TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La sentencia II

[C:254396]






Parte II y final



Durante mi desesperada huída, debí eludir a unos andrajosos que intentaron ahorcarme, a un par de sacerdotes que me persiguieron varias cuadras, enarbolando sus cruces como si fuesen puñales, a un grupo de ancianas que extrajeron de sus delantales sendas pistolas, a una jauría de perros que quiso aniquilarme a dentelladas. El discurso era el mismo. –“La sentencia está dictada y debe ser ejecutoriada”.

Harto de escapar sin medida y sin ningún decoro, resolví que regresaría a mi hogar y allí enfrentaría lo que fuera. Lo que fuera. Y desandando callejuelas y encontrándome a boca de jarro con todos aquellos que intentaban ajusticiarme, tuve la suficiente fortaleza para volver a eludirlos y corriendo y trastabillando en esa noche que no tenía trazas de terminar, llegué a mi casa, trepé los muros y me detuve en el dintel para tomar aliento. Introduje la llave en la puerta y en puntillas caminé en la penumbra. Subí las escaleras con sigilo. La mortecina luz de la lámpara se filtraba a través de la puerta entreabierta. Me aproximé con paso lento y atisbé hacia el interior. ¡Mi mujer yacía con otro hombre! Sentí que me derrumbaba a pedazos. Crucé el pasillo y me dirigí a la habitación de Luchito. El dormía y en su carita sonrosada se dibujaba una leve sonrisa.
Me senté en una silla para contemplarlo y quien sabe en que momento perdí la conciencia, ya que, cuando desperté, las sombras se habían aposentado a mi derredor.
Busqué a tientas, pero nada toqué, sólo un vacío insólito que apenas sustentaba mi escuálido cuerpo.

Y son las sombras las que me circundaron desde entonces. Y transformado yo en una de ellas, vagué por tiempo indeterminado hasta que me asumí como perteneciente a este nuevo orden de existencia. A veces intuyo que estoy cerca de Luchito y lo imagino al trasluz del ventanal, contemplándolo todo con sus ojos curiosos. También creo escuchar la voz de mi esposa y adivino la nostalgia en cada uno de sus acentos.
-“Has sido hallado culpable y se te ha condenado”.
Y las sombras son testigos de esta sentencia y de este necesario exterminio…



Texto agregado el 28-11-2006, y leído por 160 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
05-12-2006 Realmente terrorífico!!!! me encantó! Menos mal que el personaje era hombre, porque sino iba a soñar esta noche, brrrrrr. Besos y estrellas. Magda Gmmagdalena
28-11-2006 Joder, pues si es así no me caso..Bromas aparte, te felicito por tan magnífico relato...Es un placer leerte. elcocodrilotaimado
28-11-2006 Uyyyyyy, exelente******* Besos Vic 6236013
28-11-2006 Muy bueno!!***** terref
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]