TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mariaX / ALEXANDER

[C:254069]

Los mensajes en el aire le dan a la vida lo que a veces parecen atajos del destino, para culminar con apuro lo que él mismo inició. Giros en los días, que algunas veces, de poco justos actuarían, ilustran nuevos mundos lejanos de lo que se percibía. Pareciera que, cómo juego de ajedrez, los movimientos dependieren de la derrota ajena, del dolor, la tristeza, la soledad y la lejanía.

Cundinamarca, Febrero del 85
Se empezó a comentar en el pueblo la triste noticia; un accidente de tránsito había acabado con la luz de una familia, el único cuerpo que nunca encontraron, con escasos doce años de maduración, fue el del hijo menor.

Bogotá, Abril del 86
En las noticias y principales diarios del país, figura el rostro de un niño de trece años de edad, que se da a la fuga el día que culminaba, “satisfactoriamente”, su proceso de adopción. En algún momento se comentó la posibilidad de haber sido un secuestro, dada la posición social y económica de la nueva familia del menor en cuestión, pero se descartó al no haber sido víctimas de extorsión alguna por su rescate.

Bogotá, Noviembre de 2006
Son las cuatro de la mañana y la ciudad aún duerme. En lo más alto del barrio Egipto, en el centro de Bogotá, se ve a lo lejos una luz; es una llamita ardiendo en medio de un rancho a medio caer.

Aunque todavía no sale el sol, el día ya comienza para Alex. Se levanta de la colchoneta, y a tientas busca la caja de fósforos y “la bola”-cómo él le dice-, restos de parafina, producto de la celebración de la “noche de velitas” del barrio el año pasado. Se viste para la ocasión y con equipo al hombro, sale corriendo para la casa de Doña Luz una calle abajo, para que le preste la alberca. “¡Ser pobre no es razón pa’ ser cochino!”


La Doña, como acostumbra llamarla, es una anciana que vive con su esposo enfermo y ya no tiene hijos. Le deja utilizar una pequeña y algo mohosa alberca, ubicada en el patio detrás del rancho y en medio de un jardín de maleza; con la única condición de imitar el sonido de los pajaritos, muertos hace varios años, de Don Luís, quién es ciego y se niega a aceptar una pérdida más, “...eso lo hace feliz y a ella también por que su felicidad es él, ya no le queda nadie más...ellos tenían un hijo pero se murió... La Doña dice que me le parezco al chino, por eso me quiere tanto y yo también a ella.”

Después del baño, nuevamente con equipo al hombro, emprende la caminata de descenso hasta la ciudad, como tal, para buscar transporte –“la tecnología no llega tan lejos. No hasta EL EGIPTO ¡Ja ja ja!”. Cuando llega a la Candelaria, en El Chorro de Quevedo, descarga el equipo de trabajo y concentrado da inicio a la práctica de su rutina, lo que alguna vez por imposición aprendió en una academia pero que por necesidad perfeccionó en las calles. Cada día que pasa, Alexander lo hace mejor.

Ya son casi las seis y media de la mañana y el flujo de gente es mucho mayor, es hora de cambiar de escenario. Baja hasta la cuarta a la casa de un grupo de teatro de alemanes que conoció por el arte y que facilitó su relación por la fluidez con la que da uso a esa lengua extranjera -lengua madre de sus difuntos padres también-. En la casa continúa adiestrando el monociclo y los pinos y todos sus demás elementos de trabajo mientras los demás se alistan; el vestuario también es muy importante, entre amigos se dan el toque final y sin quedar el menor detalle sin revisar, los cinco ARLEQUINES salen a trabajar.

A las nueve de la mañana empieza el show continuo hasta las seis de la tarde, algo nunca antes visto en el medio; las luces marcan el inicio y el fin de cada presentación, los relevos les evitan caer rendidos y la pasión por el oficio les mantiene el buen semblante. El escenario lo patrocina el planeta, las luces vienen de los semáforos bien sincronizados y los aplausos y el almuerzo dependen de usted.

Texto agregado el 27-11-2006, y leído por 64 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
29-09-2008 uhhh! este me gustó motas, muy bonita historia, muy imaginativa. Besito. JMartins
14-12-2006 pues jamas pense en que medicaran un texto a mi nombre jajaja trotamundos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]