TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Mi negro se llama Blao. Escribe Azulada

[C:251113]


Mi negro se llama Blao



(Nota preliminar: La colaboración de este lunes
la dedico en exclusiva a presentarles a quien
a partir de hoy va a ser mi adjunto colaborador
en esta sección de La Columna)



Tenía yo muchas cosas que contarles. Pero me pasa lo que al burro del gitano: que sé hablar pero no pronuncio. Tinta tengo, pero no pluma. Y es que ser arte y parte al mismo tiempo, tiene sus inconvenientes.

De pronto me acordé de los negros en la literatura: esas personas que se prestan a escribir ajeno, que narran y versifican con el nombre de quienes les contratan.

Y pensé:

“Mecenas encargó a Virgilio sus Geórgicas. Hasta el mismo “patito feo” alquiló los servicios de Andersen para que contara sus desventuras. ¿Por qué no buscar yo también a alguien que escriba por mi lo que yo no puedo?”

No tuve que andar muy lejos para dar con Blao, que así se llama mi negro, pero les confieso que me costó trabajo. No siempre lo cercano se encuentra a la vista. Así pues me adentré por pasadizos oscuros. Recorrí tabernas y lenocinios. Traspasé muros invisibles. Me deshice de malezas y espinos. Llamé insistentemente a puertas inexpugnables. Al principio este hombre se hizo el escurridizo, el remolón. Le grité muchas veces. Tan sólo oía el eco sordo de mis palabras. Y vinieron a mi mente aquellos versos de Juan de Yepes: “¿Adónde te escondiste, / Amado, y me dejaste con gemido? / Como el ciervo huiste, / habiéndome herido; / salí tras ti clamando, y eras ido.”

Aburrido por la tardanza de su respuesta, desistí. Y en ese preciso instante, sentí su presencia escondida en el agujero de mis huesos. Lo encontré incrustado cual caracol en el hueco de mi propia carne.

Me dijo:

“Yo soy Blao. Si deseas que tu nombre se apodere de mis letras, lo vas a tener difícil. No se trata de dinero. Cobro bien poco, lo justo para dar de comer a mis manuscritos. Pero si quieres que te preste mi inteligencia, que ponga en mi estilográfica tu autoría, tendrás que renunciar a tus ideas. Es imposible sostener en una misma mano la verdad y la mentira, estar a favor y en contra de una misma filosofía.”

Después de escuchar el dilema de Blao, la alegría de haberle encontrado se mezcló con la incertidumbre de no saber si este hombre sería la horma indicada para calzar mi zapato, la persona deseada para disfrazarse de mi propio pellejo.
Ajeno a mis pensamientos Blao siguió con su manifiesto programático. Pues a proclama de partido sabían sus palabras:

“Somos incompatibles como la sartén y el mango. ¿Ves aquel niño en la placeta?”

Un niño se entretenía en lanzar rápido con las manos una pelota hacia delante. Inmediatamente corría a toda velocidad para poder atrapar el balón allá donde lo había lanzado.

“A este chaval le resulta complicado ser al mismo tiempo guardameta y rematador -me recalcó. Y es que ser yunque y martillo tiene sus inconvenientes. Podríamos hacernos daño, sufrir mucho”.

Escuché sus advertencias y le dije:

“También tiene sus ventajas tener al enemigo en casa”.

Por el tiempo que llevo con Blao tengo la impresión de que no coincidimos en nada, pero me conoce lo suficiente como para hacerse pasar por Azulada.

Al final llegamos a un acuerdo.

Blao será mi asiduo colaborador en estas entregas. Donde yo ponga nubes, él colocará estrellas. Si yo, fuego, él, agua. Con su suelo y mi montaña, los dos al alimón, entre rencillas y abrazos, olvidos y semblanzas, escribiremos estas partidas.



Juan Martín Serrano : Azulada
Murcia. 13 de noviembre, 2006

Texto agregado el 13-11-2006, y leído por 196 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
26-11-2006 Eso es lo que tiene Azulada: ¡TALENTO! La originalidad de presentar a su "negro", llamado "Blao", que no duerme en la Biblioteca Nacional, y se despierta soplando los manuscritos, libros o los cuentos de la abuela Dominga. Una original manera de presentar la inspiración. Blao también habla y cuenta cosas, y no todas están escritas en la Biblia, en la Iliada o en la Araucana. El ingenio corre por las venas del escritor como corre la savia por el tronco del árbol hasta alcanzar las ramas, haciendo brotar nuevas hojas ¡NUEVAS! Todas mis estrellas, compañero, con la esperanza de leerle de nuevo a usted. maravillas
20-11-2006 ¡Ja! Inteligente juego de roles. Y si, todos tenemos un Blao en alguna parte. Muy buena introducción con el talento al que nos tiene acostumbrados... Gracias. 5* JuanadeNadie
15-11-2006 Pues... sólo nos queda esperar. Espero que tu "negro" no te salga caro :) // Un abrazo, Juan. neus_de_juan
14-11-2006 Nada me queda que añadir, sólamente lo que siempre te digo: !Eres genial, tío! margarita-zamudio
13-11-2006 Va a tenerlo complicado Blao, también tú, Juan, pero si uno no se complica un poco, no resuelve y si no resuelve no adelanta. La presentación promete y ansío leer algo de "ambos". Enhorabuena y gracias por compartir con todos tus escritos. graju
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]