenos
un aparato mágico que sirva
para hacernos invisibles a tus ojos.


Hombre merodeador,
permite que yo pueda dormir tranquilo,
abrazado a mi amante esposa,
no le hagas guiños, que ella se lo cree,
tengo hijos que necesitan una madre,
no ambiciones a mi mujer
ni te hagas el galán durante mi ausencia,
respeta lo ajeno, tú tienes lo tuyo,
déjanos dormir en paz,
anda a merodear a otro lugar
y guarda tu discurso y tus perfumes
para otra que si te haga caso,
déjame concentrarme en mi trabajo,
no puedo darme el lujo de pensar en ti
y en las infidelidades de mi esposa,
estoy elaborando el pan para los míos
y ruego que ella sea consecuente con esto
y no te haga caso aunque te hagas el lindo,
líbranos de tu mal, no quiero ser cornudo.


Señora de la iglesia aquella,
no golpee mi puerta a tan tempranas horas,
no quiero pertenecer a su culto
que ya mucho reniego del que me impusieron,
no trato de decirle que soy ateo
sino alma que busca un buen postor,
no me gustan sus palabras, buena señora
porque recién acabo de conciliar el sueño,
aún retumban en mi cabeza los tambores
de esa fiesta que hicieron mis vecinos,
no necesito moralina, señora santa,
déjeme descabezarme otro sueñito,
voy a cerrar la puerta respetable dama
y si no saca sus dedos se los atrapo,
no me importan los castigos que pregona
ese dios rimbombante que nunca será mío














Texto agregado el 18-08-2006, y leído por 159 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
19-08-2006 jajaja, sos un genio!!! están bárbaros todos, todos, todos. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena
18-08-2006 Como se dice en mi tierra, te quedaste conmigo,, Chapeaux ( creo que se dice así...¿No?) churruka
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]