TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ciruela / Monólogo de Locura

[C:263607]

"Haberse muerto en
quien se era y en
quien se amaba"
A. Pizarnik

Entonces sostuvimos la idea de que yo perdí algo de esa realidad por el afán de escapar.
A lo largo de los años me di cuenta de q ellos metían eso en mi cabeza y de hecho, en
primer lugar, yo recordé todo a la perfección. Encontrar algo de seguridad en mi misma fue lo más difícil, era en la que menos podía confiar, la inestabilidad de tres personas me llevo a aferrarme en cosas claras como que dos más dos es cuatro. Pronto entendí la falacia de la ciencia. La falacia de la vida. Dos mas dos era cuatro cuando caminaba por una cuerda floja que carecía de red. Pero recurrentemente la cuerda re rompía y dos mas dos significaba cero, nada o quizás todo. Yo deje de ser quien ellos querían que fuera. Deje de ser lo que yo soñaba ser y me convertí, tiempo después, en una maldita endemoniada. Jamás pude dejar de hablar sola, y la gente me miró asustada toda mi vida. Entendieron todo mal, la enfermedad no se cura con acusaciones ni enojo, y así soporte mi vida. Ignorantes que prefieren odiar a lo que no entienden, y acusar y destruir. Matar. Es que esa urgencia de no estar sola cuando no hay nada más que soledad creó personajes acompañantes que saben sumar y restar. Esos que te afirman que dos mas dos es cuatro y no cero ni cinco. Los que irónicamente saben mantenerte cuerda.
Días después de enterarme de mi situación química, ese desvalanze que me tiraba para un lado, me levantaba y me tumbaba para el otro , después de enterarme, deje de SER propiamente dicho. Ya no era ellas, ni lo que ellos querían ni lo q yo anhelaba. Deje de verlos, aunque los sentía y las multiplicaciones nunca faltaron. Pero deje de ser esencia de realidad. Pase a ser solo un humo, un olor putrefacto, como cuando una niña que corre por la plaza pisa la mierda de algún perro, y cuando llega a la casa tira con desprecio la zapatilla rosa. Y me emane de la zapatillita rosa de inocencia, y me emane hasta los cielos, donde intentando razonar jamás pude llegar a la colusión, de que verdaderamente, dos mas dos, sea igual a cuatro.

Texto agregado el 12-01-2007, y leído por 829 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
03-08-2008 me parece fantástico. es cierto lo que escribes, pero para mi no es locura, para mi es normalidad, es dejar de caminar sobre aquel hilo tensado y caer en la red como dices, y dar ese salto implica valentía, rebeldía, no se. eso. (asi lo entendí yo). saludos y mis 5 onaleb
14-07-2008 la realidad aparece entre humos de violetas, y en color negro entristece al sol. gonzalo_silver
07-04-2007 impresionante, comparto la idea de que a veces lo triste es dejar de soñar aunque eso deje más tranquila a la gente, lo triste es dejar de emanarse, vaciándose y fundiéndose en lo ajeno fuckyourself
22-02-2007 me gusto , ya te comente que los leo con mi mirar, me gustan mucho tus textos flaviof
22-01-2007 un texto fluido, con divagaciones que sólo tú entiendes y, sin embargo no son tan agenas a los otros ( debí decir nosotros?), hay una frase que me encantó, por la metáfora que encierra ..."como cuando una niña que corre por la plaza pisa la mierda de algún perro, y cuando llega a la casa tira con desprecio la zapatilla rosa." tbn yo hablo sola y juro no estar loca, es necesario hablarse a si misma, porque hay veces en que curiosamente no queremos escucharnos, sólo una sabe, cuál es la clave para dejar de nikova
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]