TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mariaX / DE NADA A TODO

[C:249130]

Comenzó todo en el principio: cuando la nada no existía por que lo era todo; ni tiempo, ni espacio, ni luz ni oscuridad, ¡nada!

Fueron tiempos confusos, tal vez por que no eran tiempos, eran nada; pero al ser nada, lo eran todo y eso los convertía en lo único. De nada a todo y de todo a no ser nada más de lo que ya eran.

Esto y nada más era el universo antes del universo; la vida antes de la vida; la inexistencia.

Fueron estos días que no eran días ni tampoco noches, los responsables de lo que hoy conocemos cómo el todo, lo que existe y es “real”, la vida que se vive día a día y noche tras noche: nuestro todo y nuestra nada.

Volvamos un poco atrás para tratar de darle un hilo “coherente” a la historia, dentro de lo que esto se pueda significar:

Primero, la nada era todo, por tanto estos dos conceptos o estados que no existían, fueron uno solo que reinó durante decenas, centenas, miles y millones de algo que no era tiempo pero que en vez de ser algo fue nada para poder existir. Segundo, cuando esta era evolucionó hasta llegar a nuestros tiempos, dejó de ser lo que era, o lo que no era, para convertirse en un montón de algo que ahora lo es todo.

Como en la vida misma (la que conocemos como tal), en ese “no-entonces” el final de una era significaría el principio de otra; la muerte invencible con un único fin noble: ser generador de vida.

Transcurría lo que ya era tiempo y a medida que este acarreaba nuevos estados existentes, la nada como el único todo, lentamente se desvanecía en la inmensidad del vacío para empezar a existir. Ya era nada por que ahora había algo más y el todo se empezaba a definir como concepto de infinidad.

El ahora todo se agrietaba, y a medida que el tiempo masticaba lentamente sus cimientos, la evolución de nuevos universos aceleraba su curso acrecentando el caos, la incertidumbre y el temor. Eran tiempos de oscuridad por que ya conocían la luz, tiempos de nuevos mundos, nuevas eras, nuevos estados existentes.

Se esperaban consecuencias nefastas. Depresión y pánico invadirían el nuevo estado de existencia; la fuerza, esperanza y el triunfo eran aún débiles y pequeños, en medio de una guerra existencial que por fortuna, parecía llegar muy pronto a su fin.

Sin más recurso que esperar, pacientemente se esperó. Luego ocurrió; el estallido final que acabaría con la eterna agonía culminó. El tiempo se detuvo en la inmensidad del vacío y la nada chocó con el todo y la noche con el día y todas las fuerzas provenientes de otros espacios, otras eras y otros mundos, colapsaron en una explosión de estados del todo evolucionado hasta convertirse en el infinito.

Volvía la calma después de todo, el equilibrio reinaba sobre la vida misma y los nuevos seres convivían sobre restos del resultado de la reacción del todo colapsado. Energías equilibradas para coexistir en una misma era. Amanecía como nunca antes, la mezcla generaba un entorno perfecto y la vida existía y coexistía con la muerte; vida y existencia como un todo invencible en la infinidad.

Este fuel final del principio de estos tiempos; del ahora como el siempre y del atrás como el comienzo. Provenimos de la nada que sacrificó su existir por el del todo.

Texto agregado el 04-11-2006, y leído por 85 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
05-11-2006 Un texto casi metafìsico. doctora
05-11-2006 "Tienes talento pequeña" eso es lo que te diria un vaquero. Me gusto mucho*****Pablo melenas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]