TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / goldberg / Gritos en la realidad

[C:261669]

Don Emilio Ruben Gonzalez (ergozsoft) me inspiró para este cuento...
--------------------------------------------




Soñé que era un viejo podrido, inútil, perdido en locuras seniles… moría en un asilo, sentado en una silla de ruedas. La baba escurría de mi boca, por el mentón, y mis ojos vidriosos observaban mi triste imagen reflejada en un espejo.

Me daban de comer. No tenía hambre, pero el desconocido aquel metía la cuchara en mi boca, con fuerza, sin pedir permiso.

Los otros viejos me daban asco. Arrugados, temblorosos, asustados, con miradas grises, hundidos en sus locuras en busca de los recuerdos perdidos.

Recuerdo que al principio del sueño sentía miedo, un miedo normal, que fue creciendo con el paso de los hechos, hasta convertirse en terror. No era el único que así sentía. Los otros viejos dejaron la irrealidad a un lado y también comenzaron a ponerse nerviosos. Una vieja con cara de bruja gritaba desde la esquina en la que había sido colocada.

Todos mirábamos hacia la puerta de la sala.

Entró un tipo con cara de sádico. Traía una charola llena de supositorios. Nunca había visto supositorios tan largos y gordos.

¡Llegó la hora de la medicina!

Unos enfermeros nos levantaron la bata, casi al mismo tiempo. Nuestro pobres culos quedaron al descubierto, preparados para la masacre…

Escuché gritos. Los viejos de la primera fila recibían su dosis. El tipo con cara de sádico le hacía honor a su apariencia: sumía lo supositorios con calma para terminar metiéndolos con brusquedad.

Uno a uno fueron gritando, mientras los otros lloraban.

Me tocó el turno.

Sentí la mano fría del sádico. Dos de sus dedos abrieron el ano. Me prometí no gritar para no darle el gusto al hijo de puta.

De pronto, abrí los ojos…

Si, había olvidado que era un sueño. Luego recordé mi realidad.

Estaba acostado en aquella cama desconocida, fría, en un cuarto que no era el mío. Me sentía débil. Mis dos hijos y mis nietos me miraban con tristeza, y alivio.

Se despidieron.

El enfermero entró a darme la bienvenida...

Entonces comencé a gritar.

Texto agregado el 03-01-2007, y leído por 248 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
23-01-2007 frias palabras heriol
13-01-2007 En un principio senstí como si cada párrafo fuera independiente uno del otro, la historía es triste, pero bien lograda. Por lo menos a mí, me gustó Blimunda
12-01-2007 Los monos son seres inteligentes. Una aberración de escolaridad mínima el tratar de reir de una especie perfecta en su evolución. Ignorante. Asno. Tu repelente libelo de cuarta. Muestra tu barriada mental. Tu origen proleta. Tu marasma lectivo. Tu pestilencia de analfabeto. torkeimada
12-01-2007 No me gusto ese sueño ni menos el despertar. mis***** para que mí hoy vejes sea toda dulsura como la saboreo feliz!! besitosss NIL... nilda
06-01-2007 La vejez en sí no debe ser mala. Lo malo tal vez sea la inutilidad, la pérdida del afecto, el desconocimiento del entorno, ser un trasto y que le metan a uno por el ano.... un proyectil vaselinizado de indiferencia y abandono. azulada
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]