TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Lazurd_de_la_Fata / Pasiones del explorador

[C:250149]

Pasiones del explorador
Sin fecha
Sin saber a dónde ir, iba mi barco en el periplo del destino más allá de las fronteras de la mar. Navegante y tumultuoso, enérgico y pueril barco se tambaleaba por las olas que lo azotaban fustigándolo en los muslos helados, obstáculos para mi destino, iceberg para mi océano. En el ártico encontré un espeso bosque de lirios polares que eran vigilados por pequeños líquenes mustios. Corté esas flores para traértelas de recuerdo, pero su savia blanquecina fluyó. Triste por esto seguí mi viaje al sur, más aún, donde me encontré con pabellones de hielo, glaciares inexplotables, abismos infinitos y un cráter inmenso. Lo rodee para examinarlo y llevarlo a los grandes investigadores. ¡Era mi primer hallazgo geográfico! Hacía frío y el tiempo empeoró trayendo una lluvia terrible. Me refugié en una cueva, al norte, un sitio húmedo por lo demás. Había estigmitas y estalactitas blancas, tanto así que parecían mármoles y pensé en llevarte algunas de regalo pero un monstruo sin cabeza me ahuyentó. Ya cansado de aventuras me posé sobre una gran montaña que me permitía ver todo el nuevo territorio conquistado y de pronto caí hasta llegar a un bosque increíblemente denso, gris y suave… cuando logré salir me hallé en un laberinto con un gran precipicio en el medio, era como un embudo que me tragaba. Tuve mucho miedo de morir lejos de ti pero me aferré a algo de metal que colgaba en una de las orillas del laberinto. ¡Salvado otra vez! No quería más aventuras pero al salir del laberinto tenía dos opciones: volver al bosque o ir a un desierto sin límites conocidos. Me arriesgué y aquí estoy todavía intentando encontrar la salida de este mundo tan loco en que me encuentro. Desierto sin arena, tibio, de piel. Se mueve como pequeños temblores del centro de la tierra o será que hay un volcán cerca y aún no lo descubro. Volveré al sur, tengo sed y pensé en beber un poco de esa savia de los lirios. Jamás pensé que terminaría así, perdido y sediento. Me reencontré con el cráter y el desierto se esfumó para transformarse en bosque como de bojedales, pimientos que paulatinamente se convertían en árboles de pino, ébano y roble. El sotobosque era infernal, las lianas se cruzaban entre sí y no permitían el paso. Maldición, debo llegar antes que muera de sed. Te amo… no me dejes morir, sólo un poco más. ¡Lo logré! en los iceberg de nuevo, bebí un poco y seguí mi viaje hacia uno de esos glaciares. Caminé y caminé, hallé una pequeña colina justo a la mitad y me vi atrapado por un muro, la tremolina no me deja oír una melodía lejana. Traté de escalar pero me resbalaba. ¿Es el fin de mis aventuras? el viento cesó y distinguí el sabor de la lluvia… muy salado para ser agua. Identifiqué esa melodía, muy bella para ser el viento… era el canto de la tierra. Palpé el bloque de hielo en mis manos y lo hallé muy cálido para ser hielo. Confundido me devolví hasta el bosque y lo encontré muy diáfano para ser bosque espeso. ¿Será que todo es una quimera por mi embriaguez? , ¿Estoy solo en este mundo alocado?... Amanece y veo con más claridad las cosas, nunca me hallé solo.

Texto agregado el 08-11-2006, y leído por 57 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
14-11-2006 Parece un sueno lleno de realidades, eutopia
08-11-2006 Me coparon periplo del destino y pueril barco °°°°° Melisacampos
08-11-2006 Cuanta belleza, me perdi en el vuelo de maravillosos paisajes, senti el frio congelando mis làgrimas...FANTASTICO!!!Estrellas vienen por ti. Saludos ***** indianala
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]