TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / punk13 / CUENTO AMATEUR: \"ANTI-ANTIGLOBALIZACION\"

[C:256319]

En pleno ciclo XXI, ya uno dispone de mucha tecnología para apaciguar su monótona rutina, ya sin querer uno se implica a asuntos globales, y como no mencionar mi tan soberbia ideología, de seguro que fue las secuelas de mi adolescencia, pues era un “anti-globalización”,(cosas que uno conceptúa de adolescente). Pero una noche aburrida de verano, la nostalgia del añejo violín que años atrás había heredado de mi abuelo; y la colección roída de los discos de Mozart que yacían en la polvorosa alfombra tradicional, hicieron que saliera a fumarme un cigarrillo en el césped de la calle. Dando vueltas por el vecindario, advertí casi burlón, un ciber-internet nuevo en el barrio, y me introduje de un modo extraño y aprendiz. Brevemente me dirigieron hacia la butaca numero trece, al lado de una chica muy linda que ni siquiera me echó un vistazo efímero.
La veía a menudo, volviendo la mirada de prisa cuando ella inclinaba su delgada mirada hacia mi espacio. Bulliciosa con el teclado, sonreía mientras se mecía con la silla, ya parecía una abadesa medieval prófuga de su época. Tenía el cabello largo, cuya longitud concluía después de sus senos. Sus ojos que articulaban una leve sonrisa, asemejaban a los ojos de cándida (así se llama mi gatita). Su semblante de doncella crédula, agasajaba de un modo sereno, a mis solitarios ojos de adolescente.

En las provincias de Perú, casi constantemente se obstruye la energía eléctrica, y en el preciso momento en el que me disponía a pedir ayuda (no sabia manipular una PC), la luz se invirtió a oscuridad. Se oían las quejas de algunos chiquillos decepcionados. Un trueno coreaba a afueras del ciber. Ella estaba callada, de su faz emanaba muecas infantilmente enojadas. Yo, con un minúsculo pavor en los nervios, reduje mi paciencia y opté muy valiente a dirigirle unas preguntas básicas: “¿por donde vives?”, felizmente obtuve una respuesta que me impulso a hacer una segunda pregunta: “¿puedes darme tu e-meil?”. Tuve mucha suerte esa noche, logre sustraerle una sonrisa muy tierna.
Es obvio que este cuento continua, pero me consideró un poco malo en la narrativa y terminaré diciendo que aquella doncella hermosa se robo mi corazón y me infecto el sida del amor. Desde hace muchos años no se nada de ella; pero yo sigo enfermo en mi soledad.

Texto agregado el 07-12-2006, y leído por 164 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
17-03-2007 Buena idea, pero pienso que al final ya no está bien escrito. Una apuntalada en el último párrafo... roberto_cherinvarito
07-12-2006 Wow... carajo hubieras seguido no más... te iba muy bien... joceluiz
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]