TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Hablemos de ortografía : Escribe MENA, invitada a la Columna de los días lunes

[C:232485]


Hablemos de ortografía

¿Qué pasa con la ortografía?


"¡Jubilemos la ortografía!" Tal ha sido la declaración de uno de nuestros más populares escritores latinoamericanos y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez. En el Primer Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en la ciudad de Zacatecas, México, desde el 7 al 11 de abril del año 1997; dos premios Nobel de Literatura, Camilo José Cela y el anteriormente citado autor colombiano, abogaron por "dejar que ese torrente vivo que es la lengua española siga su curso: que la libertad de los hablantes vaya conformando el idioma y que se imponga la justicia de la implacable erosión semántica" (declaración de Camilo José Cela) y "jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna"(sugerencia de G.G.Màrquez).

Si es cierto que una lengua viva y rebosante de salud como el castellano ha llegado a ser el cuarto idioma hablado en el mundo actual, después del inglés, del chino y del hindú, cierto es también que las diversas características de nuestro mundo actual plantean una interrogación. Interrogación a la que los mejores representantes o utilizadores enamorados de nuestro idioma han tratado de contestar de manera lógica y sin restricción alguna.
Todos los medios de comunicación que utilizan el idioma español, estaban representados en este congreso: prensa, libros, radio y televisión, cine y nuevas tecnologías. Al igual que destacados lingüistas y catedráticos. Ha sido importantísimo el resultado de esta reflexión sobre el devenir de nuestro idioma; una suerte de toma de conciencia masiva ante el peligro real de "la imposición progresiva de una matriz mercantilista en los medios de comunicación" que "está llevando a un reduccionismo ideológico y discursivo que afecta a la lengua". Con un real peligro al horizonte "el pensamiento único".

Cierto es que el problema actual es la globalización del idioma inglés: único punto de referencia para el comercio internacional y para los intercambios que necesitan, obligatoriamente, las claves idiomáticas dictadas por la extensión del uso de las computadoras. El recién nacido Internet, es un ejemplo concreto. Las referencias necesarias para ejecutar las diversas comunicaciones a través del planeta, tienen sus referencias en inglés. Si el inglés es obligatorio para poder comunicar en lugares tan apartados como Indonesia o Estambul, también lo es cuando se trata de captar o de ponerse al día en las nuevas tecnologías.
Sin embargo, no hay que olvidar que nuestro idioma español siempre ha rebosado salud. Lo extraordinario que ha tenido en si el idioma de Castilla, es la maravillosa facilidad con la que ha sabido adaptarse, adoptando vocablos que lo han enriquecido y no empobrecido. Claro es que hay que saber distinguir entre diferentes "idiomas castellanos".

Nuestra lengua latinoamericana es un ejemplo concreto. El castellano que hablamos los latinos, desde México a la Patagonia, se ha ido adornando con vocablos agregados, captados o extraídos de las lenguas locales que los españoles sometieron. Y esas lenguas que convivieron durante siglos con el idioma de Castilla, han logrado infiltrarse por las brechas diminutas que abrió la raza.
Y, ¿qué decir de nuestra pronunciación? Todos los latinos somos conscientes que entre la "z", la "c" y la "s" no vemos la necesidad de hacer diferencias, que ignoramos los plurales en la lengua oral y el "vosotros" son « unos desconocidos que llegaron de Europa »
El tuteo, en Chile, representaba, y pienso que representa aún, un vocablo tan íntimo, que sólo se usaba entre gente de la misma edad y siempre y cuando estuvieran muy ligados. Era de uso más habitual entre chiquillos (gente menor de edad).

El usted y ustedes es uso de respeto, contrario a la familiaridad empleada con alguien que es considerado como siendo inferior o puesto a la misma altura. La familiaridad no podía ser entre gente de origen social diferente, ni tampoco en el orden jerárquico dentro de una misma familia. Reminiscencias que nos vienen, quizás, de un pasado colonial que aún no ha sido superado.
El caso es que, en el simple uso idiomático oral el castellano ha sido utilizado de otra manera, mas no es lo mismo con el idioma escrito.
En el diario "El País" del 28 de abril de 1997, un artículo muy interesante de Miguel García-Posada, que aboga también por una ortografía "revisada" dice muy concretamente: "la entidad de un idioma no se mide por el número de sus usuarios"(...) "la talla de una lengua se mide por su presencia en los foros internacionales, en los congresos científicos, en las bibliografías especializadas"(...) "El verdadero problema de fondo del castellano es éste: pese a sus magnitudes, pese a su literatura, pese o por las hispanidades, sigue siendo una lengua casi regional, que, no obstante, multiplica el número de sus hablantes en progresión geométrica".

La ortografía castellana debería, según Miguel García-Posada, ponerse al alcance de todos, sobre todo de los sectores más humildes de la sociedad, instaurándose un código "donde los signos gráficos representen de modo unívoco a los sonidos". Y termina citando las reformas ortográficas "suaves" del poeta Juan Ramón Jimenez que escribía "jente " "estraño ", llegando en su última época a eliminar la hache de la exclamación oh!
Cabe entonces, en un primer tiempo, profundizar la necesidad de mantener todavía las haches, dejar que la uve y la b se entremezclen para formar un monstruo bicéfalo, quitar la pronunciación de las z y de las c, si esto logra al menos aligerar el uso escrito del idioma castellano, pues, ¡jubvilémoslas !


Diomenia Carvajal : MENA

agosto de 2006


Texto agregado el 28-08-2006, y leído por 1482 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
10-09-2013 para aclarar una cosa es la fonética y otra la ortografía, cambiar aunque interesante suena muy complicado por que la ortografía nos lleva al significado de las palabras así que omitir ciertas reglas nos podría confundir en algunas construcciones gramaticales kenshin
22-07-2013 Muy ingeniosa frase ¡jubilemos la ortografía¡ Sin embargo ,no creo que sería una buena idea llevarlo a cabo en el acto de escribir o crear una obra . Como en todo mundo civilizado existen normas a las que debemos ceñirnos para lograr una convivencia armónica. Lo mismo en la creación de textos no podemos prescindir de las normas ortográficas tan necesarias en la comprensión de textos. marimarina
30-08-2006 Pucha que me has dejado pensativo...Detrás de lo dicho, hay cuestiones filosoficas hondas sobre la cultura, el sujeto de la misma, y otras cuestiones derivadas. Gracias por hacerme pensar, o "romperme el coco". Máximo islero
28-08-2006 Interesante reflexión. Para no repetir cosas ya dichas, sólo señalo mi desacuerdo con cualquier cosa que debilite la semiótica castellana. El idioma, efectivamente, sigue creciendo, no PESE a la ortografía, precisamente. Iwan-al-Tarsh
28-08-2006 Hacerle caso a G.Márquez o a Sarmiento y a todos los que proponen la libertad ortográfica están proponiendo la anarquía ortográfica. Se crearán nuevas reglas para decidir si se escribe abyaneda o Habelianeda. Me parece que no es necesario dar más ejemplos. La abolición de reglas llevaría no a la libertad sino al libertinaje. Ninive
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]