TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Abrakadabra / El cumpleaños

[C:259488]

El cumpleaños

Cuando Clara cumplió 15 años, sintió que nada más faltaba en su vida.
Vivía en un pequeño pueblo con su familia, sus padres y 3 hermanos varones mayores que ella, por lo que se sentía la reina de la casa.
Su madre era una mujer severa, pero también muy elegante. Clara había heredado su refinamiento y el gusto por el lujo y la distinción.
Su padre era un médico destacado y muy reconocido en el pueblo donde vivían.
La vida de Clara había transcurrido tranquila y segura hasta entonces, casi como en preparación, siempre esperando, esperando, aunque no sabía qué exactamente. Algún día ella también sería la señora de su casa, casada con un hombre importante y respetado como su padre. Para eso había sido educada, y nadie imaginaba ninguna cosa diferente para ella, excepto su abuela.
Su abuela vivía también en el pueblo, pero no en la misma casa. Algún secreto del pasado hizo que entre ella y los padres de Clara hubiera muy poco contacto, sólo lo mínimo que mandan las buenas costumbres, para Navidad y los cumpleaños. Este sería, precisamente, uno de esos días, el cumpleaños de Clara, el día que cumplía 15 años.
La casa había estado conmocionada durante toda la semana, pero al llegar el día de la fiesta la excitación llegó a su punto máximo.
Había mozos y mucamas arreglando los últimos detalles; el cocinero y el jardinero, cada quién en su tarea; y todos bajo la exigente mirada de la madre de Clara.
Finalmente, al caer la tarde, la excitación dió paso a una ordenada calma. La casa estaba lista para recibir a los invitados, y cada miembro de la familia estaba listo también para saludar con su mejor sonrisa a cada vecino ilustre que iba llegando: el director de la escuela, el comisario, el intendente, y así siguiendo, en un desfile social sólo visto antes para la celebración de los 150 años del pueblo.
Eran casi las 10 de la noche y la única que faltaba era la abuela de Clara. Nadie parecía haber notado su ausencia, con excepción de un comentario que deslizó su madre como al pasar, pero a medida que avanzaba la hora, Clara comenzó a impacientarse.
¿Qué había querido decir su madre con esas palabras enigmáticas? , no se saldrán con la suya, no se atreverían
¿Qué tenía esto que ver con su abuela y con el hecho que no hubiera llegado aún a la fiesta?
Estaba con estos pensamientos cuando escuchó que su padre la llamaba. El tono de su voz era firme, pero se notaba una profunda angustia en su mirada, como si estuviera viendo algo que había querido negar durante muchos años, y finalmente el monstruo estuviera allí, desafiándolo.
Le pidió que lo acompañara a su despacho. Al entrar, Clara vió a su abuela, sentada en un sillón, esperándola.
Su padre no dió más explicaciones y las dejó solas. Entonces la anciana comenzó a contarle , por fin, la historia que había callado durante 15 años, la verdadera historia de Clara.


Texto agregado el 22-12-2006, y leído por 850 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
14-07-2009 buen relato, suspenso total, final exacto. saludos http://blogdeltiempoqueseva.blogspot.com ciclotron
22-09-2008 Excelente planteo. Y el final tan abierto, un poco sorpresivo. cemar
01-10-2007 Buen manejo del suspenso y un final abierto que invita al lector a resolver la trama. goruzedri
31-08-2007 Espero seguir leyendo tu material me es muy interesante genial tu final pero eso si espero y no nos dejes con la intriga y solo sea un abrebocas de lo que mas adelante sera una exelente continuación 5* arcangel_solar
21-02-2007 Felicitaciones. Has construido un excelente ejemplo de lo que mi profesor de dramaturgo llama equilibrio precario. Un mundo rico y aparentemente estable, susceptible de ser derrumbado por tu talento. NeweN
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]