TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / goldberg / El hambre de los músicos

[C:262546]

Gabrielinho es un brasileño que vive en esta ciudad desde hace muchos años. Nadie sabe por qué salió de su país ni qué madres busca acá, pero ya nos acostumbramos a él. Hace unos días me lo encontré en la cantina. Estaba tomándome una cervecita, en la noche. El calor era insoportable. Gabrielinho entró con su bandolina colgada en la espalda. Venía de tocar música por los bares de la zona roja, en donde gana sus pesos tocando una música que se llama choro, pasando el sombrero de mesa en mesa. Mi amigo tiene un amor increíble por esa música. Cada vez que lo dejan cuenta la historia del choro brasileño, sus comienzos, los grandes músicos que la tocan, el renombre internacional, en fin, un montón de mierda que no le interesa a nadie.

Gabrielinho se sentó a mi lado, en la barra, pidió una cerveza y me saludó con su sonrisa carioca. Se tomó la botella de un trago, o dos. Me contó sobre el sueño que lo persigue desde hace días… comenzó a soñarlo una noche que llegó cansado y harto de la vida de músico callejero. En el sueño se encontraba metido en su cuartucho y en la televisión anunciaban una catástrofe en Europa. Holanda había desaparecido bajo el agua del mar y el norte de Francia comenzaba a inundarse. New York estaba también debajo del agua. El hielo de ambos polos de la tierra se había derretido de una y el mar inundaba el mundo. En las noticias decían que la situación era pasajera, que las aguas regresarían a su lugar acostumbrado, pero Gabrielinho sabía que no, que el fin del mundo se acercaba. No tenía tiempo qué perder… construyó un enorme barco –recuerden que esto que les cuento es un sueño- y cuando lo tuvo listo, eligió a los que sobrevivirían con él. Recordó a sus amados músicos brasileños. Si, esos serían los elegidos. Juntó la mayor cantidad posible, sólo los que tocaban el choro. El mundo se inundó. El océano cubría el planeta y una que otra islita asomaba su piquito. El silencio absoluto dominaba los cuatro puntos cardinales. En el horizonte se podía ver sólo agua, una línea azul de agua, y el barco de Gabrielinho. Por donde pasaba el barco se escuchaba la música de choro, sus notas cruzadas, el golpe de los pandeiros, las guitarras de diferentes tamaños, bandolinas, clarinetes… Gabrielinho estaba feliz. La cosa funcionaba como en un sueño… el problema comenzó cuando el hambre y la sed se impusieron sobre el deseo de las musas. En la prisa por salvar el pellejo los músicos sólo pensaron en llevar sus instrumentos y sus notas. No había ni agua ni comida. Chingaos, el hambre se hizo insoportable y ya nadie podía tocar. Al principio intentaron ignorar la situación, pero las ganas de comer se hicieron incontrolables. Además, los brasileños también se habían olvidado de llevar mujeres y la libido exigía su tributo. Ya nadie tocaba la música de choro; sólo pensaban en coger y comer. Gabrielinho sabía que debía encontrar una solución. Decidió hacer lo inevitable: comerse a uno de los músicos… ¡Pero primero nos lo follamos!, gritaron todos cuando se les informó el plan. Lo hicieron de manera democrática, así que escogieron por voto general a cual músico le tocaba ofrecerse para la causa. Eligieron a uno de los tipos del pandeiro. Los colegas se lo cogieron como nunca. Luego se lo comieron… el gusto sólo duró pocos días. Debieron decidir para el siguiente músico...

Chingaos, yo sólo me quería tomar mi cerveza en paz. Gabrielinho seguía contándome su pinche sueño, de que no sabía cómo salvar la situación porque el barco se estaba quedando sin músicos, pero los muchachos no podían tocar sin coger ni comer y que no quería perder a los mejores y que ya estaba hasta la madre de cogerse a los tipos porque eso era cosa de putos…

Miré a Gabrielinho y le dije que le iba a invitar esa vuelta. Acabé mi bebida de un trago, pagué y me fui…

Texto agregado el 07-01-2007, y leído por 338 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
14-02-2007 a mi me resulto divertido.. no se si esa era la intencion Giandomeniso
26-01-2007 NO ME GUSTO GOLDBERG NO TIENE SENTIDO ES PESIMO PERO PUEDES MEJORAR AMEBA
12-01-2007 Una auténtica verguenza escribir de un modo tan carente de estilo. De ideas. De estructura narrativa. Una inconcebible indecencia y falta de respeto a los lectores. Deberías meter tu cabeza en el inodoro y tirar la leva. Seguramente eres mexicano de barrio bajo. Por la falta de lecturas. torkeimada
10-01-2007 Creo que es un escrito bastante pobre amigo, te he leido muchas cosas mejores, bueno, tal vez es la costumbre al tipo de textos que nos tenes acostumbrados que siempre esperamos algo que lo supere. Este no lo logro. Un abrazo de burro. y por supuesto, mis estrellitas, pero ahora seran sólamente 4. MadRobyo
09-01-2007 No sé le falta la salsa a este escrito. Tendrías que escribir 36 capítulos más para que yo pudiera opinar con corrección algo adecuado sobre él. Un abrazo de oso. josef
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]