TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La autoinspección

[C:263963]






El hombre se contemplaba en el magnífico espejo y se decía a sí mismo:
-Intuyo que estoy más pálido y ojeroso que de costumbre.
Y se daba vueltas y revueltas sobre sí mismo, como si estudiara cada uno de sus movimientos.
-Creo también que estoy más delgado. Lo intuyo porque me siento más liviano.
Acercó su rostro a la luna del espejo y se dijo:
-Presiento que algunas espinillas me están arruinando el rostro.
Se echó una última mirada, presumiéndose presentable, antes de abrir sus brazos de par en par, abrir la ventana y esfumarse en la noche tenebrosa.

El empleado, que había contemplado toda la escena desde la puerta entreabierta, encendió la luz de la habitación y movió tristemente su cabeza. Luego, dándose media vuelta, se internó en los interminables pasillos de aquel vetusto castillo. Como todas las noches, prepararía el sarcófago para que su amo lo ocupara esa madrugada, al regresar ahíto y somnoliento…













Texto agregado el 14-01-2007, y leído por 184 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
15-01-2007 jajaja, me alegra como siempre exelente cuento sutil, y con ese poquito de pimienta que siempre le da un poco de sabor a la sopa de letras juliojeda
14-01-2007 tenebroso, el protagonista, el castillo y el leal empleado, muy bien escrito, me gustó. ***** tencha_52
14-01-2007 Pobre "Draculín, o espíritu, más que ironía, o terror, origina compasión..Buen texto.. churruka
14-01-2007 jajajaja que buena... por un momento pensé que se trataba de un suicidio... un abrazo, que estés bien ***** jackievidela
14-01-2007 Wow, con razòn estaba ojeroso, era vampiro. Me gusta, pero es increìble que el empleado viviera con èl. Jajajajaja, a mi me dan miedo Besos Vic******** 6236013
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]