TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mifune / La sonrisa oculta de Gógol

[C:245276]



La sonrisa oculta de Gógol



Nicolai Gógol (1809-1852) es reconocido, junto con Alejandro Pushkin, el creador de la moderna prosa rusa; sin embargo, algunos críticos literarios han llegado a considerarlo –a partir de sus “Pasajes selectos de la correspondencia con sus amigos” (publicados durante el período de crisis moral e ideológica del autor)–, como un “reaccionario acérrimo” y “constante defensor de la aristocracia imperial”(1); e incluso, el gran escritor ruso y crítico del arte, Vissarion G. Bielinski, precursor del radicalismo ruso que abrevaba de las aguas del socialismo utópico, en una carta abierta lo acusa de ser “profeta del látigo […] apóstol de la ignorancia, campeón del oscurantismo […] y panegirista de los métodos tártaros”(2).

Bielinski, así como otros acusadores, se han adelantado un poco (si no un mucho) a lanzar semejantes juicios contra uno de los escritores más grandes que ha dado la Rusia zarista. Pues Gógol, más que un defensor de las “buenas costumbres”, no es mas que un enigmático artífice de la risa, y la prueba de ello está en dos de sus obras más importantes: El inspector, que supuso una violenta sátira contra la burocracia imperial y Almas muertas, “donde pone al descubierto, toda la vileza y putrefacción del régimen de la servidumbre y el zarismo”(3).

Gógol, como dijo Máximo Gorki, es un escritor despiadado consigo mismo y con los hombres”(4). Con los hombres porque señala su hundimiento como seres pensantes, y consigo mismo porque “tampoco él es capaz de escapar de este mundo tan tedioso como absurdo”(5).

El capote, la última novela corta de la serie de sus Novelas de Petersburgo, es un relato tragicómico que trata del problema de la burocracia; siendo Gógol el primer autor que se ocupó de dicho dilema, puesto que, a su vez, fue durante algún tiempo funcionario público en la capital zarista.

Alejandro Herzen, escritor ruso y contemporáneo suyo, escribió que “Gógol descorrió un poco el velo que la oculta y nos mostró a la burocracia rusa en toda su fealdad, pero, sin proponérselo, nos reconcilia con ella porque nos hace reír. Su talento cómico puede más que su indignación. Además de que, ahogado por la censura, apenas si pudo rozar nada relacionado con el aspecto más sombrío de ese mundo repugnante, de quien, sin embargo, depende la suerte del desgraciado pueblo ruso.
“En esas sucias oficinas, por las que tenemos que abrirnos paso a empujones, hay unos hombres zafios y descuidados que escriben en unos papeles grises y copian después lo escrito en unos pliegos con el sello oficial –y las personas, las familias y hasta pueblos enteros son víctimas del escarnio, terror y ruina que ellos siembran–“(7).

Aunque, si bien es cierto, que Gógol no trató de profundizar en El capote el asunto burocrático, no por ello deja de darnos una excelente descripción de lo canallesco y mediocre que resulta la vida de un burócrata.

Por otro lado, en El capote, Gógol no intenta ocultarnos su sonrisa guasona al detallar las insignificantes peripecias de un insignificante funcionario de algún insignificante departamento, por comprar y recuperar un capote nuevo; sino todo lo contrario, el autor intenta hacernos entender que él también está presente, burlándose de nuestro querido Akaki Akakkievich, e incluso nos muestra un alarde de su talento que “consiste sobre todo en su capacidad de descripción de lo pequeño y lo absurdo”(8).

No obstante, a pesar de todo, existe una segunda sonrisa, que esta vez se oculta entre las páginas de la novela y que consiste en burlarse de nosotros; ¿o a caso hay alguien en el mundo que no haya sentido elevar su status social al comprar unos pantalones nuevos, una camisa nueva o un par de zapatos nuevos? Tal parece que Gógol, a través de los años, nos sigue con su sonrisa lacerante, burlona, penetrante, como diciendo: ¡Miren, ahí va uno con su capote nuevo!

“La risa de Gógol tiene una colosal fuerza destructora”(9).

“Pero con humor o sin él, el autor […] pensaba que su obligación iba más allá de la de puramente divertir”(10).

No en balde, Dostoievski, había sido el primero en reconocer que todos los escritores rusos de su generación eran hijos de El capote (11).

Edmund Wilson, en su prólogo a la edición española de Almas muertas, apunta que “Gógol rara vez escribe una oración que no tenga interés desde el punto de vista literario –es decir, desde el punto de vista de un uso especial del lenguaje para crear impresiones–.
“Es como si uno consumiera sin pausa un gran tazón de sopa ucraniana, llena de calabazas y betabel y patatas, pedazos de esturión y tiras de carne de res o de pato, con una base de crema agria […] no hay ningún otro escritor que parezca haberlo mezclado todo de esta manera”(12).

Por último, sólo nos resta aprender a leer, es decir, saber leer entre líneas…





Notas


(1). Ronald Hingley, Historia social de la literatura rusa, 1825-1904, pág. 34.

(2). Íbid, pags. 34-35.

(3). S. Mashinski, prefacio a las obras de Gógol: Tarás Bulba. Novelas de Petersburgo, pág. 7.

(4). Máximo Gorka, “Sobre el arte ruso” en Pensamientos sobre la literatura y el arte, pág. 84.

(5). Edmund Wilson, prólogo a la obra de Gógol: Almas muertas, pág. 15.

(6). Ronald Hingley, Op, cit., pág. 185.

(7). Alejandro Herzen, “Lo vivido y lo pensado” en Ronald Hingley, Op, cit., pág. 186.

(8). Ronald Hingley, Op, cit., pág. 34.

(9). S. Mashinski, Op, cit., pág. 7.

(10). Ronald Hingley, Op, cit., pág. 21.

(11). S. Mashinski, Op, cit., pág. 12.

(12). Edmund Wilson, Op, cit., pág. 8.



Bibliografía


Gógol, Nicolai, Almas muertas, Barcelona, Bruguera, 1983.

------------------, Tarás Bulba. Novelas de Petersburgo, (3ª ed.), Moscú, Progreso, 1979.

Gorki, Máximo, Pensamientos sobre la literatura y el arte, Moscú, Progreso, 1981.

Hingley, Ronald, Historia social de la literatura rusa, 1825-1904, Madrid, Ediciones Guadarrama, 1967.

Texto agregado el 20-10-2006, y leído por 140 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]