TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / esclavodelpienso / despertó riendose, al mundo le costó muy poco...

[C:251223]

Despertó riendose, al mundo le costó muy poco...

Despertó riéndose, tal vez de su sueño, tal vez de su despertar. Pero se despertó riendo como si nunca lo hubiera hecho. Camino unos pasos por la habitación, todavía oscura, y buscó en vano la llave de la luz. Tanteó a ciegas durante un rato sin encontrar resultado positivo. Entonces insultó; insultó a todo lo que conocía, a todo y a todos lo que en su vida formaban parte. Insultó sin razón alguna. Insultó por el solo hecho de que en su cuarto ya no existía la llave de la luz. Insultó porque tenía ese deceo, quería girtar cuanta bronca tenía y no sabía porque.

Pasado un instante cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad y pudo distinguir las figuras, comprobó que realmente en su habitación ya no había llave de luz, ni siquiera había pared, es más, ya no existía ningún tipo de mueble. Ni siquiera seguro si existía el piso, porque al intentar bajarse de su cama, no solo no encontró el suelo, sino que sintió nauseas, sintió vértigo. Se despertaron en su cuerpo sensaciones que le hicieron recordar sus viajes por las altas cumbres, raras sensaciones similares a las que se sienten en una montaña rusa.
Entonces temió investigar su nuevo espacio, sintió miedo de recorrer su habitación, antes tan cómoda y cálida. Temía que si al bajarse de su cama esta también desapareciera. Tenía miedo de desaferrarse del único objeto que todavía le pertenecía.

Así estuvo recostado en su cama mirando el oscuro techo que sobre el estaba. De esa manera estuvo por horas, minutos, segundos o siglos, nunca los supo, porque nada había ya en su habitación, ni siquiera un reloj.

Entonces decidió pensar en lo que había pasado. Pero por mas que lo intentara nada se acordaba. Recordó solamente que se había despertado riendo sin ninguna razón aparente, o tal vez no recordaba la razón, y también recordó que insulto a todo lo que conocía, pero ya no se acordaba que era lo que el conocía y a lo cual había dedicado tan terribles palabras...Pero se aterró más al comprobar que ya no se acordaba si había insultado o bendecido a aquellas personas que ni si quiera eran un recuerdo para el. Trató de buscar en su memoria algo que lo hiciera recordar porque se encontraba así, pero estaba en un estado de amnesia total, ya no recordaba nada.

No pudo, luego, despegarse de la idea de explorar aquel nuevo espacio...Su debate mental, esa guerra entre dos opiniones que en el se estaba generando solo tuvo como resultado mas desesperación e incertidumbre. Entonces, cuando su cuerpo ya se hartaba de esperar una decisión, la intriga y la curiosidad de ver que lo rodeaba fueron más fuertes, se bajó de su cama y caminó unos pasos, o más bien levitó unos cuantos centímetros. Voló. Estaba flotando en el medio de la nada. Recordó, que momentos antes había tenido miedo de abandonar su cama por si esta desapareciera como el resto de su habitación. Flotando en la nada como se encontraba, dio media vuelta y no vio nada. Giró y giró muchas veces pero ya ni su cama estaba en esa inmensidad que desconocía. Solo logro marearse ante tan terrible y desconocido panorama.

Y como si nada, así como se había olvidado de todo, fueron apareciendo uno por uno todo lo que conocía. De golpe apareció en su habitación, en su cama, recostado como si nada hubiera ocurrido. Vio su cuarto, su pared y su techo, pero miró el reloj y le era imposible ver la hora.

Y volvió a reír como cuando se había despertado, y volvió a insultar, pero esta vez ya sin razón alguna, de eso estaba seguro. Insultó y luego lloró. Hacía mucho tiempo que no lloraba. Sus lágrimas se fueron secando una a una. Se transformaron en polvo y se disolvieron. Lo mismo pasó con la habitación. Otra vez sintió miedo. De vuelta perdía todo, hasta el placer de llorar. Sus manos se pusieron rígidas y se disolvieron en ese espacio vacío donde ya había estado anteriormente. Sucesivamente fue desapareciendo su cuerpo, convirtiéndose en polvo, y luego llevados por una brisa suave hacia cualquier lugar, perdiéndose en el espacio infinito. El no estaba más, había desaparecido junto a todo lo que lo rodeaba.

En un pueblito chiquito, de apenas unas pocas cuadras asfaltadas, ubicado en un lugar perdido en el mundo, Había sonado la sirena de los bomberos, a lo cual le siguió el llanto de una madre desesperada, llamadas telefónicas, llantos de amigos, de parientes, de amores.

En el pueblo se despertaron sentimientos y opiniones variados con respecto a ese hecho. Un auto destrozado estaba abandonado en un terreno. Una casa pasó varias noches con sus luces apagadas y el pasto del jardín alto. Una esposa pasó mucho tiempo llorando.
todo pasó tan lento para algunos, pero al mundo le costo muy poco borrarlo.

Texto agregado el 13-11-2006, y leído por 68 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]