TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / esclavodelpienso / El Preciado Elemento

[C:251221]

-El Preciado elemento-



3 de Junio del año 2008



La lluvia cae, mojando todo lo que roza con sus frías gotas. Es una noche tranquila, helada, típica noche de invierno argentino.

En un colectivo que la lleva a su casa, Guadalupe mira a través de la ventana empañada las gotas de lluvia, y va pensando en la gente que pasa, cada uno con sus alegrías, con sus tristezas, con su amargura , cada uno con su amistad y sus amores, con sus rencores, con sus llantos y sus emociones, cada uno con sus sentimientos, con sus broncas, cada uno pensando en lo suyo, recordando besos, llantos, risas, tan propios de cada uno, tan propio que no se pueden robar, que se esconden en el alma para que no se los puedan olvidar. Cada persona con su sueño, un sueño humilde, un sueño amoroso, o un sueño sin realizar, o pensando o en su ambición, en sus hijos, en sus vicios o en su hogar. En fin cada persona viviendo su vida, esa vida tan propia, tan particular y diferentes a las demás, pero a la vez tan relacionadas entre sí, vidas que se necesitan unas a otras para poder sobrevivir en este mundo, en este mundo enfermo.

Ella llega a su casa, cansada de un largo día escolar. Toma una ducha larga de varios minutos, le encanta sentir como el agua se desliza por su cuerpo joven de 17 años. Sale del baño, prende la televisión, se sirve un vaso de agua y mira un documental sobre la problemática de la escasez de agua en el futuro, donde científicos norteamericanos, afirman que en 40 años no quedará en el mundo ni el 1% del agua potable que existe hoy en el mundo si no se hace algo al respecto y se sigue derrochando como hasta ahora. Cambia de canal y ve una propaganda de una campaña sobre la concientizacion del correcto uso del agua, una campaña más, de las tantas que la sociedad ignora , que no quiere o no logra captar, que hace caso omiso, tomándolo como un entretenimiento mas de los medios.

Guadalupe apaga el televisor, se dirige a su cuarto, se recuesta en su cama. Mirando caer la lluvia por la ventana, cierra los ojos y se duerme, se duerme profunda y tranquilamente.





Agosto del año 2049



Cinco de la mañana, Ignacio se despierta por el ruido molesto que hace una canilla que gotea en la cocina, la cual tendría que haber arreglado, pero su trabajo en la oficina no le deja tiempo para su vida.

Somnoliento, se sienta en la cama, prende el televisor y hace un aburrido zapping. Se detiene en un noticiero de la madrugada donde muestran las crudas imágenes de un tsunami, que castigó Asia. Hace un año ya que estos cataclismos vienen golpeando al mundo, demostrando una vez más cuan insignificantes son los humanos ante los ojos de la naturaleza.

La mañana del jueves 23 de agosto es muy calurosa, el aire acondicionado apenas apacigua los 39 grados, recordando a las siestas en un enero riojano. Hace ya un año que no llueve en al ciudad. En el país, las únicas lluvias trajeron como consecuencias grandes inundaciones en el Chaco y Formosa.

En las ciudades más pobres y más áridas del país (y del mundo) la sequía afecta duramente la agricultura, haciendo imposible que cualquier cosa crezca en esas tierras y esto tiene consecuencias terribles, ya que dependen de los campos y sus cultivos para el sustento económico.

El problema es menor en el resto de las ciudades, que cuentan con un complejo sistema de abastecimiento de agua, pero pese a esto no dan a basto para suministrar a todas las grandes urbes, debido a un inmenso crecimiento demográfico en lo últimos 5 años, dado a que la gente se traslada masivamente a las grandes metrópolis, abandonando sus ciudades en busca de un futuro mejor, que prometa condiciones de vida saludables.

Ignacio toma una taza de café preparada con agua mineral, porque solo tiene 60 litros de agua diarios, debido a la escasez.

Sale de su casa con su maletín de trabajo, sube a su auto, se va al canal de televisión donde trabaja.

Al llegar al trabajo, se encuentra con un panorama no muy agradable. 7 móviles policiales están Alrededor del edificio. El lugar es un caos, ventanas rotas; colegas suyos, empleados de seguridad, de limpieza todos juntos protestando en la puerta del canal. Temeroso entra al establecimiento donde hace mas de 5 años trabaja como periodista, y se encuentra con el jefe. Este le informa que el canal fue vendido a una empresa multimediatica internacional. Que ya no es mas el jefe, y que las nuevas autoridades están hablando en ese momento con el personal para informarle de sobre las nuevas reglas laborales. Una voz ronca resuena en el pasillo. Ignacio gira la cabeza y de la oficina del jefe, o mejor dicho la oficina que era de su jefe, un hombre morocho y corpulento le hace seña de que ingrese a la oficina. Al entrar, una pantalla gigante ubicada en el costado este de la habitación, donde aparece en vivo, la imagen de un hombre. Se trata de una videoconferencia. Ignacio saluda a la pantalla a través de la cual responde el hombre sentado en vaya a saber que parte del mundo, informándoles que esta empresa, llamada “I.M.C”, es una organización perteneciente a los principales países del mundo. Le informa también que la empresa compró simultáneamente todos los medios de comunicación del mundo, desde revistas, diarios, radios, television móvil (dispositivo que funciona a base de ondas satelitales y permite ver television en un teléfono celular o en relojes) hasta grandes y pequeñas empresas de comunicación masiva. El nuevo jefe de la empresa le informa también que la información que se podrá mostrar en los medios será la que disponga la empresa, y será uniforme para todo el mundo, es decir un mismo mensaje mundial. Ignacio queda atónito ante lo que acaba de oír, un sentimiento de impotencia, un odio repentino surge de su interior. Golpea la pantalla y grita como nunca, grita diciendo que nunca trabajara en una empresa que restrinja la libertad de prensa y la libertad de expresión.

Sale de la oficina, acaba de perder su trabajo, mira alrededor, y la policía esta reprimiendo vigorosamente a los manifestantes.

Llorando de bronca llega a su casa. Llama a su madre, una mujer de unos 58 años, que vive en la ciudad de Córdoba. Le informa lo sucedido y decide partir a vivir con su madre. Por lo menos allá todavía tienen agua corriente.



Enero del año 2051



La nubes en el cielo, engañan ha todos. Ruidos similares a los truenos llenan de esperanza la ciudad. El milagro esta cerca. Hace cuatro años que no llueve.

En la televisión no hay más que lo mismo, programas de entretenimiento barato, y noticieros diciendo “esta todo bien, el agua alcanza para muchos años más, la gente puede estar tranquila”. Pero, al abrir las canillas, se encuentran con que no sale nada, la gente se da cuenta que los medios engañan, haciendo creer que todo esta bien, ocultando que el infierno esta muy próximo.

En una casa tranquila, viven una madre y un hijo soltero. Ignacio y Guadalupe habitan en esa casa pobre, pero llena de esperanza. Ella, hace 6 años que se mudó allí, a esa casa ubicada en un lugar privilegiado de la ciudad. No es privilegiada por los vecinos ni por la belleza del barrio, sino que tienen pozo de agua propio. Nadie más que ellos y un vecino lo saben. El solo hecho de que alguien se entere de eso, bastaría para que su casa se vea atestada de vecinos pidiendo agua, y hasta podría perder la casa, porque la Organización mundial de abastecimiento de agua (O.M.A.A) tiene la obligación, si en ella existiera un pozo de agua, de quitarle la casa, que pasaría a ser patrimonio mundial.

Se vuelven a escuchar ruidos como truenos. Pero esta vez son más cercanos. Ignacio se levanta de la silla en donde estaba, y mira por la ventana. Las nubes se están dispersando por el cielo. El ruido se vuelve a escuchar esta vez mucho mas cerca. Los ruidos son cada vez más parecidos a disparos. Repentinamente la puerta se abre, ingresando por ella cinco hombres morochos, vestidos de militares, tres de ellos con armas. Ignacio se para delante de su madre, defendiéndola. Uno de los hombres le pide que le indique adonde está el pozo de agua, que son de la O.M.A.A., y que están autorizados por el gobierno a matar a quien no colabore con agua. Ignacio se niega a mostrarle el pozo. Una bala sale disparada del arma del hombre que esta parado al lado de la puerta. La bala impacta en el medio del pecho. El militar mira a la mujer y le ruega que le muestre el pozo de agua, que no tienen deseos de matarla a ella también.

Guadalupe perdió todo. Su hijo yace muerto, cinco hombres parados en la puerta esperando un poco de agua. El televisor prendido en el rincón, informando a la población una vez mas que todo esta bien, que agua hay para muchos años mas. El televisor esta ahí engañando de vuelta. Igual que se engaño ella, y toda la población mundial, al pensar que el agua era inagotable. Igual que los engañaron aquellos que tenían el poder, comprando los medios, matando, engañando.

Por años las potencias mundiales han gastado tiempo y dinero en desarrollar, mejorar y crear infraestructuras para la implementación de biocombustibles, energías renovables, y plantas de fusión de átomos, para suplantar a los hidrocarburos, dado a que se pensaba que para el año 2050 se habrían secado todos los pozos petroleros del mundo. Efectivamente, los pozos petroleros se vaciaron, el petróleo y el gas se agotaron, pero todo estaba previsto, y las fuentes energéticas alternativas ya estaban desarrolladas, lo que nunca se pensó, fue que el agua, recurso tan valioso, tan vital para el ser humano, se agotaría. Lo previeron solo unos pocos que nunca fueron escuchados. El fin del mundo esta muy cerca, Guadalupe lo sabe. Lo saben los cinco hombres de la O.M.A.A. también. Lo saben todos.

El fin del mundo no comenzó hoy, el fin del mundo comenzó desde que el primer hombre apareció en estas tierras. Desde tiro la primera bomba, desde que abrió las puertas de las primeras fábricas, desde que puso en marcha los primeros automóviles, desde que talo los primeros árboles. Llamando “progreso” a la destrucción acelerada y descontrolada del hábitat, de los ecosistemas, de la vida.

La guerra esta declarada, varios países adinerados frente al resto del mundo, indefensos. Un solo estado global se esta formando, un solo estado que será abastecido gracias a la muerte de hombres mujeres y niños de los países pobres de tercer mundo, que será abastecido gracias al sufrimiento, obtenido mediante el engaño y el fraude.

Los cinco hombres siguen parados en la puerta. Guadalupe esta sentada. Mira a su alrededor sin saber que hacer. Los hombres allanan la casa si encontrar el pozo. Dan media vuelta, pidiendo disculpas a la mujer, y se van.

Guadalupe queda sola en su casa, sentada al lado del cuerpo sin vida de su hijo. Mirando por la ventana, ve pasar un pájaro volando. Ve el sol. Siente envidia, el es tan poderoso, todavía resplandece en el cielo, viendo como los hombres se matan por agua, ese recurso que podrían haber poseído, si la hubieran sabido usar.

Pero ya es tarde. Guadalupe se sienta y mira por la ventana. Piensa en la vida. Si tan solo hubiera hecho caso a las campañas, si no hubiera derrochado, si todo el mundo hubiera tomado conciencia, esto no hubiera pasado.

Ella Cierra los ojos. Se duerme. Duerme profunda y tranquilamente. Duerme para siempre.

Texto agregado el 13-11-2006, y leído por 108 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
18-11-2006 Duro, pero claro tu mensaje.***** Me gustó. Tequendama Tequendama
13-11-2006 Me gustó como desarrollaste el tema (a pesar de no ser nuevo en la ciencia ficción). La lógica del relato es muy buena. Felicitaciones y *s Otro_Jota
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]