TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / calara / UNA ORGÍA EN LA MISERIA

[C:263988]

UNA ORGÍA EN LA MISERIA


Un niño sacia toda su hambre por una vez... pero... ¿cómo?

Por CALARA

- Dionisioooo..!
- ¡Dionisioooo..! Surgió destemplado el llamado de la madrastra, desde el balcón, y por entre las hileras de pilchas, colgadas cuales húmedas banderas de dignidad flameadas por la brisa mixta de aromas culinarios del mediodía, humo de braseros, efluvios de alcantarillas y lavazas que se arrojaban con insolencia sobre el vetusto embaldosado de aquel ruinoso conventillo de los años cincuenta.

El niño, de aspecto esmirriado y diez sufridos años de edad, era rebelde y desacatador con ella. Nidia, de complexión parecida a la de Dionisio, lavandera, analfabeta, abnegada concubina del padre del muchachito, era una brutal disciplinaria: Ante una mínima falta le propinaba golpes sin mesura ni piedad; el niño solía reaccionar con una increíble protervia, muy impropia de su escasa edad. Esa era la nefasta relación que llevaban ambos mientras el jefe de hogar se alcoholizaba en las veredas de ese popular barrio. Parecía que el destino les había juntado a los tres para darles abundantes oportunidades a sus respectivas vocaciones.

- Anda a comprar lo de siempre a la lavandería - Le ordenó la mujer.

A tres cuadras de la vecindad antedicha había una bodeguita donde se expendían todo tipo de sustancias, propias de esa época, formuladas para lavar ropas: Agua de Cuba, Perlina, Radiolina, Azul, Jaboncillo, etc.

Tras deambular soñando con tener lo que las vitrinas comerciales de esa avenida ofrecían a su ansiosa fantasía, Dionisio, como de costumbre, llegó al susodicho local y pidió el encargo. Pero al momento de pagar, exploró con angustia e infructuosamente sus bolsillos: el billete que le había sido entregado, de valor suficiente para pagar unas cuatro veces esa compra, no apareció. Sus piernas flacuchentas le temblaban de angustia. Su estómago, siempre hambriento, se contrajo como un puño. Sabía lo que le esperaba en su hogar si no llegaba con el mandado. En su desesperación, llorando a mares, rogó al jabonero que le regalara por esa excepcional vez la mercadería, con el fin de no llegar con las manos vacías a casa y aplacar así en alguna medida la ira y el inminente flagelo al que, de seguro, lo sometería la inexorable Nidia. Mas, prevaleció en el hombre su espíritu comercial por sobre el humanitario; por lo que el dependiente consoló al niño esperanzándolo en encontrar el dinero por el camino de regreso, y así se deshizo de él.

Como perro de caza caminó Dionisio revirtiendo la misma ruta por la que recordaba haber llegado al negocio. Rastreando las baldosas de las veredas creía ver en cada papel tirado el ansiado billete que lo eximiría del suplicio de los azotes. Sin embargo, no lo halló. Inevitablemente debió resignarse a las descargas fieras de su madrastra a quien, por más que imploró, no logró disuadir.

Era costumbre de ella que, con el fin de evitar escuchar sus alaridos, después de cada tunda echaba al niño a distancia tal que no alcanzara a oírle; oportunidad que el pequeño aprovechaba para buscar consuelo entre el juego de sus amigos. En esas circunstancias estaba cuando la casualidad guió sus dedos a un recóndito pliegue en lo superior del bolsillo de su raído pantalón: su corazón saltó. La impresión fue grande cuando vio que en sus manos estaba el arrugado papel moneda que tanta desgracia le había traído. Con gran júbilo y queriendo causarle alivio, corrió escalera arriba a entregárselo a su verduga. No obstante, la voz del mal, que suele acechar a los humanos, paró bruscamente sus pasos en el séptimo peldaño diciéndole:

¿Pa' 'onde vay? Ya te pegó por haberlo perdido. Te pasaríay de tonto si lo devolvís. Anda, disfrútalo... ahora es tuyo. Ya pagaste por eso.

Ante tal convincente argumento Dionisio viró en U y bajó a invitar, en secreto, a dos de sus compañeros de juego a una virtual orgía de golosinas.

Había que aprovechar tan excelente ocasión para hartarse; porque semejante banquete, no era un evento cotidiano en aquel ambiente en que el hambre campeaba.

Los niños compraban y compraban. Comían y comían; o mejor dicho, devoraban cuanta golosina se les ocurría probar. Se hartaron en grado sumo; pero el dinero parecía multiplicarse; no se acababa y ya no había en esos tres niños capacidad estomacal para más ingerir. No obstante, debieron obligarse a un consumo de helados, gaseosas, dulces y masas, desmedido e insano, para no dejar restos de dinero como evidencia de su mal proceder. Menos aún osarían comprar con él otra especie de cosas que pudieran conservar y delatar con ellas la reprochable acción.

En ese crucial trance se encontraban cuando: virtuales tormentas estomacales comenzaron a hacerse presente en ellos; aguantaron la nauseas hasta el punto en que el primer angurriento eructó y luego, cual volcán en erupción dio con su "magma" estomacal en pleno pecho de uno de sus comensales: entonces, como en los memorables tiempos de la riqueza material y la decadencia moral del Imperio Romano, todos, el transgresor y sus cómplices, concluyeron la "orgía" vomitando los excesos en la vía pública.




FIN

Texto agregado el 14-01-2007, y leído por 162 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
17-10-2013 A mí también me gustó, por la ironía no sin nostalgia detrás de la historia, armada con algunas palabras bien escogidas; me supo a una historia encaminada hacia el humor negro, bien chilensis en este caso, se agradece ese no sé qué que remite a otro tiempo, de un Chile ya ido para siempre quilapan
04-10-2008 A mí me gustó.***** permiso
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]