TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / hache / Segundos afuera

[C:238094]

__ La maté Alejo...
__ ¡ya no estés chingando con eso Enrique!, mejor harías en contarme que pasó
__ Eso pasó. Sólo eso. Le pasé la mano por detrás de la nuca, le giré la cabeza hasta enfrentarme directo con esa boca que me sé de memoria, y con la otra mano...
__¡Ya basta!, ¡no es posible que me estés diciendo esto!, sabes de sobra cuanto quiero a Andrea, cuanto los estimo a los dos, y lo mal que me pone saber que tienen problemas, pero esta vez estás yendo demasiado lejos...
__demasiado lejos, nunca es demasiado cuando se trata de hablar de distancias, ni siquiera imaginas cuán lejos se puede estar en una cama de dos plazas
__Es evidente que no quieres cambiar de tema, parece que te hiciera feliz mortificarme.
__ y...¿quien te dice?
__Esa mosca se va a caer en tu copa.
__¿Sabes que las moscas eran el único sonido que se escuchaba en el baño, después que terminaron los truenos sordos de las burbujas? aún me duele la mano, también me duele la mirada sin fondo. Me miraba con la certeza de haber comprendido. Siempre me creyó un idiota, supongo que en esos 112 segundos se dio cuenta que no lo era, que en realidad la amaba y en nombre de ese amor excusé sus mentiras, fingí creer sus estúpidas coartadas, fui ciego, sordo y mudo.
__Entonces...
__Te lo dije, pero tú igual que ella me crees un idiota, incapaz de dejarla, un imbécil que se conforma con las migajas que caen de la mesa.
__¿Cómo pudiste?, ¿por qué?
__Ey, si vas a preguntar que sea de a una. Tengo todas las respuestas, quizá no tengas tiempo de escucharlas, pero tengo todas las respuestas, por ejemplo: ¿porqué no la saqué a patadas la primera vez que supe que tenía la piel ardida por un sol que no era el mío?, porque supuse, ingenuo de mí, que al final volvería convencida que no hay más colores que los que yo le regalaba en el arco iris cotidiano, ¿por qué cuando le dije, hueles a perfume...y me contestó sonriendo casi con ironía, “es aroma natural”, y el perfume que emanaba de su piel era de hombre, a sándalo, como el que te gustaba usar a ti cuando estábamos en secundaria y lo pagaba tu papá, ¿lo recuerdas?
__No es cierto. No puede ser cierto. ¡No quiero que sea cierto!
__ Eso mismo ves...eso mismo me decía yo cuando las evidencias me estallaban en la cara. Es increíble la capacidad del hombre de hacerse pendejo para no aceptar, para no tomar una decisión que lo parta al medio como una sandía madura.
__¿Que vas a hacer ahora? ¿Qué vamos a hacer ahora?,
__No sé. Yo no sé, tú quizá si. Alejo Caballet siempre sabe lo que hay que hacer ¿no?, esta vez no será la excepción, ¿o sí?, Bébete ese vino que ya estoy cansado de apantallarle las moscas
__Sabe a almendras y tiene un perfume raro.
__Los vinos ordinarios son como algunas mujeres, parecen buenos, se ven como los buenos y sin embargo cuando los pruebas te saben mal, y uno se empeña en ver si el próximo sorbo sabe mejor, hasta que se acostumbra y termina convencido que el vino de baja calidad es lo mejor que hay. Igual que con las mujeres, sobre todo si te pasaste la vida tratando que esa mujer te quiera, que te apruebe, que esa admiración que dice sentir por ti sea genuina. Entonces, al igual que tú ahora, bebes hasta la última gota de la copa para pasar de una vez el mal trago.
__Este vino no es ordinario, es Casillero y sin embargo sabía mal.
__Quien sabe si el contenido corresponde al continente. Eso es como los amigos ves, no como las mujeres. Tu ves el envase y sigue siendo noble, pero el interior de tu amigo cambió, y es tóxico, muy tóxico, especialmente para quien no puede convencerse
__Nunca vas a perdonarme ¿verdad?, no importa, ya no importa.
__ ¿Lo ves?, siempre tienes razón. Ya no importa, en un rato más estarán juntos, yo lo sabré como siempre lo supe, pero ya no volveré a preguntarte cómo te fue en el Golf Club y escuchar como me cuentas mentiras sobre las pláticas con tu jefe, mientras huele el aire a Chantal sumado a sexo de Andrea, ni le preguntaré a Andrea como le fue en su clase de yoga mientras me da nauseas el olor a sándalo. Nunca me gustó tu perfume, ¿te lo había dicho ya?
__No jodas Enrique ¡¿qué le pusiste al vi...
__Esa mirada tuya también me va a doler Alejo. Igual que ella en 112 segundos comprendiste. Se llevaban bien ustedes dos, debieron haberse escapado juntos, ¿nunca te lo pidió? No, claro que no. Le gustaba mucho el color de mi tarjeta de crédito, creo que siempre admiró el color oro. Cianuro Alejo. Le puse cianuro. Te dije que tenía todas las respuestas...mozo, la cuenta por favor, ud no tiene la culpa de que este infeliz haya decidido suicidarse ...

Texto agregado el 19-09-2006, y leído por 603 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
03-12-2013 Genial... mis estrellas. La_Pachamama
18-12-2010 Muy bueno. Me atrapaste en tus letras y fue un placer. Muy buen relato y muy bien escrito. Un abrazo y mis estrellas. Magda gmmagdalena
17-01-2009 Estupendo entramado de diálogos y negrura. Mis estrellas. justine
11-11-2008 Un relato armado sobre los diálogos de los personajes. Un arte misterioso para muchos de nosotros. El sujeto ese está al borde de la muerte, matando para vivir. ¿Como hacer para saber que puede pensar alguien en ese acantilado aterrador? Misterio para mi. Gran relato. Todas las estrellas. cala
06-08-2008 Sugiero incluir el cuento en las cátedras de Narrativa. Puede ser analizado, escudriñado, a cualquier nivel. Y aprende uno al hacerlo. Mi reconocimiento. danielnavarro
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]